Donald Trump

De la amenaza arancelaria al caso Cienfuegos: AMLO repasa momentos clave de la relación con Trump

López Obrador dijo que no pudo despedirse de Donald Trump, pero al hacer un recuento de los temas relevantes en la agenda binacional durante la administración estadunidense que culmina, reiteró la buena relación entre ambos gobiernos.
miércoles, 20 de enero de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Un repaso de las tensiones diplomáticas, los acuerdos alcanzados y amplios reconocimientos a una postura no injerencista del gobierno de Donald Trump, fueron rememorados por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

En el contexto del cambio de gobierno estadunidense, durante su conferencia de prensa de este miércoles, el mexicano dijo que no se despidió ni tuvo llamada de adiós con el estadunidense que ha concluido su gestión, pero el recuento de los temas relevantes en la agenda binacional, reiteraron la buena relación entre ambos gobiernos.

“Ya no pude despedirme del presidente Trump. Sí aprovecho para expresar que fue buena la relación que tuvimos con el presidente Trump en beneficio de México en distintos asuntos. Fueron pocos los desencuentros, las diferencias… una en particular: el propósito, la decisión unilateral de querer imponer aranceles, eso fue lo más complicado en toda la relación. Afortunadamente se llegó a un acuerdo y se resolvió el problema”, dijo.

El recuento presidencial abordó la renovación del tratado comercial con Estados Unidos y Canadá, el tema migratorio, las crisis de seguridad como el episodio de captura y liberación de Ovidio Guzmán y la masacre de los Lebarón, e inclusive, el caso que en estos días se ha convertido en centro de discusión como lo es el no ejercicio de acción penal sobre el general Salvador Cienfuegos.

López Obrador enlistó como “cosas favorables para México que se lograron con el presidente Trump”, en primer lugar “respeto a nuestra soberanía”, porque dijo, nunca tomó la decisión de mandar agentes para ocuparse de casos que sólo correspondía investigar a México. En concreto, se refirió a la oferta de asistencia por el episodio de octubre de 2019 en Culiacán, cuando fue detenido y liberado Ovidio Guzmán; luego, al asesinato de las familias Lebarón-Langford, en noviembre del mismo año.

Además, mencionó que el intento de designar terroristas a los narcotraficantes mexicanos se frenó cuando México se opuso, precisamente, para evitar injerencias:

“Porque si un gobierno extranjero señala que un mexicano es terrorista, entra al territorio y lo detienen y nosotros no podemos permitir eso. Nosotros somos independientes y estamos renovando el poder público para que las autoridades de México sean eficientes, confiables, honestas. Es la nueva etapa”, dijo.

Cienfuegos, la OPEP, el T-MEC  

Fue entones que se refirió a la polémica sobre el cierre del caso que se importó sobre el exsecretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos:

“Ahora con esta diferencia que se tuvo muchos pensaron estuvo mal que se liberara al general Cienfuegos, porque durante mucho tiempo ha existido y a veces con razón, la idea de que la autoridad mexicana es ineficiente, cómplice, corrupta, y que lo que hacen en Estados Unidos es magnífico, que ellos si actúan con rectitud.

“Imagínense cuántas películas de Hollywood hemos visto sobre buenos policías estadunidenses, todo el profesionalismo ¿cómo vamos a imaginar que una agencia de Estados Unidos haga una investigación tan incipiente como la que hicieron con el general Cienfuegos?”

Añadió que, por esa creencia sobre la eficacia institucional en ambos países, decidió transparentar el expediente remitido por el gobierno de aquel país, a fin de que hubiera credibilidad sobre el cierre de la investigación y evitar que él y su gobierno fueran puestos en entredicho.

Otro de los temas mencionados fue la reducción de la producción acordada por el Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP), en abril del año pasado:

“Tuvimos que reducir volúmenes de producción de crudo en un momento difícil, porque caía el precio y nos pedía la OPEP una reducción de 300 mil barriles diarios. México no acepto, no podíamos. Hablamos por teléfono, y hasta el final, el gobierno de Estados Unidos aceptó reducir 200 mil barriles más, lo que le correspondía a México y nosotros bajamos la producción en 100 mil barriles. Fue muy importante (ese acuerdo)”.

También se refirió a las negociaciones del TMEC, que calificó de positivo por permitir inversiones en el país y generación de empleos. Inclusive, sostuvo que la economía se está recuperando en parte al tratado comercial y que, la reactivación económica en Estados Unidos, beneficiará a México.

 “Con el presidente Trump hubo respeto”, añadió.

Y sobre el cambio de gobierno, expuso:

“No tengo ninguna duda, estoy tranquilo, optimista, porque va a ser muy buena la relación con el presidente Biden”.

Comentarios