Derechos Humanos

La CNDH abre queja de oficio por el caso de guatemalteco ultimado por elementos de la Sedena

La CNDH indicó que determinó abrir un expediente de oficio “con la finalidad de indagar posibles actos u omisiones cometidos por parte de servidores públicos de la Sedena que por su naturaleza pudieran resultar de especial gravedad y constituir violaciones a los derechos humanos.
miércoles, 31 de marzo de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) anunció la apertura de expediente de oficio por “la muerte de un joven guatemalteco que fue ultimado por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena)”, en la frontera entre México y Guatemala, como parte del operativo militarizado para impedir el paso de migrantes hacia el norte del país.

En un comunicado, el organismo se refirió a los hechos que cobraron la vida del guatemalteco Elvín Mazariegos secundando la versión que dio el secretario de la Defensa, Luis Crecencio Sandoval, de que la muerte del migrante fue resultado del intento de huir, “una vez que la camioneta en la que viajaba como copiloto tratara de evadir un retén que el Ejército mexicano había establecido a pocos metros de la línea divisoria entre México y Guatemala, en el municipio de Mazapa de Madero Chiapas”.

El organismo presidido por Rosario Piedra Ibarra, señaló que su intervención en el caso se deriva de “presuntos hechos violatorios de derechos humanos difundidos en diversos medios de comunicación”, por lo que se determinó abrir un expediente de oficio “con la finalidad de indagar posibles actos u omisiones cometidos por parte de servidores públicos de la Sedena que por su naturaleza pudieran resultar de especial gravedad y constituir violaciones a los derechos humanos”.

Tras señalar que “solicitará información a la autoridad involucrada” y con base a ello emitir un pronunciamiento, la CNDH resaltó que la Fiscalía General del Estado de Chiapas (FGECH) abrió una carpeta de investigación, cuyos funcionarios advirtieron que “lugareños detuvieron a los soldados que mantenían el retén y más tarde se sumaron personas de nacionalidad guatemalteca de diversas comunidades cercanas”.

El organismo agregó que agentes ministeriales de la FGECH llegaron al lugar del homicidio junto con funcionarios de la Secretaría de Gobierno de Chiapas, “para averiguar el paradero de los soldados involucrados en la referida agresión”, es decir, la retención de los pobladores.

“La CNDH se mantendrá vigilante y atenta de las acciones que realicen las autoridades involucradas en este lamentable caso para garantizar una debida diligencia”, concluyó el comunicado.

Comentarios