UNAM

Profesores y alumnos de la UNAM piden diálogo público para discutir condiciones laborales

Profesores y alumnos de la UNAM convocaron a las autoridades universitarias a un diálogo público para discutir las condiciones laborales de su personal académico.
martes, 11 de mayo de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Profesores y alumnos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) convocaron a las autoridades universitarias a un diálogo público para discutir las condiciones laborales de su personal académico.

Una comisión de la Asamblea General Universitaria, integrada por representantes de 10 entidades académicas de la institución, emplazaron al rector Enrique Graue Wiechers, la Junta de Gobierno, el Patronato y los directores de las diferentes escuelas y facultades, a establecer un diálogo público el próximo lunes 17 a las 12 horas en la explanada de la rectoría.

En conferencia de prensa, integrantes de la Asamblea denunciaron que las autoridades aún adeudan pagos a su personal académico y han confundido a la sociedad con la publicación de comunicados sobre la recalendarización de los pagos.

“A un año de la emergencia sanitaria es indignante que las autoridades pretendan mostrar el problema como una situación coyuntural, cuando en realidad llevan años esquilmando alrededor del 50% del ingreso semestral de profesores de asignatura y adjuntos”, señalaron.

Los universitarios acusaron que el salario base de la planta docente ha sufrido una pérdida de su poder adquisitivo de hasta 60%, de acuerdo con estudios de investigadores de la UNAM, sin embargo, el rector no se ha manifestado sobre la brecha salarial que existe en la casa de estudios.

“Gracias al portal de transparencia de la UNAM, podemos saber que directivos y personal administrativo cobran sueldos superiores a los 100 mil pesos, mientras existen profesores que reciben mil 500 pesos mensuales, 18 mil pesos anuales”, alertaron.

La comisión consideró inaceptable que los directivos tengan sueldos tan altos en una universidad pública y que, por el contrario, no se considere en el presupuesto mejorar las condiciones laborales de los profesores de asignatura.

“Mucho se habla de las limitaciones en el presupuesto, pero la UNAM reportó recientemente un subejercicio presupuestal; lo que resulta grave es que no reorientó gastos de pandemia previendo las necesidades de su planta docente de asignatura y de sus estudiantes más precarizados, y que continúe negándose a ello”, apuntó.

También señaló que la UNAM viola la Ley Federal del Trabajo y los derechos humanos básicos de los profesores, además de que no cumple con el Contrato Colectivo de Trabajo, que establece un plazo de dos quincenas para el pago a profesores de nuevo ingreso, recontratación o incremento de horas.

La comisión responsabilizó al titular de la Secretaría Administrativa, Luis Agustín Álvarez-Icaza Longoria, por el retraso y la falta de pagos de más de 800 profesores y adjuntos, y exigió la renuncia y auditoría del director de Administración General de la UNAM, Marco Antonio Domínguez Méndez, por las afectaciones ocasionadas al personal académico.

Asimismo, los profesores denunciaron acciones discrecionales en los concursos de oposición y exigieron transparencia en los procesos de asignación de materias y la aprobación de las convocatorias para las materias que se van a impartir, ya que desconocen los criterios que se utilizan para proponer un perfil.

Además, denunciaron que las autoridades diseñaron el Programa de Apoyo a la Permanencia del Personal Académico, anunciado en abril pasado, sin tomar en cuenta las demandas de los profesores ni escuchar a la comunidad universitaria.

En este sentido, comentaron que pidieron a las autoridades medidas urgentes como un bono covid, la reparación del daño por ineficiencias administrativas y que la Universidad cubra los costos de los insumos generados por teletrabajo, pero no han recibido una respuesta clara al respecto.

Los docentes demandaron un trabajo conjunto y directo con las autoridades para el diseño de los programas de basificación, definitividad, promoción y jubilación, y que las autoridades firmen compromisos públicos con tiempos razonables, que garanticen los derechos laborales de los trabajadores.

La comisión insistió que es necesaria una reforma laboral y administrativa en la UNAM, y consideró que su denuncia es sólo “la punta del iceberg de una estructura que ha mostrado anquilosamientos y vicios que presumiblemente ocultan actos deshonestos, corruptos, que ponen en peligro el salario, el trabajo, los derechos laborales y la dignidad de les profesores, pero también afectan la imagen de la casa de estudios.

“¡Nunca más una Universidad de derroches, con salarios precarios para sus profesores! ¡Que el pueblo de México se entere que la UNAM no puede decir que hoy es ejemplo de humanismo, de justicia social y mucho menos de racionalidad administrativa a la cual está obligada como ente público, si no resuelve dialogando con la comunidad universitaria más afectada!” concluyeron los afectados.

Más de

Comentarios