Desaparecidos

ONU-DH pide investigar desaparición de defensoras Claudia Uruchurtu, Grisell Pérez e Irma Galindo

El organismo recordó que en relación a las mujeres defensoras, el Estado mexicano está obligado a responder a los lineamientos internacionales derivados del Acuerdo de Escazú, por el que se determina de manera “esencia y urgente fortalecer las medidas de prevención".
martes, 30 de noviembre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En el contexto del Día Internacional de las Mujeres Defensoras de Derechos Humanos, el representante de la oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), Guillermo Fernández Maldonado, conminó a las autoridades a celebrar la fecha cumpliendo con sus obligaciones en la “investigación y búsqueda de las tres mujeres defensoras” desaparecidas este año, Claudia Uruchurtu Cruz, Grisell Pérez e Irma Galindo.

En un pronunciamiento, Fernández Maldonado recordó que “la contribución de las defensoras de derechos humanos a la sociedad mexicana está presente en todo los ámbitos”, por lo que urgió a las autoridades a “redoblar esfuerzos para reconocer, facilitar y garantizar la labor de las defensoras de derechos humanos”.

El representante de ONU-DH destacó que la labor de las mujeres en México está presente en “la defensa de la tierra y el territorio, la búsqueda de personas desaparecidas, la exigencia de garantizar los derechos económicos, sociales y culturales “, entre otras demandas sociales, y pese a su contribución, “deben enfrentar cada día la discriminación, abusos, violencia sexual, ataques misóginos, la previvencia de los roles estereotipados de género, estigmatización y una clara falta de reconocimiento a su labor por parte de muchas autoridades”.

Explicó que las agresiones contra mujeres que ejercen sus derechos en espacios públicos que con mayor frecuencia registra la ONU-DH son las dirigidas al movimiento feminista, así como “estigmatización, detenciones arbitrarias, uso excesivo de la fuerza, violencia sexual, amenazas, uso de lenguaje estereotipado  y amenazante, entre otras”.

Entre los casos más graves registrados por el organismo en este año, se encuentran las desapariciones de tres defensoras, a las que el representante urgió localizar e investigar los hechos.

Se trata de Claudia Uruchurtu Cruz, desaparecida en Nochixtlán, Oaxaca, y Grisell Pérez Rivera, desaparecida en Tlalmanalco, Estado de México, de quienes no se tiene noticias desde marzo de este año.

A la lista se suma la desaparición de Irma Galindo Barrios, defensora del medio ambiente, quien desde 20117 ha denunciado la tala ilegal de bosques en Mier y Teherán, Guerrero Grande, y Ndyonuyuji, municipio de San Esteban Atlahuaca, ambas comunidades ubicadas en Oaxaca.  

Previo a su desaparición, la ONU-DH había recibido denuncias por parte de Galindo Ramos de hostigamiento y campañas de desprestigio por parte de las autoridades, siendo la última vez que se le vio en una manifestación pacífica en el Zócalo de la Ciudad de México.

“La desaparición es una de las formas de agresión más terribles contra quienes defienden derechos humanos. La desaparición de la señora Galindo Barrios, defensora  del medio ambiente, es un hecho que busca generar un clima de temor y vulnerabilidad entre quienes trabajan para preservar el territorio y la naturaleza, y que la sociedad en su conjunto pueda gozar de su derecho a un medio ambiente sano y limpio”.

El organismo recordó que en relación a las mujeres defensoras, el Estado mexicano está obligado a responder a los lineamientos internacionales derivados del Acuerdo de Escazú, por el que se determina de manera “esencia y urgente fortalecer las medidas de prevención y el reconocimiento de sus fundamental labor en la protección del medio ambiente y en la defensa de los derechos humanos”, apuntó Fernández Maldonado.

Ante los casos de desapariciones de las defensoras Grisell Pérez Rivera, Claudia Uruchurtu Cruz e Irma Galindo Barrios, el representante de la ONU-DH llamó a las autoridades correspondientes a “desplegar sus mayores esfuerzos para cumplir con su búsqueda eficiente, independiente e imparcial, con un enfoque diferenciado, tomado en cuenta los Principios rectores para la búsqueda de personas desaparecidas, tomando en cuenta una perspectiva de género y un análisis de contexto apropiado, conforme a los Principios rectores para la búsqueda de personas desaparecidas, del Comité de la ONU contra la Desaparición Forzada”,  a lo que debe sumarse una investigación, incluyendo en las líneas de investigación la posible vinculación entre su labor de defensa de los derechos humanos y su desaparición”.

El organismo reiteró su disposición a “proporcionar asistencia técnica a las autoridades correspondientes y expresa su profunda solidaridad con los familiares de las señoras Pérez Rivera, Uruchurtu Cruz y Galindo Barrios”.

Cabe destacar que por agresiones a mujeres defensoras, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) informó que de 2004 a la fecha, el Programa de Agravio a Periodistas y Defensores Civiles de Derechos Humanos, “ha radicado 177 quejas promovidas por defensoras”.

Comentarios