Grupo Salinas despotrica contra Proceso y justifica la compraventa de Fertinal

lunes, 7 de septiembre de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro). - De nueva cuenta, Grupo Salinas despotricó contra un reportaje publicado esta semana en la edición impresa de Proceso y, en un comunicado cargado de calificativos y expresiones injuriosas, rechazó cualquier irregularidad en la operación de compraventa de Grupo Fertinal, realizada durante el sexenio de Enrique Peña Nieto. Este semanario reveló el contenido de la declaración sobre Fertinal que Emilio Lozoya Austin ofreció a la Fiscalía General de la República (FGR) en España; en ella, el exdirector de Pemex señaló que Peña Nieto y su primer secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, le obligaron a que Pemex comprara la empresa de fertilizantes, entre otros para “apoyar a Banco Azteca”, propiedad del multimillonario Ricardo Salinas Pliego, también dueño de Grupo Salinas. Aparte, según las declaraciones –que ya no fueron incluidas en las denuncias que Lozoya interpuso formalmente ante la FGR, el pasado 11 de agosto--, los propios Peña Nieto y Videgaray confesaron a Lozoya que la operación implicó un soborno, supuestamente destinado a financiar campañas políticas y un “proyecto”. https://twitter.com/gruposalinas/status/1302991862832287745 En su comunicado emitido este lunes, Grupo Salinas atacó al semanario –al que llamó “quebrada revista Proceso”-, al autor del trabajo –al que tachó de “minirreportero” (sic)-, y al reportaje –calificado de “pieza de fantasía disfrazada de periodismo”- y, tras defender a Salinas Pliego, justificó la operación de compraventa de Grupo Fertinal. En septiembre de 2019, Salinas Pliego y Banco Azteca demandaron a Proceso y a tres de sus integrantes por “daño moral”, después de una investigación que exhibió la participación directa del magnate en la operación, a través de una red de sociedades de papel incorporadas en Bélgica, Suecia y Luxemburgo.

DEBES LEER:

https://www.proceso.com.mx/646846/como-opero-pena-nieto-para-comprar-fertinal En su comunicado, Grupo Salinas insistió que este semanario propaga una “campaña de mentiras” en su contra, y afirmó que “al momento de su venta a Pemex en diciembre de 2015”, Fertinal estaba “funcionando, sana, y valuada en más de 800 millones de dólares”; aparte, sostuvo que “el precio pagado fue de 635 millones de dólares y es absolutamente falso que hubiese un sobreprecio”. Varios hechos y documentos oficiales desmienten esta afirmación. En marzo de 2019, la abogada de Pemex, Martha Edith Rodríguez Acosta, interpuso una denuncia ante la FGR en la cual planteó que, en el momento de su venta, Fertinal estaba “técnicamente en quiebra”, y que hubo un sobreprecio de 193 millones de dólares en la adquisición de la empresa. Informes de la Auditoría Federal de la Federación (ASF) y una auditoría externa realizada a Pemex Fertilizantes por el despacho Castillo Miranda y Compañía, S.C. confirmaron el sobreprecio. OJO: Caso Lozoya: ¿conveniente olvido de Fertinal? Aparte, en su comunicado –elaborado por el vocero Tristán Canales Najjar, exdiputado federal por el PRI-- la empresa de Salinas Pliego aseguró que la compra estuvo “más que justificada” y tachó de “absolutamente falso que se haya hecho para beneficiar a Banco Azteca y al señor Salinas Pliego”. En su declaración, Lozoya narró que, a mediados de 2015, Videgaray lo citó a su oficina ubicada en la calle de Julio Verne, en Polanco, y le ordenó que comprara la empresa “bajo los compromisos suscritos por el presiente en el ‘Pacto por México’ y que además se requería apoyar a Banco Azteca, por el riesgo que ya tenía por un crédito con Fertinal”. La declaración de Lozoya coincide con la situación por la que atravesaba Fertinal en ese momento: a mediados de 2015, la empresa tenía prisa por encontrar un comprador, pues tenía hasta el 17 de diciembre de 2015 para reembolsar dos créditos a Banco Azteca, por un monto total de 250 millones de dólares, y no tenía dinero para pagarlos; aparte, había suscrito otro crédito multimillonario con Arrendadora Internacional Azteca (AIA), otra empresa de Salinas Pliego. Sin comprador, Grupo Fertinal caía en bancarrota, y cavaba un hueco de cerca de 300 millones de dólares en las arcas de las empresas de Salinas Pliego. Aparte, Grupo Salinas recordó que la compra fue “revisada y aprobada por múltiples personas que integraban los órganos de gobierno de las distintas entidades que participaron en el proceso; los consejos de administración de Pemex, Nacional Financiera (Nafin), Banco de Comercio Exterior (Bancomext), Banco Azteca y Fertinal, todos, conocieron y aprobaron la operación y el proceso seguido. Todo fue transparente y apegado a derecho”.

