Instituto Nacional de Ecología

Instituto Nacional de Ecología niega mal uso de recursos en investigación sobre plaga

Centros de investigación encabezados por el Instituto Nacional de Ecología (Inecol) rechazaron la versión de que no pueden comprobar el destino de 48.9 mdp, usados para financiar una investigación sobre una plaga.
viernes, 1 de octubre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Directivos de nueve centros de investigación científica rechazaron los señalamientos en una nota periodística, en el sentido de que no han podido comprobar gastos por un monto de 48.9 millones de pesos que se utilizaron para financiar una investigación sobre una plaga de hongos y escarabajos que podría afectar gravemente los huertos de aguacate y los bosques más extensos de México.

A través de un comunicado conjunto, los centros de investigación, encabezados por el Instituto Nacional de Ecología (Inecol), reconocieron que la Secretaría de la Función Pública (SFP) hizo una observación por la falta de comprobación adecuada de los recursos entregados por el Fondo Institucional de Fomento Regional para el Desarrollo Científico, Tecnológico y de Innovación (Fordecyt) para el desarrollo de la citada investigación.

Sin embargo, aclararon que dicha observación a los fondos del Fordecyt correspondía a los hallazgos de una auditoría preliminar realizada en octubre de 2020, por lo que se trataba de una anomalía administrativa que se ha ido corrigiendo este año con la entrega al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y a la SFP de los comprobantes que estaban pendientes.

La nota del sitio digital de la revista Forbes, publicada el pasado 29 de septiembre, sostiene que el Inecol entregó al Conacyt gastos sin comprobación y facturas canceladas por un monto de 48.9 millones de pesos, destinados a una investigación sobre la plaga conocida como “complejos ambrosiales”, una combinación dañina de escarabajos que horadan la corteza de diversas especies de árboles, incluyendo los que producen aguacate, y que son transmisores de una especie de hongo que rápidamente infecta la madera dañada hasta matar a los individuos arbóreos.

Sin embargo, el Instituto Nacional de Ecología y los otros ocho centros de investigación científica que participan en este proyecto explicaron que tras las observaciones realizada por la SFP a los fondos del Fordecyt, todos los organismos involucrados en la investigación de esta plaga “hemos hecho llegar a CONACYT la documentación que solventa todas las observaciones de dicha auditoría y que acreditan el uso correcto de los recursos”.

“La nota de la revista Forbes es una copia casi textual de diversas secciones del Informe preliminar de una auditoría que la SFP hizo al fondo FORDECYT de CONACYT en octubre de 2020, en la que efectivamente se solicitaba que se documentara adecuadamente el uso correcto de los recursos públicos otorgados para el desarrollo de este proyecto de investigación. Desde que se solicitó (la aclaración) hace prácticamente un año, todos los centros públicos de investigación participantes en este proyecto hemos hecho llegar a CONACYT la documentación que solventa todas las observaciones de dicha auditoría y acredita el uso correcto de los recursos”, señala el comunicado.

Denominado “Generación de estrategias científico-tecnológicas con un enfoque multidisciplinario e interinstitucional para afrontar la amenaza que representan los complejos ambrosiales en los sectores agrícola y forestal de México”, el proyecto de investigación es financiado con recursos provenientes del Fordecyt, fondo adscrito al Conacyt, y es coordinado por el Instituto Nacional de Ecología.

Con el Inecol colaboran un total de 16 diferentes instituciones académicas, de las cuales 11 habían sido señaladas por la nota de Forbes, y las que firmaron el comunicado conjunto son: Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (CIATEJ), Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), Centro de Investigación en Materiales Avanzados (CIMAV), Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (IPICYT), Centro de Investigación en Química Aplicada (CIQA), Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD), Centro de Investigaciones en Óptica (CIO) y la Unidad de Genómica Avanzada del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav).

Los directivos de esas instituciones de investigación científica también explicaron que el proyecto iniciado en 2017 se mantiene en curso y que su conclusión podría darse hasta abril de 2022, debido a que se autorizó una prórroga; además, aclararon que se han rendido los informes preliminares que exige el Conacyt en los dos años previos de esta administración.

“Como es habitual en los proyectos de investigación financiados por Conacyt, se han entregado oportunamente informes técnicos y financieros parciales con los detalles de los avances científicos y del uso de los recursos, respectivamente. En dos ocasiones, en 2019 y 2020, el Conacyt ha evaluado y aprobado los informes parciales de avances técnicos y financieros del proyecto. Asimismo, en buena medida por las complicaciones ocasionadas por la pandemia de covid-19, Conacyt autorizó una prórroga del proyecto, que terminará en abril de 2022; es decir, se trata de un proyecto aún en curso”, señalan los centros de investigación científica.

El proyecto para “prevenir, diagnosticar, mitigar y reparar el daño que provocan los complejos ambrosiales” en la masa forestal de México responde a un esfuerzo de la comunidad científica para enfrentar esta plaga combinada de escarabajos y hongos que podría ser devastadora para los cultivos de aguacate en México y que ya ha causado serios problemas en los bosques de Estados Unidos de América.

Los científicos del Inecol y los organismos involucrados en el proyecto explicaron que los “complejos ambrosiales” se componen por una especie de escarabajos “que perforan árboles y unos hongos que crecen en las galerías que horadan en la madera afectada”, la cual podría llegar a territorio mexicano en cualquier momento, afectando los bosques de las Sierras Madres que flanquean el centro del país.

“La principal preocupación radica en que los complejos ambrosiales pueden matar a los árboles poco tiempo después de invadirlos; y en que los árboles que infectan son de la familia de las lauráceas, que incluyen a los aguacates y a muchas especies vegetales abundantes e importantes en los bosques de México. De lograr invadir nuestro país, los complejos ambrosiales podrían tener enormes y muy negativas consecuencias: podrían afectar gravemente a la industria del aguacate, uno de los más importantes productos de exportación del agro mexicano; y modificar la composición y funcionamiento de los bosques de buena parte de las Sierras Madres que flanquean a nuestro país.

El Inecol y los otros centros de investigación científica aclararon que aun cuando el proyecto sigue en curso, ya ha dado diversos resultados que van desde la publicación de artículos científicos y libros sobre este problema, hasta la formación de recursos humanos y el desarrollo de productos tecnológicos que se van a patentar, pasando por la participación de científicos mexicanos en foros académicos y artículos de divulgación dirigidos a los sectores agrícola y forestal que, en conjunto, permitirán a México enfrentar esta plaga.

“El compromiso de estar preparados ante una eventual aparición del complejo de ambrosiales se ha cumplido, los sectores agrícolas y forestales de México cuentan con la tecnología desarrollada para la detección temprana de este problema, y con productos como insecticidas específicos para el escarabajo, fungicidas para el hongo y aditivos que dan resistencia a las plantas frente al complejo de ambrosiales. Esta tecnología de origen nacional es un blindaje frente a una amenaza que, de no haberse atendido, hubiera causado estragos económicos a muchas familias mexicanas”, señala el comunicado de los involucrados.

Por último, los centros de investigación científica destacaron que los recursos públicos destinados a este proyecto “exitoso y productivo” se han utilizado “de manera eficiente, honesta y comprobable”, por lo que en abril de 2022, cuando concluye la investigación sobre esta plaga, “se rendirán las cuentas definitivas y se entregarán los resultados y beneficios del mismo a quien lo financió, el pueblo de México”.

Comentarios