minería

La Semarnat niega autorización para proyecto minero a la empresa Hematite, de capital canadiense

La Semarnat determinó que el proyecto no es congruente con las políticas y criterios establecidos en el Programa de Ordenamiento Ecológico y Territorial del Estado de Colima y el Programa de Ordenamiento Ecológico y Territorial local del Territorio de Manzanillo.
miércoles, 5 de mayo de 2021

COLIMA, Col. (apro).- La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) negó la autorización al proyecto minero “Rufus 5”, promovido por la empresa Hematite S.A. de C.V., de capital canadiense, en el municipio de Manzanillo, a un costado de la comunidad indígena de Canoas.

De acuerdo con el estudio presentado ante la dependencia federal, la empresa tenía planes de extraer más de dos millones de metros cúbicos de mineral de hierro durante un periodo de 16 años, pero desde el principio se puso de manifiesto la oposición de la comunidad de Canoas, con el argumento de que la actividad minera en esa zona podría contaminar las afluentes del Río El Cacao, que abastece de agua a seis poblados de la región.

Después de casi un año de evaluación, la Semarnat emitió su resolutivo, en el que determinó que el proyecto no es congruente con las políticas y criterios establecidos en el Programa de Ordenamiento Ecológico y Territorial del Estado de Colima y el Programa de Ordenamiento Ecológico y Territorial local del Territorio de Manzanillo.

Así también, señaló la dependencia, “en cuanto a la afectación de los cuerpos de agua y sus zonas federales, no se consideraron las recomendaciones y conclusiones del estudio hidráulico”.

Las especies de flora registradas en el sitio del proyecto, manifestó, son confusas en su identificación y para su reincorporación al ecosistema no se analizaron los requerimientos de reproducción.

En tanto, para el caso de la fauna la Semarnat hizo notar que si bien se incrementaron los muestreos no se analizó el criterio de excepcionalidad para la biodiversidad con estos nuevos datos, además de que la propuesta de restauración del área de explotación plantea especies que no están presentes de manera natural en el área y que, para su establecimiento, requiere de condiciones ambientales que difícilmente podrán darse en las etapas iniciales de restauración.

En lo relativo a la ruta de acceso a la mina Rufus 5, expuso el resolutivo, “no hay certeza en la servidumbre de paso y la superficie que pudiera requerirse para el acceso a la mina; en consecuencia, se carece de información que garantice que la ejecución del proyecto se llevará a cabo protegiendo el ambiente y preservando y restaurando el ecosistema”.

Otros proyectos detenidos

Previamente, en los años 2013 y 2014 los habitantes de Canoas ya habían logrado detener otros dos proyectos extractivos de hierro en los terrenos aledaños a su comunidad, en los lotes denominados Eva y Tinajas.

Y a partir de agosto de 2020, tras enterarse que se encontraba en marcha la evaluación del proyecto Rufus 5 realizaron movilizaciones, encabezados por Raymundo Campos, presidente del Ejido; Salud Valencia, secretaria, y Manuel Rodríguez, tesorero, así como la comisaria municipal, Lourdes Ochoa, con el apoyo de organizaciones como la Red Mexicana de Afectados por la Minería (Rema), Frente en Defensa del Maíz Colima y el Consejo Indígena en Defensa del Territorio de Zacualpan (CIDTZ) y Coordinadora Socialista Revolucionaria (CSR), entre otras.

Desde un principio, el proyecto dividió posturas en el Consejo Estatal Forestal, donde se emitió una opinión técnica favorable con los votos a favor de los representantes de dependencias del gobierno estatal y de la Universidad de Colima, pero en contra de la mayoría de las dependencias federales.

No obstante, al ser consultado por la Semarnat, el Ayuntamiento de Manzanillo emitió una opinión técnica desfavorable por considerar que la minería es “un uso incompatible” para ese territorio, conforme a lo establecido en el Programa de Ordenamiento Ecológico y Territorial de ese municipio.

La autoridad municipal agregó: “De acuerdo a una revisión de los perfiles de pendiente, la zona a explotar forma parte de la zona cerril que alimenta al río de Canoas, el cual ya ha presentado afectaciones de lodos y aportes sedimentarios por un proyecto minero que pretendió realizarse en predio adjunto al que se presenta actualmente”.

Entrevistada en su momento por el corresponsal, la presidenta municipal de Manzanillo, Griselda Martínez Martínez, dijo que además de vigilar el cumplimiento de las leyes y ordenamientos en materia ambiental, su administración apoyaba la decisión de la comunidad de Canoas, que no estaba de acuerdo con la explotación de una mina en su territorio.

“Esta comunidad tiene agua muy limpia, de la más pura que hay en el municipio, y con la minería van a contaminarla”, advirtió la alcaldesa.

Comentarios