Coronavirus

Aparato para oxigenar peceras no sirve contra el covid-19: López-Gatell

"Nos preocupa que se pierda tiempo con la esperanza de que esto va a funcionar y al paso de pocos días se deteriore la persona y se dé cuenta, tardíamente, que no es la solución adecuada médicamente hablando", dijo el subsecretario sobre un video que circula en redes.
jueves, 21 de enero de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, rechazó que el aparato para oxigenar peceras sirva para ayudar con la oxigenación de personas enfermas de covid-19, como se mostró en un video que circuló la víspera en redes sociales.

“La propia persona que uno supone está enfermo de covid-19 dice: ‘sin la oxigenación del oxigenador de peceras tengo baja saturación de oxígeno, cuando me lo pongo, sube’. Hacemos la advertencia de que no necesariamente. Y lo más probable es que no lo sea, la cantidad de oxígeno que se pueda recibir de ese dispositivo sea suficiente para mantener la oxigenación de una persona enferma de covid-19  que ya está sufriendo un trastorno”, indicó el subsecretario en la conferencia de prensa vespertina.

En ese sentido, recomendó no recurrir a esa técnica y persistir en la búsqueda de atención de salud, pues los hospitales, aunque tienen un porcentaje importante de ocupación, también tienen lugares para atender a los pacientes y se seguirán haciendo las reconversiones.

La preocupación es que la potencia del aparato oxigenador, y sobre todo que es aire ambiente, con concentración de oxígeno de 21 por ciento, no necesariamente es lo que se requiere para sostener la capacidad respiratoria de una persona afectada con covid-19.

“Nos preocupa que se pierda tiempo con la esperanza de que va a funcionar y al paso de horas, días, pocos días, se deteriore la persona y se dé cuenta, tardíamente, que no es la solución adecuada médicamente hablando”, reiteró López-Gatell.

Llamó la atención que el problema actual de los tanques de oxígeno es que están siendo acaparados por la muy entendible razón de que las familias han optado tener uno en casa para usarlo en caso de ser necesario.

“Y prefiere pagar la renta. La mayoría de tanques para uso doméstico, para uso personal, son por renta. Hay quien de plano lo compra, lo tiene ahí, pero si es una persona o familia no pasa nada, pero si son miles o decenas de miles de familias desde luego se acaba la cantidad de tanques disponibles”, resaltó.

Consideró legítima la preocupación de las familias, pero pidió pensar que por cada una que haga eso hay una que está desesperadamente buscando un tanque porque lo necesita en ese momento.

“Esto ilustra cómo, cuando las sociedades no se organizan, cada una busca protegerse a sí mismo y eso está descrito en innumerables textos de manejo de crisis, protocolos de seguridad, incluso está estudiado en la evolución de las especies, en general”, mencionó.

Respecto a cómo evitar el acaparamiento, mencionó que está por darse a conocer un acuerdo entre el secretario de Salud, Jorge Alcocer, como una acción extraordinaria en materia de salud general, para priorizar el uso y la fabricación de oxígeno medicinal y se están viendo opciones para comprarlos al extranjero.

 

Las vacunas

 

Respecto a si los estados no pueden comprar directamente las vacunas contra covid-19, el funcionario lo rechazó pero no por una cuestión técnica, sino humanitaria, porque esta crisis sanitaria derivada de la pandemia de SARS-CoV-2 es mundial y todos los países requieren acceso a las mismas.

Porque hay un Plan Nacional, una Estrategia Nacional de Vacunación contra covid-19 que lleva meses que se preparó y que quienes recomendaron el diseño de esta política nacional son personas altamente calificadas, y para que tenga éxito se necesita tener abasto de vacunas para poderlas usar coordinadamente en todo el país, explicó López-Gatell.

“Si en vez de esto, cada quién empieza a velar por sí mismo, en esto que estoy comentando, cada entidad federativa, entonces tendríamos a una entidad federativa que quisiera vacunar a jóvenes y otra que quisiera vacunar a adultos mayores, otra en zonas rurales, otra que quisiera vacunar a trabajadores de cierto sector. El impacto positivo de la estrategia nacional se diluye porque cada quien hace un modelo de operación diferente”, consideró.

Esto, añadió, se aleja de objetivos científicos para converger en otro tipo de objetivos que si bien no son ilegítimos, no son parte del plan.

“Desde un punto de vista técnico, el lineamiento es recomendar que eso no se haga porque entonces cada quién va por la suya y no estamos hablando de una estrategia de Estado, sino que fuéramos como una comunidad desordenada, anárquica”, apuntó.

Esto, añadió, fue lo que le respondió al gobernador Mauricio Vila, de Yucatán, y presidente de la Comisión de Salud de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), quien hizo este planteamiento en la reunión más reciente, sobre si las entidades federativas podrían, en un momento dado, comprar vacuna y solicitó algún lineamiento técnico.

“Que quede claro, no se trata de prohibir, no se trata de imponer, se trata de llegar a consensos y lo que se requiere es voluntad, conciencia del interés superior de la nación y no de las partes de la nación”, explicó y cuestionó: “¿Qué tal si en un estado ahora son los municipios los que quieran comprar las vacunas y cada uno la pone de la manera que quisiera?”

De ser así, añadió López-Gatell, los mandatarios y las mandatarias estatales experimentarían la consecuencia de ese desorden donde cada quién quisiera hacer su voluntad de acuerdo con distintos modelos de interpretación de la salud pública.

Más aún, dijo, que en cada municipio cada poblado quisiera tomar decisiones, comprara la vacuna y la pusiera como quisiera y así, al interior, cada colonia y luego cada familia.

“Entonces cuando uno piensa en orden, cuando uno piensa en diálogo, cuando uno piensa en el interés superior generalmente llega a la conclusión de que lo colectivo es mejor que lo individual, pero se respeta, desde luego, los derechos individuales”, agregó.

En ese sentido, añadió que la producción de vacunas es limitada porque hay pocos proyectos de vacuna que han terminado su fase de investigación y desarrollo y han probado ser seguras, efectivas y eficaces, y pocas han logrado autorización de uso de emergencia.

“La velocidad a la que se pueden fabricar uno quisiera que fuera inmensamente grande hasta alcanzar la necesidad, pero ¿cuál es la necesidad mundial? El número de habitantes en el mundo, más de 7 mil millones y uno necesita el doble, porque la mayoría tiene dobles esquemas”, admitió.

Resaltó que si va bien, el mundo tendrá suficientes vacunas para inmunizar a la población mundial en 2022, por lo pronto, rememoró que los pocos países han tenido acceso a las vacunas porque los gobiernos de esos países incluyendo México son porque han hecho gestiones para conseguir la vacuna y lo hicieron con mucha oportunidad.

“Depende también del dinero que tengan los países. México es un país de ingresos medios-altos y tenemos un gobierno que tiene una clara prioridad de la salud, entonces están destinando recursos del tesoro nacional para comprar las vacunas”, resaltó López-Gatell.

Comentarios