Corrupción

AMLO va por penales privatizados bajo gestión de García Luna cuyo costo es de 266 mil 300 mdp

El mandatario se reservó los nombres de quienes están tras las empresas beneficiadas con los contratos a ocho centros penitenciarios, pero un seguimiento realizado por Apro permite observar que entre los beneficiarios están Olegario Vázquez Raña, Carlos Slim y un cuñado de Carlos Salinas.
miércoles, 13 de enero de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El presidente Andrés Manuel López Obrador instruyó revertir los contratos con ocho centros penitenciarios concesionados en 2010 durante el gobierno de Felipe Calderón.

Hoy, en su conferencia de prensa matutina, informó que se plantea actuar en dos vertientes: una para negociar la cancelación de los contratos con los proveedores y otra para preparar una ruta judicial que facilite la cancelación, en caso de que no se logre un acuerdo.

Además, el mandatario deslizó que algunas de las empresas beneficiadas tienen que ver con medios de comunicación o están relacionadas con políticos, para luego considerar que en administraciones pasadas la corrupción estaba normalizada y como ejemplo puso el caso Odebrecht.

“Me reservo los nombres, a menos que me lo pida el INAI”, dijo el presidente con ironía respecto a los implicados en los contratos en centros penitenciarios.

Un seguimiento realizado por Apro a la información dada durante la conferencia de prensa matutina, permite observar que las empresas mencionadas como “proveedores” en los ocho penales son principalmente fondos de inversión o razones sociales creadas al efecto por empresas que han sido beneficiarias de enormes contratos gubernamentales:

Exi Quantum es un fondo de inversión creado por México Infraestructure Partners que está inmersa además en otros proyectos de infraestructura y energía, bajo la dirección de Andrés Alija un alto ejecutivo formado en Ideal de Carlos Slim, que posee los contratos de los penales de Sonora y Guanajuato.

Exi Quantum, forma parte de Quantum, empresa creada por Mexico Infraestructure Partners, administradora de fondos de inversión, cuyo líder es Mario Gabriel Budebo, quien fue colaborador de Emilio Lozoya Austin cuando este fue titular de Pemex.

Budebo es un exfuncionario de larga participación en el sector público al que ingresó como colaborador de José Angel Gurría en la secretaria de Hacienda, fue luego coordinador de asesores de Francisco Gil Díaz cuando este fue secretario en la misma dependencia. Además, fue subsecretario de Energía durante el gobierno de Felipe Calderón y asesor de Emilio Lozoya cuando este fue director de Pemex, en el sexenio de Peña Nieto.

GIA, la empresa de Hipólito Gerard Rivero, el cuñado de Carlos Salinas de Gortari, que posee el contrato del penal de Oaxaca.

Además, DIP Administradora Duranguense de Infraestructura y DIP Administradora Michoacana de Infraestructura, fondo de inversión relacionado con Prodemex, de Olegario Vázquez Raña-Olegario Vázquez Aldir, que posee los penales de Durango y Michoacán. Se trata del grupo propietario del Grupo Imagen que posee el canal de televisión abierta Imagen Tv, la red de radiodifusoras Imagen y el diario Excélsior.

También, el fondo de inversión Capital Inbursa, de Carlos Slim, que tiene los penales de Chiapas y Morelos. Y Black Rock, la trasnacional de fondos de inversión que posee el contrato del penal de Guanajuato.

El tema fue perfilado desde hace meses por el presidente López Obrador, quien señalaba que hubo abusos y corrupción en los contratos de construcción y administración de penales, en relación a los acuerdos suscritos bajo la titularidad de Genaro García Luna en la Secretaría de Seguridad Pública.

Esta vez, recordó que hay una denuncia interpuesta por su gobierno ante la Fiscalía General de la República, relacionada con García Luna y los contratos asignados a los ocho centros penitenciarios.

Costo asciende a 266 mil 300 mdp

Los costos de esos contratos fueron expuestos por Rosa Icela Rodríguez, la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana quien asistió esta mañana al ejercicio comunicacional del presidente, así como por Julio Scherer Ibarra, titular de la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal.

La funcionaria fue quien expuso que los penales han significado un cargo a la hacienda pública de 75 mil 661 millones de pesos y eso solo corresponde al 36% del pago total. Y es que, el gobierno adeuda a las empresas favorecidas 190 mil 638 millones de pesos, por lo que el gobierno tendría que mantener los pagos hasta 2032, 2036 y 2037.

El costo total asciende a 266 mil 300 millones de pesos, precisó la funcionaria.

Los ejemplos dados por la secretaria Rodríguez, plantean costos elevados por cada interno:

En el caso de penal femenil de Sonora, bajo el contrato asignado a Exi Quantum, durante 2020 el gobierno pagó mil 819 millones de pesos por mil 975 personas recluidas, de manera que por cada interna el gobierno gastó 76 mil 758 pesos mensuales, unos 2 mil 558 pesos diarios.

Otro caso expuesto es el del penal femenil de Morelos, que tiene 809 personas recluidas. Por año ese penal cuesta 2 mil millones 308 mil pesos, lo que se traduce en un costo de 192 mil pesos por personas cada mes, o bien, unos 6 mil 411 pesos diarios.

De manera reiterada, López Obrador consideró que los contratos, por esos montos, son un abuso.

Comentarios