Transparencia

HRW ve un "grave retroceso" el amago de desaparecer al INAI y exhibe opacidad de la 4T

“En 2019, el primer año de gobierno de López Obrador, más de 500 pedidos de información presentados ante la Oficina de la Presidencia terminaron en (...) recursos de revisión", recordó la organización.
jueves, 28 de enero de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La organización Human Rights Watch (HRW) alertó hoy que, de concretarse la decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador de desaparecer el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), se produciría un “grave retroceso para los derechos humanos en México”.

HRW recalcó que, previo a la creación del organismo constitucionalmente autónomo –y de su antecesor el Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI)--, en 2002, “el secretismo era la norma en México”, el cual mantenía a los periodistas y defensores de derechos humanos desamparados cuando el gobierno negaba la información.

La organización se sumó así a la amplia lista de organizaciones, personalidades defensoras de derechos humanos y periodistas que salieron en defensa del INAI contra la intención de López Obrador de desaparecerlo y trasladar sus funciones a la Secretaría de la Función Pública (SFP), que responde al Ejecutivo Federal, el cual se ha caracterizado por su opacidad, también en la presente administración.

“En 2019, el primer año de gobierno de López Obrador, más de 500 pedidos de información presentados ante la Oficina de la Presidencia terminaron en (...) recursos de revisión; la cifra más alta desde 2003. En su informe anual de 2019, el INAI informó que el gobierno de López Obrador estaba interponiendo recursos de amparo contra el organismo, disputando órdenes que lo obligaban a dar a conocer información pública”, recordó HRW.

La organización aseguró que el INAI permitió a “periodistas y defensores de derechos humanos obtener la información necesaria para documentar y exponer violaciones de derechos humanos y escándalos de corrupción”, como cuando obligó la entonces Procuraduría General de la República (PGR) a transparentar los expedientes de su polémica investigación sobre la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Y abundó: “Cientos de solicitudes de información formuladas a través del INAI permitieron que activistas determinaran la ubicación de más de 2 mil fosas clandestinas en todo México. También fueron clave para que periodistas pusieran al descubierto tramas de corrupción que permitieron el desvío de cientos de millones de dólares destinados a servicios públicos como acceso a la salud y educación”.

Comentarios