Puebla

ONG denuncia amenazas de grupos delictivos contra periodistas poblanos

Dos periodistas del municipio de Huauchinango, Omar García y Mario López, estuvieron en peligro de ser linchados cuando realizaban su trabajo en la comunidad de Ocpaco.
jueves, 18 de marzo de 2021

PUEBLA, Pue. (apro).- En menos de dos meses se han documentado 15 casos de “altísimo riesgo” contra periodistas y medios de comunicación de Puebla, amenazados y acosados por grupos delictivos para obligarlos a cambiar su línea editorial, denunció el Colectivo Nacional Alerta Temprana de Periodistas y Defensores de Derechos Humanos (Conapa). 

Claudia Martínez, directora de la agrupación, pidió a las autoridades estatales y federales que actúen de manera urgente y efectiva para salvaguardar la vida de los trabajadores de los medios que están en riesgo, en municipios donde campea la delincuencia.  

Mencionó el caso de Eduardo Martínez, corresponsal en Teziutlán, quien cuenta con medidas cautelares desde el 27 de septiembre pasado, cuando incendiaron su vehículo afuera de su domicilio.  
 
“Pese a las medidas de seguridad por parte de la Secretaría de Gobernación de la Republica, hace unas semanas su casa fue allanada; durante los hechos de nada sirvió el ‘botón de pánico’ o su llamado al Servicio de Emergencia y Auxilio 911, pero, más grave aún, los testigos de los agravios ocurridos en septiembre han recibido severas amenazas”, refirió Claudia Martínez. 

Otro caso que expuso es el de Augusto Simón Valencia, corresponsal en la zona conocida como “el Triángulo Rojo”, cuyo domicilio particular fue baleado por personas desconocidas hace semana y media, sin respuesta de su “botón de pánico” entregado por el Mecanismo de Protección a Defensores de Derechos Humanos y Periodistas. 

Martínez señaló que la semana pasada sostuvieron una reunión con representantes del Mecanismo federal y de la Comisión Estatal de Protección de Defensores de Derechos Humanos y Periodistas, para pedir que se brinde seguridad a periodistas poblanos en riesgo, pero ninguno de los dos entes dio respuesta.
   
En el caso del Mecanismo creado por el gobierno federal para proteger a activistas o comunicadores en peligro –dijo--, incluso reconoció que no cuenta con cámaras para poner vigilancia en casas de comunicadores cuya seguridad está amenazada.
  
De acuerdo con Martínez, es un hecho que los “botones de pánico”, como herramienta de protección, no están funcionando, pues en la mayoría de los casos no hay respuesta, y cuando la hay, las personas son sometidas a una serie de preguntas burocráticas que no corresponden a la urgencia del momento.  

Entre otros casos recientes de riesgo, recordó que dos periodistas del municipio de Huauchinango, Omar García y Mario López, estuvieron en peligro de ser linchados cuando realizaban su trabajo en la comunidad de Ocpaco, mientras que el fotoperiodista Cristopher Damián, del diario Intolerancia, fue agredido por un grupo de sexoservidoras en el Centro Histórico de la ciudad de Puebla. 

En tanto, Ricardo Capellán, fotorreportero de Huauchinango, fue obligado por Carmen Yuridia Zaragoza Vargas, delegada de la Secretaría de Bienestar del estado, a borrar las imágenes de un acto político en el que participaban cientos de mujeres sin medidas sanitarias requeridas por la pandemia. 

 

Comentarios