PARA ENTENDER MEJOR:

https://www.proceso.com.mx/641046/fertinal-quedo-fuera-del-radar Pemex compró las acciones de Fertinal y reembolsó sus deudas a las empresas de Salinas Pliego gracias a dos contratos de crédito, por 635 millones de dólares, otorgados el 22 de diciembre de 2015 por Nafin, Bancomext y Banco Azteca; sin embargo, el proceso no fue transparente –Proceso documentó el tortuoso camino para desbloquear el recurso, del que ninguna institución hizo hacerse garante--, y tanto Pemex como la Secretaría de la Función Pública (SFP) han señalado posibles irregularidades en esta operación. Un ejemplo: previo a aprobar el crédito, el consejo de administración de Nafin votó una “excepción normativa”, dado que su manual no permitía que la institución otorgara un crédito para comprar acciones y para sanar deudas. En su denuncia de hechos, Pemex sostuvo que Fertinal no era solvente y, por ende, no era sujeto de crédito. En su comunicado, Grupo Salinas aseguró que “el dividendo de 50 millones de dólares se decretó precisamente porque la empresa estaba sana y porque así convenía a sus accionistas, quienes recibieron el 100% de los montos que les correspondían mediante transferencias electrónicas en bancos y en cuentas a su nombre”. Y abundó: “es absolutamente falso, es mentira y fabricación del minirreportero Tourliere, que los dividendos se pagaran en efectivo y que ese dinero se usara para pagar sobornos, ‘proyectos’ o campañas del PRI”. En esta parte, el vocero de Salinas Pliego se refirió a una parte de la declaración de Lozoya, en la cual el exdirector de Pemex aseveró que los propios Peña Nieto y Videgaray le presionaron para acelerar la operación Fertinal, “pues había un recurso importante para las campañas y ‘El Proyecto’ (…) hablaron de que se entregarían en efectivo, en dólares o en pesos, en los siguientes meses y que esto se operaría con Luis Vega Aguilar (Secretario de Finanzas del PRI)”.

ENTÉRATE:

https://www.proceso.com.mx/641046/fertinal-quedo-fuera-del-radar En su reportaje, Proceso recordó que, en junio de 2019, el periódico El Universal reportó sobre una denuncia interpuesta en Estados Unidos, según la cual la operación incluyó un soborno de 50 millones de dólares a Peña Nieto; este semanario recordó que este monto coincide con el monto del dividendo que la asamblea general de Grupo Fertinal aprobó el 25 de septiembre de 2015, mientras las empresas estaban en pleno proceso de revisión financiera y tenía las arcas vacías. Contrario a lo que planteó Grupo Salinas, la empresa no contaba con los recursos ni estaba “sana”, y al final Pemex lo pagó como si fuera el reembolso de una deuda más de Grupo Fertinal; lo recibió y lo distribuyó la empresa Arrendadora Internacional Azteca (AIA), de Salinas Pliego.