AMLO truena contra Jaime Cárdenas: 'debía limpiar la corrupción, pero no le entró”

miércoles, 23 de septiembre de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El tono se endureció. Ayer, la explicación fue que Jaime Cárdenas, dejaba la titularidad del Instituto Para Devolverle al Pueblo lo Robado (Indep), porque regresaba a la vida académica, aunque una explicación presidencial sobre el servicio público y su carácter de apostolado, daba indicios de desavenencia. Hoy, con los señalamientos de corrupción difundidos con la carta-renuncia, en donde se sugiere precisamente corrupción en este gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador, tronó: “Su tarea era limpiar la corrupción, era lo que tenía que hacer, pero no le entró. Para ser funcionario público, se necesitan ganas, condiciones y arrojo. No rendirnos”.
Nota relacionada:  Hay gente buena a la que no se le da el servicio público, dice AMLO sobre la renuncia de Jaime Cárdenas
Las consideraciones del mandatario fueron más abundantes hoy, en las que hasta sugirió una depresión de Jaime Cárdenas, pues a pregunta expresa sobre los motivos específicos de la renuncia, se explayó en la afirmación que ayer ya había anticipado, “el que se aflige se afloja”, pero siguió: “Ni modo que, si enfrentamos un problema nos dé depresión, nos inmovilicemos y no vamos a hacer nada. Imagínense con ese ánimo cómo podríamos estar enfrentando una doble crisis, la pandemia y la crisis económica… lo difícil se resuelve, lo imposible se intenta”. En su conferencia de prensa matutina, se le planteó: --Fueron falta de ganas o miedo… --Las dos cosas, es que está de buen tamaño el animal. Pero esta es la lucha de David contra Goliat, es una transformación, no es un día de campo, no son tamalitos de chipilín. La alocución del mandatario continuó señalando “al neoliberlaismo”, como causante de diferentes males, incluyendo esta vez la falta “de cuadros, de buenos servidores públicos, de gente con ideales, con entusiasmo”. En su carta de renuncia, Jaime Cárdenas acusó la existencia de actos de corrupción, consistentes en irregularidades administrativas, procedimientos de valuación que no garantizan el mayor beneficio para el estado, contratos favorables a empresas, conductas indebidas de servidores públicos y hasta mutilación de joyas incautadas y en poder el organismo.