CNDH

CNDH firma convenio con Ni Una Menos para fortalecer acciones de atención a víctimas

La CNDH y el Frente Nacional Ni Una Menos México firmaron un convenio de colaboración para “dar continuidad, formalizar y fortalecer las acciones de atención a las víctimas y de defensa de derechos humanos”.
jueves, 6 de mayo de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y el Frente Nacional Ni Una Menos México firmaron un convenio de colaboración para “dar continuidad, formalizar y fortalecer las acciones de atención a las víctimas y de defensa de derechos humanos” realizadas en los últimos dos años.

El convenio, firmado este jueves, implica la recuperación del inmueble de la CNDH ubicado en la calle República de Cuba 60, que desde septiembre del año pasado se encuentra tomado por madres y víctimas de diversos agravios e integrantes del Bloque Negro Feminista.

En un principio la toma de las instalaciones de la CNDH en el centro de la Ciudad de México estuvo apoyada por el Frente Nacional Ni Una Menos México, pero, por diferencias entre las agrupaciones, sus integrantes --encabezadas por Yesenia Zamudio-- decidieron abandonar el lugar.

Con la firma del convenio, uno de los objetivos es “la recuperación del inmueble para las víctimas”, reconoció Ana Paola Lara, integrante del Frente Nacional,

En entrevista, por la que dio a conocer el contenido total del convenio, Lara expuso: “Las chicas que están ahí (en las instalaciones de la CNDH) no pueden oponerse, es una recuperación sin un tema vandálico ni político”.

La activista recordó que desde el 17 de septiembre del año pasado las integrantes del Frente decidieron dejar las instalaciones de la CNDH, porque “al interior se empezó desde vandalizar hasta politizar el tema, y Yesenia recibió muchas agresiones”.

Tras lamentar que “el feminismo se esté satanizando y hasta criminalizando por ese tipo de actos”, Lara apuntó que el Frente decidió recurrir a “las vías correctas” para recuperar el espacio.

“Ante la falta de espacios para mujeres violentadas, ese inmueble debe servir para lo que debe servir, es urgente que tengamos un lugar donde podamos recibir a tantas mujeres; hoy simplemente había 15 mujeres, todas representantes de colectivos de familiares de víctimas de desapariciones forzadas, a todas les han matado a su marido, su hijo, su hermano, y vienen a la Ciudad de México a dar la lucha por la justicia y ni siquiera tienen donde quedarse”, apuntó la activista.

Sobre la firma del convenio, la CNDH informó que responde al “incremento de los feminicidios, de la violencia contra las mujeres y de muchos otros delitos que diariamente dejan a miles de víctimas en todo el país”.

De acuerdo con un comunicado, en su discurso la presidenta de la CNDH, Rosario Piedra Ibarra, se congratuló de la firma del convenio, que “compromete a ambas partes a innovar y a trabajar”, y para que el edificio del Cuba 60 “se convierta en un centro de atención de la CNDH en el que también colaboren las víctimas para ir dando solución” a las problemáticas identificadas.

En el evento, la presidenta del Frente Nacional Ni una Menos México, Yesenia Zamudio, consideró que “tanto dolor” sufrido por las mujeres familiares de víctimas las ha unido para solidarizarse con otras personas “en su duelo y lucha”, para decirles que “no están solos, estamos juntas y juntos, y con este convenio intensificaremos la lucha por el acceso a la justicia y la reparación integral de los daños”.

Entre la descripción de los objetivos del convenio se destaca el último punto relacionado con “destinar las instalaciones ubicadas en República de Cuba #60, Centro Histórico C.P. 06010, Ciudad de México, para la atención de víctimas, y muy en particular para aquellas víctimas de la violencia de género y violencia feminicida”.

En el documento no se explican los mecanismos de recuperación del inmueble, aunque se indica que las actividades descritas anteriormente se realizarán “a través de las áreas competentes de ‘la CNDH’, y siempre y cuando exista disposición presupuestal”.

Según el convenio firmado por Rosario Piedra Ibarra y Yesenia Zamudio Solórzano en el edificio “Héctor Fix Zamudio”, al sur de la Ciudad de México, las acciones que contempla “de manera enunciativa y no limitativa” son: “realizar labores de atención al público, orientación, asesoramiento, acompañamiento y capacitación”; emitir medidas cautelares “cuando sean pertinentes”; dar atención jurídica, así como “brindar apoyo en traslados, siempre y cuando estén debidamente justificados y tengan que ver con el seguimiento de casos específicos en los que la CNDH deba otorgar acompañamiento”.

Asimismo, se considera como parte de los acuerdos “requerir de personal médico en aquellos casos que sea necesario”; facilitar apoyo psicológico y “medidas de contención emocional”; dar cursos de capacitación en materia de derechos humanos; revisar los casos que “por cualquier causa se hubieren detenido” para darles continuidad, a través de “acompañamiento y comunicación continua con las víctimas”.

Según el convenio, los firmantes “se comprometen a desarrollar conjuntamente programas y propuestas que resulten en un diseño de modelos de atención y asistencia especializada en víctimas por violaciones a derechos humanos con enfoque integral”, destacando que “las formas de ejecución y particularidades concretas, así como los proyectos y propuestas cuya creación se dé con motivo” del convenio, se detallarán en convenios específicos de colaboración.

Entre las cláusulas contenidas en el convenio se estable que ninguna de las partes puede actuar en nombre del otro firmante sin que exista acuerdo previo por escrito, y en el caso específico del Frente Nacional se compromete a no obtener lucro alguno, “entendiéndose como tal, la intención o voluntad de adquirir ganancia, provecho, utilidad o ventaja patrimonial directa por las actividades en las que ‘la CNDH’ intervenga”, así como no realizar pronunciamiento alguno a nombre del organismo.

Tras el convenio se nombró como enlace de la CNDH al titular de la Secretaría Ejecutiva, en este momento a cargo de Francisco Estrada, quien será “auxiliado por las personas titulares de las áreas competentes cuya participación sea necesaria”, y por parte del Frente forman el grupo de enlace Yesenia Zamudio Solórzano, Ana Paola Lara Paz y María Guadalupe Rodríguez Narciso.

Las partes firmantes acordaron no incurrir “en responsabilidad por el incumplimiento de las obligaciones contraídas en este Convenio General de Colaboración, cuando se vean materialmente impedidas para ello por caso fortuito o causa mayor, en la inteligencia de que, una vez superados estos eventos, se reanudarán las actividades en la forma y términos que determinen de común acuerdo”.

El convenio firmado entre la CNDH y el Frente no tiene una temporalidad establecida, sino que acordaron que “puede darse por terminado anticipadamente y dejará de surtir sus efectos legales cuando así lo determinen” de común acuerdo.

Más de

Comentarios