Violencia de género

Michelle Salas acusa a los productores de la serie de Luis Miguel de violentar su intimidad

Califica de “innecesaria, irrespetuosa y desafortunada” la forma como fue presentada en la producción de Netflix, sexualizándola explícitamente a los 19 años de edad. “Tampoco me consultaron si yo estaba de acuerdo con que mi vida se convirtiera en una serie de televisión”, dijo.
jueves, 3 de junio de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Michelle Salas, de 31 años, calificó como “innecesaria, irrespetuosa y desafortunada” la manera en que la producción de Netflix decidió presentarla en el último episodio de la segunda temporada “Luis Miguel, la serie”, al revelar un supuesto romance entre su personaje y el mánager del artista, “sexualizándola explícitamente a los 19 años de edad y violentando su intimidad”.

En un largo texto compartido en tres historias de su perfil de Instagram, publicadas el martes 1 de junio, comentó que ella nunca permitió el uso de su imagen, nombre o vida personal para esta serie y ahora se ve en la necesidad de hablar, aunque no le gustan los rumores y se ha mantenido al margen de escándalos y opiniones que la involucren por salud mental.

La creadora de la cuenta de consejos de belleza drunkbybeauty consideró que pese a ser una persona pública, también es “un ser humano y una mujer” y “pocos conocen la verdad” sobre su vida.

“Se trata de mi vida personal, mi familia, mi infancia, mi intimidad, la cual se ha visto expuesta y no necesariamente de la mejor manera”, redactó.

“Tampoco me consultaron si yo estaba de acuerdo con que mi vida se convirtiera en una serie de televisión y en uno de los personajes principales de ésta. Me parece innecesaria, irrespetuosa y desafortunada la manera que la producción decide tratar a una mujer para terminar sexualizándola explícitamente a los 19 años y violentando su intimidad”, añadió.

 

Hoy en día, las redes sociales son una plataforma en la que estamos demasiado expuestos; la gente siempre se siente con el derecho de juzgar o agredir a los demás cuando en verdad no conoces ni la realidad ni la vida de esa persona, añadió.

“Muchas veces lo que criticas es lo que careces, así que trato de no engancharme y darme cuenta de que esta profesión y en mi caso, mi núcleo familiar, está abierto a comentarios que no siempre me van a gustar, pero no dejo que me afecte. Soy más que un mal comentario en Instagram”, agregó en otra publicación.

Aunque manifestó su molestia también comentó los “momentos inolvidables” vividos con su padre Luis Miguel, y que le da gusto que se pueda conocer una pequeña parte de su relación.

“Me atrevo a expresarles mi sentir porque creo que debo hacerlo y no por mí solamente. Ninguna persona debe, en ninguna circunstancia, sentirse así y ser tratada de esa manera. Mucho menos sin su consentimiento”, aseguró.

Publicación en Instagram

Stephanie Salas la apoya

Por su parte, Stephanie Salas, mamá de Michelle Salas, se pronunció para apoyar a su hija y expresó su molestia por las escenas íntimas en la serie.

“Ojalá se den cuenta que han tocado fibras muy sensibles, traspasando y agrediendo personalmente la dignidad, el respeto y la integridad de mi hija Michelle Salas”, comentó en su cuenta de Instagram.

Agregó: “Hoy, como madre de familia, apoyo profundamente las palabras sinceras y con dolor que han salido del corazón de mi hija, en defensa de su persona.

“Me parece reprobable, innecesaria y de mal gusto la manera en la que han retratado la imagen de mi hija Michelle los creativos e involucrados en la segunda temporada de la serie del Sr. Gallego, padre de mi hija. En nombre de mis hijas, de mi madre y el mío propio decimos ¡Ya basta!”.

 

Su hermana Camila, quien nació cuando Michelle tenía 7 años, también expresó públicamente su apoyo, en el que aseguró que crecieron en un ambiente sano y lleno de amor, pero expuestas a los comentarios sobre su mamá, su vida íntima y decisiones, las cuales desde muy joven se pusieron en juicio ante el ojo público y hoy sucede lo mismo con su hermana, indicó.

“Lucrar con el nombre de alguien y explotar su intimidad con fines comerciales (sin su consentimiento) me parece inaceptable. Creo que esa última escena es testimonio de lo fría que puede llegar a ser la industria y de la poca consideración que tienen al retratar a personas que siguen vivas. Sin pensar siquiera en el daño emocional que pueden ocasionar en ellas y en su gente cercana”, señaló.

Comentarios