Violencia de género

Televisa suspende al actor Gonzalo Peña, acusado de cómplice de violación por Daniela Berriel

El viernes, la actriz y conductora difundió un video en su cuenta de Instagram para denunciar que las autoridades no habían actuado en contra de Eduardo Ojeda, acusado de violarla y quien fue detenido el domingo por la Fiscalía de Guerrero.
lunes, 8 de marzo de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro). – Tres días después de que la actriz y conductora Daniela Berriel denunció en su cuenta de Instagram que fue violada por Eduardo Ojeda, en complicidad con su primo, el actor Gonzalo Peña, Televisa suspendió las grabaciones con este último, quien participaba en la telenovela ¿Qué le pasa a mi familia?

“Hemos escuchado la grave acusación que ha hecho Daniela Berriel en redes sociales, misma que, luego de una detención, han validado la Fiscalía General del Estado de Guerrero y un juez local.

“Ante ello, y a efecto de conocer a fondo lo sucedido, estamos suspendiendo temporalmente las grabaciones con Gonzalo ‘N’ en una de nuestras producciones. Nuestra solidaridad y acompañamiento para todas las mujeres hoy, #8M, y todos los días”, indicó en un escueto comunicado.

El 7 de marzo, la Fiscalía General del Estado de Guerrero (FGE) ejecutó la “orden de aprehensión en contra de Eduardo ‘O’ por delito de violación de víctima de identidad reservada, se efectúan trámites para traslado a #Acapulco y puesta a disposición de Juez correspondiente.”

 

El viernes 5 de marzo, la actriz difundió un video de 9:47 minutos en su cuenta de Instagram para hacer la denuncia porque las autoridades no estaban actuando en contra del sujeto que la violó, mientras Gonzalo Peña, con quien estaba saliendo, fue testigo y no hizo nada para evitarlo.

Los hechos, narrados por Berriel, sucedieron el 14 de marzo de 2020, cuando fue a una reunión con amigos en Acapulco, Guerrero, invitada por Peña, a quien conoció 5 años atrás. Salieron, pero dejaron de intentarlo porque no funcionó.

“Yo sólo conocía a Gonzalo. Llegamos a la casa, los integrantes éramos Gonzalo, el dueño de la casa llamado Eduardo Ojeda, la novia de Eduardo, un amigo de Gonzalo, la hermana de Gonzalo y el novio. Y estuvimos toda la tarde en la alberca, tomando y la verdad es que la estábamos pasando bastante bien.”

Después de la cena, los presentes comenzaron a irse a dormir y solo quedaron Gonzalo, Eduardo y ella. Siguieron platicando, la plática se tornó sexual, de tríos y se incomodó. Como ya se sentía borracha se fue a dormir al cuarto que le destinaron a ella y Gonzalo y ahí empezó la agresión:

“Llegué, me acosté. No pasaron ni dos minutos y ya tenía a Eduardo y a Gonzalo tocándome. Jamás me preguntaron. Después de ocho no, Eduardo me dijo: ‘qué hueva rogarte, ni que estuvieras tan buena’. Y se salió del cuarto. Gonzalo como se había acostado en mi cama, yo me acosté en la cama de Gonzalo. Y me quedé dormida.

“Desperté porque ya me estaban penetrando, me estaba violando Eduardo. Llora. Y cuando me di cuenta de que era él entré en shock. Entré en shock, pude tomar conciencia cuando él me dijo algo tan asqueroso, me dijo: ¿dónde quieres que me venga? Y ahí me di cuenta de que estaba siendo violada”, contó llorando.

Luego la agredió, le manoteó, le pegó y le gritó a Gonzalo que por qué la había invitado, “a lo cual Gonzalo se paró, se paró muy enojado y le dijo: ‘Cabrón, ¿por qué te emputas si te la acabas de coger muy rico?’”

“Ahí me di cuenta de que estaba frente a dos cerdos. Y sentí mucho miedo. No sabía cómo iba a pasar conmigo. No conocía a nadie”, dijo y esperó a que se fueran; entró al baño y entendió que había sido violada y que necesitaba salir de esa casa y se fue.

“Fui con un amigo que se estaba quedando ahí en Acapulco y él me ayudó a hacer toda la denuncia. Fue un proceso bastante largo, la hice el mismo día. Hice todo lo que una víctima tiene que hacer, todos los exámenes que son super dolorosos, tuve que contar la historia demasiadas veces y recordar y volver a recordar. Me tuve que quedar en Acapulco una semana más porque yo estaba en investigación. Tuve que decirles a mis papás. Tuvieron que llegar a Acapulco. Sentía que los había defraudado y me daba pena. Ellos me apoyaron. Tuve mucha gente que me apoyó, gracias a Dios.

“Hoy les estoy hablando un año después y ellos siguen libres. En los juzgados me dijeron que todo iba a ir más lento porque ese día explotó todo lo del coronavirus, el covid-19 llegó a México. Entonces cerraron juzgados, pero ya se había hecho los exámenes y el proceso, le dijeron que tenía que ser paciente.”

Contó que hace el video porque Gonzalo le manda todavía mensajes y ya empezó a enviarle mensajes con su hermana. “Y yo no quiero esperar a que algo grave me pase a mí o le pase a mi hermana o alguien de mi familia o alguna otra niña. Y obviamente yo no quería hacer este video, me daba pena ser señalada como una niña violada, quería llevarlo, pero ya no puedo, estoy cansada y tengo miedo.”

Perdonó a Gonzalo, pero le recordó que es cómplice de su violación y la denuncia también está puesta para él. A Eduardo también lo perdonó, pero le señaló que cada acción tiene una consecuencia y él la violó.

“Así que pido a las autoridades hagan justicia, porque yo hice todo lo que una víctima tiene que hacer para obtener justicia. Eso no es una guerra de mujeres contra hombres. No, al contrario. Es una lucha para que entiendan que un ‘no es no’ y no hay justificación para la violación. También hago este mensaje para que dejen de juzgar a las víctimas.”

Su voz fue escuchada, dijo. “Gracias a todos ustedes les puedo dar la noticia de que Eduardo acaba de ser detenido. Ya solo falta Gonzalo”.

“Muchas gracias, faltan muchas más, pero es importante que denuncien, que alcen la voz porque vamos a limpiar nosotras este país. Gracias.”

Comentarios