Coronavirus

INE acuerda guardarse ahorros para cubrir recortes a su gasto

Por la pandemia, el INE canceló 10 proyectos el año pasado y dejó de ejercer 60 millones de pesos, recursos que serán utilizados para las prioridades institucionales
martes, 2 de febrero de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Por la pandemia de covid-19, el Instituto Nacional Electoral (INE) canceló 10 proyectos el año pasado y dejó de ejercer 60 millones de pesos; en este 2021 las economías también serán redirigidas a las prioridades institucionales, sin devolución automática a la Tesorería de la Federación (Tesofe).

Hoy, la Junta General Ejecutiva (JGE) del INE acordó que será hasta el ejercicio fiscal de 2022 cuando el 80% de los ahorros y economías que se generen en ese año podrían ser retornados a las arcas de la Federación.

También será en la presupuestación de 2022 cuando se controlará el crecimiento en las plazas del INE, frecuentemente señaladas de estar excedidas.

En sesión realizada esta tarde, la JGE avaló la modificación a los Lineamientos para la administración de la cartera de proyectos, donde el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, precisó que las devoluciones a Tesofe dependerán de que la Cámara de Diputados no aplique en 2022 un nuevo recorte al gasto del Instituto y haya la “normalidad” institucional de que se respete la autonomía del órgano electoral.

Debido a recortes al gasto del INE en 2019, 2020 y 2021 hay controversias ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), por lo que hasta resolverse “difícilmente podemos comprometernos a que cualquier ejercicio de economía pueda ser devuelto a la Tesofe sin poner en riesgo las facultades constitucionales que nosotros tenemos.

“¿Qué va a pasar si en 2022 la Cámara no da los recursos” para un eventual proceso de revocación de mandato? Y este año 2021 “pase lo que pase vamos a tener que realizar una consulta popular, ¿cómo? Ya lo veremos”, porque la Cámara no dio ni un peso.

Por eso ese control “en otro contexto sería racional, lamentablemente no estamos en esa posición”, dijo Córdova.

A petición del titular del Órgano Interno de Control (OIC) Jesús George, en los Lineamientos se incluyó como un artículo transitorio establecer en 2022 controles internos para que las economías no sean utilizadas en proyectos o prioridades no necesariamente planeadas de inicio.

Así se estableció que el 80% sea reintegrado a Tesofe y 20% a las prioridades del INE, además de controlar las plazas para que no se dupliquen funciones “y puedan identificarse aquellas verdaderas necesidades por insuficiencia de personal o no tener personal calificado”.

Por eso se establecerá un formato específico para que la DEA pueda validar este tipo de requerimientos como un control al capítulo 1000.

Se trata, dijo George Zamora, de un equilibrio “entre flexibilidad en el ejercicio de recursos para necesidades nuevas, emergentes, incluso urgentes que pudieran presentarse, pero también eficiencia y control en el ejercicio de recursos”.

Esto porque, recordó, luego hay “proyectos que se planean, programan, pero nunca se ejecutan y por tanto no se ejercen”, como en 2020, cuando se cancelaron 10 proyectos por aproximadamente 60 millones de pesos que no pudieron ser ejercidos.

El director jurídico del INE, Gabriel Mendoza, estableció que el INE tiene necesidades de gasto que no necesariamente están previstos, como las elecciones extraordinarias, pues no se sabe que deban realizarse hasta que se anulan elecciones o hay empate, o se ordena consulta popular.

Los subejercicios no necesariamente son productos de desorden presupuestario, sino que son propios “de la naturaleza del INE”.

Comentarios