Nuevo Laredo

CDHNL denuncia hostigamiento del Ejército contra familiares de víctima de ejecución extrajudicial

El presidente del CDHNL, Raymundo Ramos Vázquez, responsabilizó “al personal militar asignado a Nuevo Laredo de las afectaciones a la salud que pudiera tener la señora María Elena y el producto de su embarazo”.
jueves, 10 de junio de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo (CDHNL) denunció actos de hostigamiento de miembros del Ejército Mexicano contra familiares de una víctima de ejecución extrajudicial, ocurrida el 10 de marzo, a pesar de que son beneficiarios de medidas cautelares emitidas por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).
    
En un comunicado, la organización civil informó que este miércoles 9, soldados a bordo de tanquetas rodearon la vivienda de la señora María Elena González, viuda de Jacob Rodríguez González, quien murió tras recibir impactos de bala a manos de miembros del Ejército Mexicano mientras transitaba por las calles de Nuevo Laredo, en compañía de su esposa.

Jacob Rodríguez González

De acuerdo con la queja, aproximadamente a las 17 horas de ayer, “un grupo de cincuenta militares a bordo de seis unidades del Ejército Mexicano se presentaron en el domicilio de María Elena González Ruiz (…) e impidieron que la mujer con ocho meses de embarazo pudiera salir de su domicilio”. 
    
El CDHNL agregó que la víctima avisó de la situación a su suegra, Paulina González Torres, a quien impidieron el paso a la vivienda de María Elena, a pesar de que mostró al personal militar un oficio de solicitud de las medidas cautelares emitido por la CNDH el 12 de mayo pasado, aceptadas por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

De acuerdo con la señora Paulina, los militares que tenían rodeada la vivienda de María Elena le indicaron que estaban en un “operativo” y se negaron a leer el documento que les mostraba. 

Amedrentamiento militar. Foto: Especial


    
“Les pedí de favor que me dejaran pasar a la casa de mi nuera porque estaba muy asustada, y no quisieron, les dije que incluso los militares podían acompañarme hasta la vivienda y revisarla si era necesario, pero tampoco me hicieron caso”, narró al CDHNL.

A solicitud de las víctimas, integrantes del CDHNL acudieron al domicilio de María Elena y constataron “que personal del Ejército Mexicano mantenía un fuerte operativo militar frente al domicilio de la mujer embarazada (…) sin motivo alguno”. 

La organización indicó que 10 minutos después del arribo de sus integrantes, el personal militar se retiró “de manera apresurada a bordo de cuatro camionetas pick up y dos unidades blindadas del Ejército mexicano”.
    
Los hechos de hostigamiento de este miércoles –abundó-- se suman a otros ocurridos el 26 de abril, cuando las dos mujeres, María Elena y su suegra Paulina, “fueron retenidas y amenazadas por personal militar” cuando circulaban por las calles de Nuevo Laredo, tras salir de una consulta médica, hechos que motivaron que la CNDH solicitara medidas cautelares a la Sedena.
    
El presidente del CDHNL, Raymundo Ramos Vázquez, responsabilizó “al personal militar asignado a Nuevo Laredo de las afectaciones a la salud que pudiera tener la señora María Elena y el producto de su embarazo”, ante el asedio que ha sufrido al mantener vigente la denuncia en contra del personal castrense por la muerte de su esposo. 
    
Ramos Vázquez exigió el cese de los actos de hostigamiento y que “se implementen en lo inmediato las medidas preventivas de protección y urgentes que resulten necesarias para que se salvaguarde la vida y la integridad física, a fin de evitar la consumación de hechos violentos de difícil o imposible reparación” de los familiares de José Jacob Rodríguez González, su madre, Paulina González Torres, así como su esposa, María Elena González Ruiz, y sus hijos. 
    
El activista demandó a las autoridades competentes prohibir a los militares desplegados en la ciudad fronteriza que realicen “cualquier acto de hostigamiento o molestia, como pudieran ser llamadas telefónicas, cateos y operativos de vigilancia, sin que exista una orden de autoridad competente, entre otros”.

El día del asesinato, María Elena González acompañaba a José Jacob Rodríguez, quien manejaba una camioneta Yukon modelo 2003, rumbo a las instalaciones de la Cruz Roja, donde le practicarían un ultrasonido a ella.

Según la sobreviviente, alrededor de las 5 de la tarde, en el crucero Santos Degollado y Gutiérrez, fueron atacados de forma directa por soldados del Ejército mexicano, quienes se trasladaban en dos unidades tipo pick up y un camión blindado.
    
Por la agresión, José Jacob recibió un disparo en la nuca con salida en la cara y otro en el hombro, en tanto que los militares procedieron a revisar la camioneta de las víctimas en lugar de prestarles auxilio. El hombre falleció minutos más tarde en un hospital al que fue trasladado por paramédicos. 

Por los hechos, los familiares de José Jacob mantienen una denuncia contra el personal militar ante la Fiscalía General de la República (FGR) y una queja ante la CNDH. 

 

Comentarios