Lydia Cacho

Kamel Nacif: acusado de tortura, prófugo, en Líbano y con cuentas descongeladas

Al igual que el exgobernador de Puebla, Mario Marin, el 11 de abril de 2019, un tribunal en Quintana Roo libró una orden de aprehensión en su contra, así como del exdirector de la entonces Policía Judicial de Puebla, Hugo Adolfo Karam Beltrán, por tortura contra la periodista Lidya Cacho.
jueves, 4 de febrero de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Conocido como “El Jonhy”o el “Rey de la Mezclilla, José Kamel Nacif Borge,  acusado de tortura a la periodista Lidya Cacho, actualmente se encuentra prófugo en Líbano, la tierra de sus ancestros.

Al igual que el exgobernador de Puebla, Mario Marin, el 11 de abril de 2019, un tribunal en Quintana Roo libró una orden de aprehensión en su contra, así como del exdirector de la entonces Policía Judicial de Puebla, Hugo Adolfo Karam Beltrán, por tortura contra la periodista.

Nacif Borge promovió un juicio de amparo que fue rechazado contra la orden de aprehensión, alegando la existencia de violaciones procesales y la falta de pruebas en su contra.

El 10 de julio del año pasado, la Fiscalía General de la República ubicó al empresario en Líbano y solicitó al gobierno de ese país la extradición del empresario.

Actualmente aún está prófugo de la justicia, sin embargo, en septiembre del año pasado, dos jueces federales con sede en Puebla ordenaron el descongelamiento de sus cuentas bancarias, junto con las del exgobernador de la entidad Mario Marín Torres, para que pudieran hacer uso de 800 millones de pesos que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) había bloqueado desde marzo del 2020. 

El “Rey de la Mezclilla, por sus negocios textileros, de 74 años de edad, es primo de Miguel Borge Martín y tío de Roberto Borge Angulo, ambos exgobernadores de Quintana Roo. Es el personaje que llamó “mi gober precioso” al entonces gobernador de Puebla, Mario Marín Torres, en aquella llamada en la que le pidió detener a Lidya Cacho.

La periodista lo mencionó como comparte da una red de pederastas en 2005 dentro de su libro “Los demonios del Edén”, por lo cual el empresario pidió a Mario Marin detener a la autora.

El apodo para el exgobernador de Puebla, “mi gober precioso” se hizo conocido cuando en 2006 se difundió una llamada telefónica entre el empresario y Marín Torres en la cual expresa su agradecimiento por la detención de Lidya Cacho.

 El 16 de diciembre de 2005 Lidya Cacho fue detenida por la policía de Puebla en Cancún y trasladada vía terrestre hasta la capital poblana, donde fue torturada por exponer los nombres y apellidos de quienes estaban involucrados en una red de pederastas. Kamel Nacif la acusaba de difamación y calumnias.

El 13 de marzo de 2006, la periodista denunció al exgobernador poblano y el empresario ante la Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia Contra las Mujeres y Trata de Personas y la Fiscalía Especial para Delitos Cometidos Contra Periodistas.

Si bien el caso fue llevado ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, fue desechado el 29 de noviembre de 2007, luego de que algunos ministros concluyeron que no existió una violación grave a sus garantías individuales. Sin embargo, en 2009 Lidya Cacho contrademandó por tortura.

Una década después, el 11 de abril de 2019, un tribunal en Quintana Roo libró una orden de aprehensión contra Kamel Nacif, el exgobernador Mario Marín y el exdirector de la entonces Policía Judicial de Puebla, Hugo Adolfo Karam Beltrán, por tortura contra la periodista.

Comentarios