Tren Maya

Adjudican a Grupo México y al español Acciona el Tramo 5 Sur del Tren Maya

El consorcio formado por empresas de Grupo México y del grupo español Acciona construirán la parte del Tramo 5 Sur del Tren Maya, que unirá Playa del Carmen con Tulum, por 17 mil 815 millones de pesos
viernes, 29 de enero de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– El consorcio formado por empresas de Grupo México, del magnate minero Germán Larrea Mota Velasco, y del grupo español Acciona –uno de los más favorecidos por contratos de obra pública durante el sexenio de Enrique Peña Nieto– construirá la parte del Tramo 5 Sur del Tren Maya que unirá Playa del Carmen a Tulum, por 17 mil 815 millones de pesos.

Así, el presidente de Grupo México, hijo de Jorge Larrea Ortega –quien se volvió multimillonario durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari– y otrora enemigo político de Andrés Manuel López Obrador –durante las elecciones de 2018 difundió una carta a sus empleados para que no votaran por el entonces candidato de Morena– se suma a la lista de los contratistas del Tren Maya, el proyecto más emblemático del gobierno de la llamada Cuarta Transformación.

El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) dio a conocer hoy el fallo de la licitación de este contrato multimillonario, para el cual otros ocho consorcios presentaron propuestas que oscilaron entre 15 mil 320 millones de pesos hasta 28 mil 116 millones de pesos –propuesta entregada por un consorcio formado por empresas de los magnates Carlos Slim Helú y Carlos Hank Rhon--.

El consorcio ganador estuvo integrado por las empresas México Compañía Constructora S.A. de C.V. y México Proyectos y Desarrollos S.A. de C.V. –ambas de Germán Larrea Mota–, junto con Acciona Infraestructuras México S.A. de C.V. y Acciona Construcción S.A., que habían ganado el mayor contrato del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) –el edificio Terminal, por 84 mil millones de pesos– en consorcio con FCC, de Carlos Slim.

Inicialmente, Fonatur tenía programado que la ruta del Tren Maya entre Cancún y Tulum formaría un solo tramo, el número 5, un proyecto de tren eléctrico que se desarrollaría bajo el modelo de Inversión Público-Privada con el gigante fondo de inversión estadunidense BlackRock, el cual ya tenía intereses para invertir en la carretera federal 307, en medio de la cual pasará el Tren Maya.

Así, BlackRock se alió a dos poderosos grupos mexicanos –Prodemex y Pinfra, que pertenecen a los magnates Olegario Vázquez Aldir y David Peñaloza Alanís, respectivamente– y envió una propuesta al Fonatur por 16 mil 750 millones de pesos.

A pesar de que López Obrador había dado prácticamente por hecho que el fondo de inversión tendría el contrato, el 8 de septiembre el Fonatur consideró “no solvente” la propuesta del consorcio y declaró desierta la licitación; de acuerdo con el fallo, la propuesta no contemplaba una inversión propia suficiente.

Ante esta situación, Fonatur pagó 36 millones 697 mil pesos –sin IVA– a BlackRock para reembolsarle los estudios elaborados en su propuesta y cortó el tramo 5 en dos “subtramos”, que licitó por separado. El que se adjudicó hoy fue el subtramo “sur”, que unirá Playa del Carmen y Tulum mediante vías férreas eléctricas.

El segundo subtramo, “norte”, irá de Cancún a Tulum; el Fonatur ya recibió 10 propuestas, cuyos precios oscilan entre 10 mil 349 millones de pesos –la de ICA , Idinsa y Mota-Engil– y 18 mil 557 millones de pesos –presentada por La Peninsular y CICSA, de los multimillonarios Hank Rhon y Slim–.

En otras palabras: si otorgara el contrato más económico a ICA, el Fonatur pagaría 28 mil 164 millones de pesos para unir Cancún y Tulum, un precio 12 mil millones de pesos más caro que la propuesta que rechazó de BlackRock. Dicho tramo sería el más caro del Tren Maya hasta el momento, pues aún faltaría saber cuánto costarán los tramos 6 y 7, que atravesarán la selva y estarán a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

En 2020, año marcado por la peor recesión internacional en la historia reciente, el Tren Maya representó un gran respiro para unos gigantes del sector de la construcción: el Fonatur otorgó por más de 70 mil millones de pesos en contratos para echar a andar los primeros cuatro tramos del megaproyecto.

El más jugoso de ellos, por 25 mil 849 millones de pesos –sin IVA–, fue adjudicado directamente a la constructora ICA, que ya tenía la concesión de la carretera entre Mérida y Cancún; le sigue el contrato de 18 mil 553 millones de pesos otorgado a la constructora CICSA, de Slim; el de Mota-Engil y China Communications Construction Company, por 15 mil 538 millones de pesos; y el de Gami Ingeniería e Instalaciones, Grupo Indi, y la española Azvi, por 10 mil 192 millones de pesos.

Comentarios