Reforma eléctrica

¡Nos los vamos a chingar!: Paco Ignacio Taibo II confía en aprobación de reforma eléctrica

Durante su discurso, Taibo II consideró que el presidente López Obrador no podrá solo, desde el gobierno, realizar los cambios que necesita la sociedad, a la que identificó tres comportamientos: “los mexicanos decentes, los gandallas y los sapos”.
lunes, 11 de octubre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Durante la charla “La 4T ¡Va!”, en el marco de la Feria Internacional del Libro del Zócalo capitalino, el director del Fondo de Cultura Económica (FCE), Paco Ignacio Taibo II, advirtió a los opositores a la reforma energética que el gobierno actual pretende modificar: “¡Nos los vamos a chingar!”.

Muy a su estilo para hablar, al considerar que no se ha hablado de optimismo en esa charla que encabezarían el productor Epigmenio Ibarra y el actor Damián Alcázar, Taibo II comentó:

“¡Vamos a ganar la reforma energética compañeros! ¡Nos los vamos a chingar! ¡Vamos a salir de la pandemia con un nuevo proyecto de salud vinculado a los ciudadanos! De salud pública, no privada.

“Vamos a salir de la pandemia con una sociedad de lectores, esa se las vamos a ganar a ‘chingadazos’. No hay ninguna duda. Y, dentro de 3 años, habremos aumentado el nivel de lectura de este país. ¡Vamos a ganar la batalla de la lectura!”, expresó ante el aplauso de los presentes en el Zócalo de la Ciudad de México.

Taibo se refiere a la propuesta de reforma eléctrica que el presidente Andrés Manuel López Obrador envió al Congreso, la cual pretende darle a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) el 54 por ciento de la energía eléctrica y las empresas privadas, el 46.

Durante su discurso, Taibo II consideró que el presidente López Obrador no podrá solo, desde el gobierno, realizar los cambios que necesita la sociedad, a la que identificó tres comportamientos: “los mexicanos decentes, los gandallas y los sapos”, por lo que pidió al pueblo que se organice para que se impongan los que primero anteponen al país que a su persona.

“Entre los mexicanos decentes, los que ponen primero al país y luego a la persona tenemos dos comportamientos típicos: Uno de ellos es el de los abnegados que dicen: ‘todo va mal y todo puede ir peor’ y el segundo es, el de los optimistas a ultranza, entre los que yo me encuentro, diciendo: ‘todo va a cambiar’”.

En ese sentido, recordó que México sufrió un exceso de abusos en todos los niveles y, por eso, cuando arranca la 4T, López Obrador tuvo dos errores de cálculo: Pensó que, al tomar el gran timón del Estado, no sabía en el lío en el que se metía.

“No tenía una percepción clara. Ni él ni nadie. Ni ninguno de los que avanzamos por este camino, de que era el aparato del Estado. Lo percibimos nebulosamente como una bola de hijos de ‘los 40 ladrones de Alí Babá’, sueltos por todos lados, conchupados y alineados con intereses de la Iniciativa Privada, en una especie de neoliberalismo a la mexicana”.

Recordó que él ha definido al neoberalismo como “pinche”, pero el neoliberalismo “a la mexicana es pinchísimo” porque su corrupción llegó a niveles insospechados, al grado de que Estado no solo era poder, sino negocio que repercutía en decenas de miles de funcionarios públicos mexicanos han hecho negocios turbios e ilegales en los últimos 40 o 50 años.

Desde su perspectiva, esta conducta que permeó desde las más altas esferas del poder hasta las básicas, las ciudadanas, responden a una falta de moral amparado en la burocracia, “una de las rémoras más potentes que heredamos de un aparto del Estado altamente ineficiente”.

Comentarios