Pegasus Project

Embajador niega que Israel retrase la extradición de Tomás Zerón para vengarse de México

El embajador de Israel rechazó la versión publicada por The New York Times, que asegura que la extradición de Tomás Zerón se retrasa por el apoyo del gobierno de México a las denuncias en la ONU contra su país.
martes, 20 de julio de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– El embajador de Israel en México, Zvi Tal, negó la versión publicada por el diario The New York Times, quien citando a “un alto funcionario israelí”, aseguró que ese país está ralentizando la extradición del exsecretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, Tomás Zerón, señalado en el caso por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, en 2014.

“Con referencia al artículo publicado en el #newyorktimes )17.7) ‘Tomás Zerón buscado por la justicia en México se refugia en Israel’, quiero aclarar que los reclamos mencionados no tienen base alguna. La fuente citada no tiene ningún involucramiento o autoridad en estos asuntos”, publicó el embajador en un hilo en redes sociales.

En el artículo del diario estadunidense, que primero se publicó el 15 de julio y se actualizó 2 días después, se mencionó que el “alto funcionario israelí” comentó a los autores del artículo Ronen Bergman y Oscar López, que esto ha sucedido porque México ha apoyado en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) las denuncias de crímenes de guerra de Israel contra los palestinos.

“Israel no involucra consideraciones políticas al lidiar con peticiones de extradición. Puedo confirmar que las autoridades israelíes han estado en contacto con sus contrapartes mexicanas y han hecho claro el nivel de evidencia y requerimientos de acuerdo con la ley israelí”, aclaró Zvi Tal.

“’Por qué habríamos de ayudar a México?’, dijo el funcionario, que habló bajo condición de anonimato, para poder ofrecer un panorama franco sobre la disputa diplomática. El funcionario también indicó que el pedido de asilo de Zerón podría estar justificado y que aún estaba siendo investigado”, según The New York Times.

“El objeto del diálogo entre las autoridades competentes israelíes y mexicanas es asegurar que la petición de extradición sea debidamente ingresada y considerada. Absolutamente no existe ningún retraso en este asunto de parte del lado israelí @SRE_mx @m_ebrard”, explicó Zvi Tal.

¿Qué público The New York Times?

Desde Tel Aviv, difundió que el gobierno israelí se ha negado a extraditar al exfuncionario mexicano, requerido por denuncias de tortura y manipulación de evidencia en el caso Ayotzinapa.

“Un alto funcionario mexicano acusado de poner en riesgo la investigación de un conocido caso de secuestro masivo se ha refugiado en Israel. El caso de extradición en su contra, mientras tanto, se encuentra enredado en un forcejeo diplomático a causa del tratamiento que Israel da a los palestinos, según funcionarios israelíes y mexicanos”, señaló en el primer párrafo.

Después dio el nombre de Tomás Zerón, a quien colocó como “el exdirector del equivalente mexicano del FBI”, a quien se le acusa de secuestro, tortura y manipulación de la evidencia en la desaparición de los normalistas y de malversar 50 millones de dólares de fondos estatales “relacionados con otro caso”.

Luego, citó a Zerón quien, según el diario, “afirma que los cargos son falsos y con trasfondo político” y por eso “ha solicitado asilo en Israel, donde ha vivido casi dos años”.

Posteriormente, señaló que Israel no ha tomado medidas ni sobre la extradición ni del asilo pedido por Zerón, “para consternación de funcionarios mexicanos, las organizaciones de derechos humanos y las familias de las víctimas”.

Recordó que Zerón fue jefe de la Agencia de Investigación Criminal en México, conocido por liderar la campaña que condujo a la captura de Joaquín “El Chapo” Guzmán en 2014, y estuvo al frente de la investigación del caso de la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa, en Iguala, Guerrero, el 26 de septiembre de 2014.

Aseguró que “agentes municipales de policía de la ciudad de Iguala obligaron a los estudiantes a bajar a la fuerza de un autobús, los subieron a vehículos policiales y nunca se les volvió a ver”, indicó.

Siguió: “Incluso en medio de una desenfrenada violencia del narcotráfico que aquejaba a México en ese momento, el caso conmocionó al país y se convirtió en símbolo de la corrupción del sistema de justicia nacional”.

Después afirmó que “Zerón encontró en su investigación que los policías de Iguala colaboraban con un grupo criminal que mató a los estudiantes, quemó sus cuerpos y tiró las cenizas a un río”.

Sin embargo, un panel de investigadores internacionales desacreditó su investigación y se encontraron testimonios cruciales realizados bajo tortura, sobre el mal manejo de las pruebas y se desestimó la presencia de militares y policías federales en el lugar del crimen que presentó Zerón como un asunto local donde participaba la policía corrupta.

“Cuando en 2018 tomó posesión el actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, prometió reabrir el caso. Desde entonces, se han encontrado fragmentos de los restos de dos de los estudiantes y el gobierno ha buscado capturar a decenas de personas en relación con el caso, entre ellos Zerón”, indicó.

The New York Times citó a “otro funcionario israelí” para informar que Zerón huyó a Canadá en 2019 y en septiembre de ese año voló a Israel porque no tiene tratado de extradición con México y que, a finales de ese año, al vencerse su visa de turista, pidió asilo político, alegando que los cargos por los que se les acusa son falsos y un ajuste de cuentas del actual presidente contra Peña Nieto, “de acuerdo con altos funcionarios israelíes familiarizados con su solicitud”, citados por el diario que dijo desconocer el paradero exacto de Zerón, a quien no pudo contactar para realizar el artículo.

“Cuando los funcionarios mexicanos pidieron su extradición el año pasado, la solicitud pausó el caso de asilo, indicaron los funcionarios israelíes. Pero al menos parte de la explicación de la tardanza de Israel podría no estar relacionada con Zerón o los hechos detrás de la masacre”, especuló The New York Times.

Además, dijo que ese “funcionario israelí” citó el apoyo del gobierno de México en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU para investigar la muerte de manifestantes palestinos en Israel en 2018, la muerte de civiles en Gaza durante “una breve guerra contra Hamás en mayo”.

“El funcionario dijo que Israel no tenía ningún interés en acceder al pedido de extradición de México después de dichas medidas hostiles hacia Israel en Ginebra. La reticencia para cooperar con México dijo el funcionario, era parte de una llamada diplomacia de toma y daca iniciada durante la gestión del exprimer ministro Benjamin Netanyahu que consiste en penalizar diplomáticamente a los países que se opongan a las políticas de su gobierno”, afirmó.

Además, el diario indicó que el funcionario “dijo que era posible que ciertos aspectos de la solicitud de Zerón fueran procedentes. Así como México castiga a Israel por crímenes que no cometió, según el funcionario, puede que también esté persiguiendo a Zerón por motivos políticos”, especuló de nuevo The New York Times.

El diario señaló que los ministerios de Justicia y de Relaciones Exteriores de Israel no accedieron a comentar sobre el caso.

Al final, solo citó al subsecretario de Derechos Humanos de México, Alejandro Encinas, quien desestimó la idea de que el caso Zerón tenga motivaciones políticas.

Comentarios