Javier Sicilia

AMLO arremete de nuevo contra Sicilia: en 2012 me quiso besar y dije no, “lo sentía falso”

Incluso López Obrador calificó como "engaño" la marcha que encabezó Sicilia junto a víctimas de la violencia en 2011 de Cuernavaca a la CDMX, tras el asesinato de su hijo y en el contexto de la guerra contra el narco que impulsó Felipe Calderón.
miércoles, 15 de diciembre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El presidente Andrés Manuel López Obrador nuevamente criticó al poeta Javier Sicilia y dijo que desde la campaña presidencial de 2012, rechazó besarlo porque desde entonces “lo sentía falso y no me equivoqué”.

Incluso, calificó como un “engaño" la marcha que encabezó Javier Sicilia junto a víctimas de la violencia en 2011 de la ciudad de Cuernavaca, Morelos, a la Ciudad de México tras el asesinato de su hijo y en el contexto de la guerra contra el narco que impulsó el expresidente Felipe Calderón que dejó una ola de homicidios y desaparecidos en el país.

En la conferencia mañanera, el mandatario aseguró que las críticas de Sicilia, quien en un artículo publicado en Proceso aseveró que “guardando sus debidas proporciones, lo que vimos durante el tercer informe de gobierno de AMLO es una lógica semejante a la de Hitler”, es un reflejo de la “desesperación” de sus adversarios, entre ellos mencionó también a los docentes Sergio Aguayo y Denise Dresser.

“Ya (Javier) Sicilia se pasó, (decirme) Hitler, imagínense eso por la concentración que hicimos. ¿Cuántas veces nos hemos reunido en el zócalo? podemos llegar a 100 veces y antes no éramos Hitler es hasta ahora por reunirnos en el zócalo, pero es su desesperación coraje, odio, ojalá y recapaciten”, dijo.

Luego recordó el episodio en el que el fundador del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad se reunió con los candidatos presidenciales en 2012, en el Castillo de Chapultepec, donde reclamó la falta de atención a las víctimas de la narcoviolencia en el país, entre ellas, la de su hijo.

López Obrador dijo en su conferencia de hoy que en aquella ocasión no se dejó besar por Sicilia porque lo sintió falso, pero el 29 de mayo de 2012, en Quintana Roo, dijo que no aceptó el beso que intentó darle Sicilia, como al resto de los candidatos presidenciales, “porque es un acto mediático que hace que se olvide lo sustancial: Todos los días beso a gente, los abrazo, pero no tengo a las cámaras de televisión encima”.

Hoy dijo:

“En el caso de (Javier) Sicilia cuando participaba más (en la vida pública) recuerdo que hubo un encuentro en Chapultepec y éramos candidatos y a todos besaba, ósea como una muestra de hermandad, de fraternidad, yo desde entonces lo sentí falso y me quiso besar y dije no. A mí no me besó, besó a Josefina (Vázquez Mota), a (Enrique) Peña y no me equivoqué”.

Previamente, aseguró que sus opositores están “magnificando las cosas" por desesperación.

“Todos los que se dedicaban a aplaudir al régimen simulando que eran independientes o de la sociedad civil están quedando al descubierto. Se están quitando la máscara”, indicó.

Luego, criticó al semanario Proceso, al escritor Sergio Aguayo y a la académica Denise Dresser.

El presidente López Obrador le pidió a su vocero Jesús Ramírez Cuevas que proyectara un tuit en pantalla de una persona identificada Abraham Mendieta, quien es simpatizante del presidente y en su mensaje aseguró que llegó de España a México durante el gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto y compraba la revista Proceso.

Enseguida, el mandatario dio lectura al mensaje del usuario de redes sociales: “Leía con interés a Sergio Aguayo y admiraba la fuerza de Javier Sicilia. Cómo han pasado los años, las vueltas que da la vida”.

También, volvió a criticar a Denise Dresser, quien afirmó que el acuerdo para agilizar los trámites de construcción de las megaobras del gobierno federal es “un golpe de Estado” y la postura de Sergio Aguayo por comprar el conflicto en el CIDE con el movimiento estudiantil de 1968.

“Tenemos que celebrar que todo esto está cambiando y ni modo, ofrecemos disculpas por todas las molestias que está causando la transformación, pero es por el bien de todos y las nuevas generaciones”, aseguró.

Luego, remató:

“No se puede sostener un sistema político basado en la demagogia y mentira, el zigzagueo, el acomodarse, el querer quedar bien y olvidar principios e ideales, pero sobre todo olvidar al pueblo, despreciar al pueblo porque para ellos el pueblo no existe, no cuenta, no le tienen afecto, cariño, ni respeto”. 

Comentarios