pobreza

México y Chile, los países de AL con los mayores niveles de concentración de riqueza y desigualdad

De acuerdo con el Informe Regional de Desarrollo Humano de la ONU México aparece como uno de los países más desiguales del subcontinente, en todos sus aspectos.
martes, 22 de junio de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- México es, junto con Chile, el país de América Latina donde imperan los mayores niveles de concentración de riquezas, y las peores tasas de desigualdad: en 2019, el 10% de los más ricos del país acaparaban el 59% de los ingresos nacionales, mientras que el club del 1% de los más adinerados controlaba el 29% del ingreso total del país, indicó la ONU en su Informe Regional de Desarrollo Humano.

De acuerdo con el informe, América Latina se encuentra en una “trampa de desarrollo”, marcada por una profunda desigualdad y una baja tasa de crecimiento que han impedido combatir la pobreza, y ello a pesar de los avances sociales observados en años recientes, los cuales se encuentran amenazados por los estragos de la crisis económica derivada de la pandemia de covid-19.

Dentro de este panorama, México aparece como uno de los países más desiguales del subcontinente, en todos sus aspectos: el país tiene uno de los sistemas educativos más marcados por la segregación basada en estatus socioeconómico, alimenta profundas brechas y violencias de género –independientemente del estatus social de las personas--, y deja a su población más vulnerables en viviendas de baja calidad.

En una región que sufre crisis económicas profundas cada siete años, en promedio y donde 77% de la población cree que el gobierno de su país actúa para el beneficio de “unos pocos” –70% en México--, los ciudadanos mexicanos tienden a subestimar la riqueza de los más ricos, y a pensar erróneamente que el sistema de redistribución no es tan desigual.

De acuerdo con el informe, apenas 50 empresas que operan en el país –la mayoría mexicanas y privadas-- concentran el 40% del PIB, en parte como producto de su forma de operar como carteles, capturando los centros de decisión del Estado para ejercer monopolios y cobrar tarifas excesivas, que afectan principalmente a las personas más pobres.

“En las zonas urbanas de México, las pérdidas relativas de bienestar experimentadas por las familias más pobres debido al poder de monopolio en los mercados de bienes esenciales -tortillas de maíz, carnes procesadas, pollo, huevos, leche y otros- son un 19.8 por ciento superiores a las de los hogares más ricos”, observó el informe.

Comentarios