Pegasus Project

Sheinbaum dice que fue advertida de espionaje en su contra y que hay investigación abierta

Sheinbaum Pardo comentó que el actual secretario de Gobierno, Martí Batres también fue espiado cuando presidió a Morena a nivel nacional y local.
martes, 20 de julio de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El espionaje a la oposición “es totalmente ilegal y además corresponde a un régimen autoritario… ahora pasamos a un régimen libertario que no reprime a ningún periodista, que promueve la libertad de expresión, la libertad de prensa”, aseguró la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, sobre las revelaciones periodísticas del espionaje gubernamental hecho por la pasada administración con el sistema Pegasus. 

Recordó que cuando fue electa por el partido Morena para ser la candidata a la jefatura de gobierno, unas personas le dijeron que era espiada mediante su correo electrónico, por lo que debía tener cuidado.

Así reaccionó la mandataria ante lo publicado como parte de la investigación periodística internacional Pegasus Project, coordinada por Forbidden Stories con el apoyo técnico del Security Lab de Amnistía Internacional Pegasus Project, en el que participó Proceso y otros 16 medios de comunicación de 10 países.

En videoconferencia, la mandataria local respaldó las declaraciones de este martes del presidente Andrés Manuel López Obrador, en el sentido de que había espionaje desde hace años contra la oposición.

“Coincido con la opinión que dio hoy el presidente en la mañanera: el viejo régimen se dedicaba a espiar a todos aquellos que fuéramos de oposición desde hace muchísimos años, pero en particular el último gobierno. A veces con información correcta, otras no necesariamente; pero en este caso de espionaje de los teléfonos para poder conocer lo que hacíamos, dónde nos movíamos, etcétera, etcétera, es totalmente ilegal y además corresponde a un régimen autoritario”, dijo.

Sheinbaum argumentó que el actual mandatario “cambió el CISEN a un Centro Nacional de Inteligencia para trabajar por la paz en el país, para que, en todo caso, sirva para detención de delincuentes o todo lo que tiene que ver con las labores de seguridad, pero no tiene nada que ver con el espionaje a opositores”.

Eso, afirmó, “es de regímenes autoritarios; es la gran diferencia, pasamos de un régimen autoritario a un régimen democrático, aunque algunos digan lo contrario. De un régimen que espiaba a la oposición a un régimen libertario que no reprime a ningún periodista, que promueve la libertad de expresión, la libertad de prensa. Esa es la diferencia”.

Avisos de espionaje e investigación

Claudia Sheinbaum recordó que cuando se realizaba la encuesta de Morena para elegir quien será candidato a la jefatura de gobierno –en agosto de 2017- “se acercaron a mí algunas personas que trabajaban en la administración anterior para decirme, de buena voluntad, que estaban espiando mi correo, mi teléfono, que tuviera cuidado”.

Luego, dijo que al asumir el cargo “supimos de un edificio, no sé si se acuerdan, Sterling, creo que se llamaba, donde había un centro de espionaje también a la oposición. Ya no se encontraron muchas cosas, pero se inició una carpeta de investigación”.

Por ese hecho, recordó que la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) abrió una investigación. “Habría que preguntarle a la fiscal (Ernestina Godoy) cómo va esa investigación que se hizo entonces y qué alcances ha tenido”.

Sheinbaum Pardo comentó que el actual secretario de Gobierno, Martí Batres también fue espiado cuando presidió a Morena a nivel nacional y local y agregó:

“Muchos estábamos espiados desde hace mucho tiempo y muestra lo que tenían entonces tenían en mente, ya que usaban los recursos públicos. Hoy los recursos públicos se dedican para el beneficio del pueblo, de la gente, no para espiar a la oposición”.

Presente en la videoconferencia, Batres Guadarrama secundó a Sheinbaum y al presidente López Obrador: 

“Hace unos días apareció una supuesta información que desde la Presidencia se había encargado a la Marina y a otras instituciones espiar a periodistas. Resulta que era información de otra época, de otro sexenio, no del actual sexenio, pero con eso se combatió al presidente actual, con una información falsa”.

Eso, añadió, “ha dado pie precisamente a que salga esta información tan importante de que en el pasado si se espiaba a opositores, a periodistas (sic). Y en el presente ya no existe ese espionaje, es un contraste muy importante en favor del actual presidente de la República y que permite hacer nuevamente un juicio crítico sobre el pasado”.

Comentarios