Octavio Ocaña

Nuevo video de Octavio Ocaña muestra que sí fue atendido por paramédicos

Las imágenes fueron dadas a conocer siete días después de que, según la fiscalía mexiquense, el actor chocó y se disparó con su propia arma, versión que no creen sus familiares.
viernes, 5 de noviembre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro). – A una semana de la muerte del actor Octavio Ocaña, de 22 años, se dio a conocer un nuevo video donde se ve que, en el lugar de los hechos, fue atendido por paramédicos, mientras está postrado en una camilla, con manchas de sangre en la cabeza y en su chamarra fluorescente.

El video fue difundido en la cuenta de Instagram del programa “Chisme No Like” y fue grabado del otro lado de la carretera. Aunque en otra toma se ve que están grabando arriba del muro de contención, pues se ve a los policías detrás de la camioneta y a un paramédico que pasa para atender a Ocaña.

La camioneta de la policía que estaba en el lugar del accidente, cerca de la de Ocaña, tenía un golpe en el costado derecho de la parte delantera.

“Surgen nuevas grabaciones en el caso de #OctavioOcaña. Tras las especulaciones de que el actor murió en el lugar del impacto y no llegando al hospital, como las autoridades habían señalado en el reporte policiaco, aparecieron en las redes sociales algunos videos donde se aprecia la intervención del servicio médico llevándose en camilla a Octavio”, señaló “Chisme No Like”.

Este nuevo video fue dado a conocer siete días después de que, según la fiscalía mexiquense, chocó y se disparó con su propia arma, versión que no creen sus familiares. 

Versiones encontradas

El 1 de noviembre, la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) aseguró que “durante su huida, el conductor perdió el control, salió de la cinta asfáltica y se impactó sobre la parte delantera derecha. En ese momento y, a consecuencia de la dinámica de este percance, el conductor presumiblemente accionó el arma de fuego que portaba en su mano derecha”, señaló la fiscalía.

Al día siguiente, su padre, Octavio Pérez, declaró que el día de su muerte había hablado con él por teléfono y le había pedido permiso para beber alcohol en una comida que tenía en Villa del Carbón, Estado de México.

Dijo que su hijo siempre traía dos escoltas, pero ese día los dejó con su novia y se adelantó con dos amigos del padre.

Reconoció que su hijo sí iba armado, pero que el cartucho que le dio en la cabeza no era del mismo calibre que el de su arma.

El 3 de noviembre denunció que las dos personas que lo acompañaron ese día eran sus amigos “y los torturaron hasta que se cansaron”.

Uno de ellos le pidió perdón porque le hicieron firmar una declaración.

 

Comentarios