Derechos Humanos

Calderón, Peña y AMLO están del lado de criminales, no de víctimas, acusa Sicilia

Javier Sicilia acusó a los gobiernos de Felipe Calderón, Peña Nieto y AMLO de estar “del lado de los victimarios y nunca de las víctimas”, además de entrar en complicidad con grupos criminales y poderes fácticos.
domingo, 28 de marzo de 2021

CUERNAVACA, Mor. (proceso.com.mx).- Igual que hace 10 años, hasta ahora, “ningún partido político ha hecho la limpieza de sus filas y compromiso con la ética política, en vísperas de las elecciones de junio, sigue siendo tan vigente la pregunta: ¿por qué cártel y por qué poder fáctico tendremos que votar?”, advirtió el poeta Javier Sicilia, fundador del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad en su décimo aniversario.

En la Ofrenda de las Víctimas, en las puertas de Palacio de Gobierno de Morelos, Sicilia urgió mecanismos de justicia transicional para “descapturar” al Estado mexicano que, como ya había señalado a Proceso, “fue capturado por el crimen organizado y la clase política se presta a ello”.

Al evento asistieron madres de víctimas de desaparición, representantes de diversos colectivos de buscadoras, así como los hermanos Adrián y Julián LeBarón.

Sicilia insistió que las únicas que pueden articular un movimiento que transforme al país, son los movimientos feministas, “que han tomado la punta de lanza en la resistencia” puedan convocar y congregar “a varios pilares de la dignidad que resistimos ante el poder político-criminal: los familiares de víctimas de la guerra que exigimos justicia, los pueblos originarios que defienden la vida y el territorio, las universidades, las organizaciones de derechos humanos, los intelectuales, los artistas, los científicos”.

A nombre del Movimiento que fundó hace 10 años, el escritor señaló a los gobiernos de Felipe Calderón Hinojosa, Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador de estar “del lado de los victimarios y nunca de las víctimas”, además de entrar “en complicidad con grupos criminales y poderes fácticos”, lo que al final convirtió “al país en una inmensa fosa clandestina, llena de destazados, mujeres violadas, redes de trata, niñas, niños y adolescelentes masacrados”.

Dijo que priístas, panistas y morenistas “han privilegiado las redes de macrocriminalidad que tienen vejada y secuestrada a la nación” y aseguró que en las condiciones actuales “la democracia es sólo un simulacro y las urnas, que nos aguardan el 6 de junio, un símbolo del horror y de la sangre que legitima a delincuentes como Salgado Macedonio en Guerrero o Ricardo Gallardo en San Luis Potosí”, como ejemplos.

Dijo que el Estado mexicano es “contraproductivo”, un concepto acuñado por el filósofo austriaco que vivió en Morelos en los 70-90 del siglo pasado, que implica que las instituciones son contraproductivas “en el momento en que las acciones que realizan se vuelven contrarias a sus fines”, así que “cuando un Estado, cuya razón de ser es garantizar la justicia y la paz de una nación, se vuelve garante de la injusticia y la violencia, es un Estado contraproductivo, inoperante y criminal”.

Señaló que el presidente Andrés Manuel López Obrador encarnó “la última esperanza del pueblo sometido al crimen y al saqueo de las partidocracias, las organizaciones criminales y los poderes fácticos” y sin embargo, “él mismo se ha encargado de traicionar” esa esperanza, pues todo lo que prometió lo ha traicionado: criminaliza a las víctimas, se entregó al Ejército, arrasa al país con megaproyectos, violenta a las mujeres y se burla de sus sufrimientos, encabeza un partido plagado de corrupción, abandona a los niños al cáncer, fracasa al enfrentar la panemia del covid-19.

Concluyó con la esperanza de que los movimientos de las mujeres articulen un frente amplio que transforme al país. En el lugar de las víctimas en Cuernavaca fue colocada una placa conmemorativa por los 10 años de Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad.

Comentarios