Senado de la República

Senadores aprueban la creación de un padrón de datos biométricos de usuarios de celulares

Con el voto de legisladores de Morena, PT y PES, el Senado aprobó la reforma que crea una base de datos con información biométrica de los titulares de líneas de teléfono celular.
martes, 13 de abril de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- “Recordemos lo ocurrido con el Registro Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (Renaut), la base de datos de la que se supo se encontraba a la venta en internet a sólo dos meses de ser conformada. Ni las autoridades ni los concesionarios en materia de telecomunicaciones están capacitados para manejar ese cúmulo de información; además, las disposiciones de la Ley Federal de Telecomunicaciones relacionadas con la obligación de instaurar y mantener el Renaut constituían una violación flagrante a las libertades y a los derechos individuales de los gobernados”.

Lo anterior fue dicho por Ricardo Monreal, en 2011, al posicionarse sobre el padrón de usuarios de telefonía móvil de Felipe Calderón.

Diez años después, su discurso como senador del Partido del Trabajo /PT) volvió a resonar en la tribuna de la Cámara Alta, pero ahora desde la bocina del celular del legislador sin grupo parlamentario Emilio Álvarez Icaza, quien preguntó a Monreal qué le pasó, si como oposición opinó que con el Renaut “se preponderaba el interés de la cúpula estatal por encima de los intereses de los ciudadanos”, y este martes su grupo parlamentario votó a favor de crear un Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil con los datos biométricos de los ciudadanos.

“La pregunta no es dónde estábamos los defensores de derechos humanos, entonces como ahora, levantando la voz en contra de modelos autoritarios. La pregunta, compañeros de Morena, es: ¿qué les pasó a ustedes? El PRI y el PAN propusieron el Renaut, vieron que era un error y tuvieron que derogarlo. Pero ahora ustedes en el poder presentan un modelo absolutamente autoritario de seguridad”, reclamó Álvarez Icaza.

Así transcurrió el debate en el Senado este martes, cuando con 54 votos a favor de Morena, PT y PES, 49 en contra de PAN, Movimiento Ciudadano, PRI y PRD, y 10 abstenciones de morenistas como Ifigenia Martínez, Nestora Salgado y Héctor Vasconcelos, se aprobó en lo general y artículos no reservados la reforma a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, para que se pueda integrar una base de datos con información de personas físicas o morales titulares de cada línea telefónica.

Tras la discusión de las reservas, el pleno avaló también en lo particular la reforma con 56 votos a favor, 52 en contra y 7 abstenciones. Morena y aliados rechazaron la propuesta de la senadora Claudia Ruiz Massieu del PRI para eliminar el registro de datos biométricos como requisito para tener una línea telefónica.

De acuerdo con el dictamen, “el fin único” del padrón es “colaborar con las autoridades competentes en materia de seguridad y justicia en asuntos relacionados con la comisión de delitos en los términos de las disposiciones jurídicas aplicables”.

Para ello exige una serie de datos personales a cada usuario de telefonía móvil desde el momento de la adquisición de la línea, que incluyen el número de la línea, el número de identificación único de la tarjeta SIM, la fecha y hora de activación, nacionalidad, número de identificación oficial con fotografía o Clave Única de Registro de Población (CURP) del titular de la línea, datos biométricos del usuario y el domicilio, además de información sobre el esquema de contratación de la línea telefónica móvil, ya sea pospago o prepago.

En el dictamen se hace la distinción de que con el padrón que se aprobó en el sexenio de Felipe Calderón, llamado Registro Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (Renaut), se solicitaba al usuario que él mismo enviara la información a través de mensajes, “por lo cual la carga se encontraba en el usuario y no de primera mano al momento de adquirir por parte de la concesionaria telefónica”.

Al posicionar su voto en contra, el senador Noé Castañón, de Movimiento Ciudadano, criticó que se obligue a los usuarios a proporcionar sus datos biométricos para activar el servicio de la telefonía móvil o de lo contrario se daría de baja la línea.

“¿Qué va a pasar cuando le roben el celular a un ciudadano? En el caso de que se comete algún delito con su línea, la persona registrada podrá ser señalada como probable responsable de la comisión del delito”, lamentó el legislador de MC.

“Tengamos claro que una persona que va a cometer un delito no lo hará con una línea registrada a su nombre”, remató.

De acuerdo con el mismo senador, en 2009 con el Renaut no hubo un decremento en los delitos de extorsión y secuestro, al contrario, presentaron un aumento. Además, recordó que el padrón se filtró en el mercado negro vulnerando la información sensible de los y las usuarias.

Senadoras y senadores de oposición cuestionaron el gasto excesivo que tendrá el padrón, pues de acuerdo con el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) tendrá un costo de 109 millones de pesos, sólo el primer año.

Xóchitl Gálvez, del PAN, partido que impulsó el Renaut, dijo que con este padrón se está aprobando la creación de una “herramienta inconstitucional y autoritaria” que obliga a quien tenga una línea telefónica celular, una tarjeta SIM, a registrar sus huellas dactilares y biométricas.

También cuestionó que el Senado de la República gastó más de 20 millones de pesos en un sistema de software para proteger las huellas dactilares de 128 senadores y senadoras, y en la reforma a discusión no se planteara ni un solo peso al IFT para este fin.

A su vez, el senador Miguel Ángel Mancera, del PRD, anticipó acciones de inconstitucionalidad y juicios de amparo de los usuarios “porque hay retroactividad de la ley”.

“¿Cómo te van a obligar retroactivamente a que te registres y si no en 30 días te van a cancelar la línea?”, preguntó el exjefe de gobierno de la Ciudad de México.

En defensa del dictamen, la senadora Lucía Trasviña, de Morena, sostuvo que con esta reforma no sólo se atenderán temas de secuestro y extorsión, sino también de delitos electorales.

“Estamos hablando de la utilización de la telefonía móvil celular para cometer delitos electorales, precisamente la oposición quiere blindarse en este sentido porque es uno de los medios que ellos utilizan para desinformar, para manipular la información, para utilizarlos en contra de la libre-libertad del pensamiento y de la idea del ciudadano, porque también es una libertad cuando el ciudadano elige quién o quiénes los van a gobernar”, apuntó.

Sobre los riesgos que demostró el padrón del calderonismo en 2009, dijo que este es un gobierno diferente: “¿En manos de quién estuvo ese padrón? ¿En manos de qué cuerpos de seguridad? Hoy tenemos las pruebas de que estuvo en manos del crimen organizado, hoy es distinto”.

La reforma fue enviada al Ejecutivo para su publicación en el Diario Oficial de la Federación (DOF). Con su entrada en vigor 126 millones de usuarios tendrán dos años para registrar su huella dactilar y facial para poder tener una línea telefónica o de lo contrario la línea será cancelada o podrán ser multados.

Comentarios