SEP

SEP e ilustradores acuerdan "continuar adelante" con rediseño de libros de texto gratuitos

La rapidez con que se pretende elaborar los libros de texto es considerada por el director ejecutivo de la Redim, Juan Martín Pérez García, como violatorio a los derechos humanos de al menos 26 millones de infantes a los que se le entregarán los materiales educativos.
lunes, 12 de abril de 2021

LCIUDAD DE MÉXICO (apro).- La titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Delfina Gómez, se reunió con representantes de colectivos de ilustradores que en días pasados expresaron su inconformidad por la negativa a destinar presupuesto para el rediseño de libros de texto gratuitos. 
    
El encuentro ocurrió porque artistas exigieron una reunión con la titular de la SEP y con el funcionario responsable del proyecto de rediseñar los libros de texto, el director general de Materiales Educativos, Marx Arriaga, luego de que éste lanzó una convocatoria para la renovación, en la que se contemplaba como remuneración una constancia y el libro en el que hubieran colaborado los participantes.
    
En un comunicado, la SEP informó que a la reunión asistió personal de la Subsecretaría de Educación Básica y de la Dirección General de Materiales Educativos, sin especificar si participaron los titulares, Martha Velada Hernández Moreno, y el propio Arriaga, así como los ilustradores y artistas Octavio Jiménez Quiroz, Norma Ascencio, Guillermo Gante y Luis Peláez Goicochea.
    
Según el documento, “los ilustradores manifestaron su voluntad de continuar adelante con este proceso, comprometidos con las niñas, niños y adolescentes”. 
    
Sin embargo, en la parte final resaltó que entre los acuerdos alcanzados está “la creación de un directorio de ilustradores … (y) participar de manera coordinada para el diseño de las siguientes convocatorias para los LTG”.
    
De acuerdo a la dependencia, la Subsecretaría de Educación Básica sostuvo que “la intención de integrar a este esfuerzo colaborativo a los distintos artistas y creadores radica en la búsqueda de un país distinto, que en sus políticas públicas concibe a la educación con las personas, por y para las personas”.

Según el comunicado, los funcionaros sostuvieron que la SEP “bajo ninguna circunstancia (…) pretende menoscabar profesional ni laboralmente a quienes con su esfuerzo participan en este proceso” por el que se pretende renovar los contenidos de18 libros de texto en un plazo de 10 semanas, desde que arrancó la convocatoria en febrero, y hasta su cierre el 31 de mayo.

Supuestamente se explicó a los creadores que “la elaboración de los libros de texto y materiales educativos no puede detenerse, pues es indispensable alcanzar un objetivo común: el desarrollo de niñas, niños y adolescentes del Sistema Educativo Nacional”.
    
En el encuentro, la Dirección de Materiales Educativos de la SEP “comentó que las convocatorias para el rediseño de los LTG se abrieron a todas las personas que deseaban participar en este tipo de trabajo, enfatizando la excelente labor del magisterio en el país”.

El texto precisó: “El colectivo de ilustradores señaló las ventajas de este nuevo plan de trabajo en el diseño de los Libros de Texto Gratuitos”, aunque se acordó con los ilustradores “participar de manera coordinada para el diseño de las siguientes convocatorias para los LTG”.

Añadió que, tras acordarse la creación de un directorio de ilustradores, “ambas partes asumieron que el procedimiento para elaborar sus contenidos y diseño mejoraron, pues ahora se plantean y se adoptan espacios horizontales de colaboración para reconocer las habilidades y el talento que México posee en su magisterio y en las manos de los ilustradores de todos los rincones del país”.
    
La rapidez con que se pretende elaborar los libros de texto es considerada por el director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), Juan Martín Pérez García, como violatorio a los derechos humanos de al menos 26 millones de infantes a los que se le entregarán los materiales educativos.
    
Entrevistado por Proceso, Pérez García considera que la decisión de no destinar presupuesto para la elaboración de los libros de texto es un acto de “discriminación”, además de que se viola el párrafo octavo del artículo cuarto constitucional, que considera que en todas sus decisiones el Estado debe considerar “el interés superior de la niñez”. 

Más de
SEP

Comentarios