Samuel García

En el gobierno de El Bronco había un grupo que actuaba como "delincuencia organizada": Samuel García

García Sepúlveda dijo que el número de WhatsApp 8132412818, denominado Péinate Nuevo León, que dio a conocer para presentar denuncias por esa vía, recibió numerosos mensajes de personas que exhibían actos de corrupción en diversas oficinas de gobierno.
lunes, 11 de octubre de 2021

MONTERREY, N. L. (apro).- El gobernador Samuel García reiteró que en la administración de su antecesor, Jaime Rodríguez Calderón, había un grupo que actuaba como “delincuencia organizada” y pedía “moches” a través de la oficina de Regulación Sanitaria.

Lo anterior, al confirmar lo señalado ayer: que el yerno de "El Bronco", Hernán Alejandro Rodríguez Escalera, y el medio hermano de éste, Ramón Ernesto Rodríguez Briones, solicitaban 2 millones de pesos mensuales a los casinos para permitirles operar.

De acuerdo con García, los sobornos obtenidos eran blanqueados en un negocio de venta de autos, por lo que ya dio vista al área de fiscalización del estado, a la Unidad de Inteligencia Financiera estatal y a la sub contraloría, para que investiguen y, en su caso, presenten la respectiva denuncia.

Refirió que el número de WhatsApp 8132412818, denominado Péinate Nuevo León, que dio a conocer para presentar denuncias por esa vía, recibió numerosos mensajes de personas que exhibían actos de corrupción en diversas oficinas de gobierno.

“No nos damos abasto por la cantidad de denuncias que había de corrupción. En cuanto al tema de casinos, resulta que no es nada más un cuate, es todo un grupito, muy bien organizados. Entiendo que son dos medios hermanos que eran los que pedían los moches, y luego todo ese efectivo lo lavaban vía empresas de lotes de venta de autos usados, que son foco rojo de alarma en la delincuencia organizada”, precisó.

Este tipo de firmas –añadió-- son “un caparazón” de los criminales para blanquear sus ingresos ilegales.

Al abundar sobre las estafas en el sexenio del exgobernador Jaime Rodríguez Calderón, García dijo que el entramado delictivo era “un cáncer” sistemático que salía de la oficina de Regulación Sanitaria.

“Se hacían locos y no visitaban a todos los que estaban en la lista, que daban el moche para permitirles fumar. Les decía que por casino eran 2 millones mensuales, pero hay un sinnúmero de comercios, porque del tamaño del sapo era la pedrada: un restaurante de primer nivel, siempre lleno, eran 200, 300 (mil pesos) mensuales; una fondita, un bar tranquilón, moderado, modesto, 50, 100 (mil pesos). Había toda una red de cobro de piso”, explicó en la conferencia de prensa de esta mañana en el palacio de gobierno.

Y subrayó que su gobierno ya organiza la información que el domingo le hicieron llegar los ciudadanos de manera anónima, para proceder jurídicamente contra esta “delincuencia organizada que estaba pidiendo moches” durante años.

Dijo desconocer si el exgobernador Jaime Rodríguez estaba enterado de estas operaciones ilegales, aunque aclaró que si resulta involucrado será incluido en las carpetas de investigación.

Acusados se deslindan

A través de comunicados difundidos en la localidad, las dos personas cercanas a "El Bronco" y mencionadas como responsables del cobro de “moches” --hasta por 60 millones de pesos mensuales en 30 casinos--, dijeron ser ajenos a las acusaciones en su contra.

Hernán Alejandro Rodríguez Escalera, esposo de Zoraida Rodríguez, hija mayor de Rodríguez Calderón, se deslindó de los señalamientos del gobernador Samuel García, acusación que fue replicada por medios locales.

“Quiero expresar que los recursos que genero son producto de mi trabajo, son de procedencia lícita y no de la corrupción que indebidamente se me atribuye, deslindándome en todo momento de las acusaciones, pues mi parentesco con el anterior gobernador se está usando de manera indebida. Quedo a disposición en todo momento de lo que las autoridades indiquen”, apuntó.

Lo mismo hizo su medio hermano, Ramón Ernesto Rodríguez Briones, quien desde hace tres años trabaja en la Secretaría Ejecutiva en la administración municipal de García, donde el alcalde es Carlos Guevara, exjefe de seguridad de Rodríguez Calderón.

“Aclaro que soy ajeno a los hechos que se mencionan en las notas periodísticas publicadas hoy en algunos medios de comunicación, donde se involucra a mi persona (…) Estoy a disposición de lo que las autoridades indiquen, deslindándome una vez más de los hechos mencionados en las publicaciones periodísticas”.

Comentarios