Silvano Aureoles

Aureoles se queda esperando, el ministro Zaldívar tampoco lo recibe

El mandatario se presentó el pasado 29 de junio en Palacio Nacional para tratar de presentar sus pruebas de la intervención del crimen organizado en las elecciones de Michoacán.
lunes, 5 de julio de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Cornejo, volvió a fracasar en su intento de que una autoridad federal reciba las “pruebas” que dice tener de la presunta intervención del narcotráfico en las elecciones para gobernador que se realizaron en esa entidad federativa el pasado 6 de junio, en los cuales fue derrotado el candidato de su partido, Carlos Herrera Tello.

El mandatario perredista llegó a la sede principal de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), ubicada en la calle Pino Suárez, junto a Palacio Nacional, alrededor de las 9 de la mañana, con el propósito de que lo recibiera el presidente de la Corte y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), el ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea.

“Como me comprometí, me encuentro ya en la @SCJN para hablar con @ArturoZaldivarL, en su calidad de presidente de este importante poder, responsable de aplicar la justicia en el país. Les seguiré informando”, escribió el gobernador michoacano en su cuenta de Twitter.

En un segundo mensaje, Aureoles, reiteró sus acusaciones de que el candidato de Morena al gobierno de Michoacán y virtual gobernador, Alfredo Ramírez Bedolla, fue apoyado por presuntos integrantes del crimen organizado.

“No me voy a cansar hasta que se reciban las pruebas que tengo en mi poder porque soy consciente de la gravedad de los hechos que ponen en riesgo el futuro de la nación”, aseguró.

Sin embargo, a las 10 de la mañana optó por retirarse luego de que se le permitiera el ingreso al edificio de la Suprema Corte, debido a que funcionarios del Máximo Tribunal le informaron que el ministro Zaldívar no se encontraba en el inmueble.

Cabe señalar que el Pleno de la Suprema Corte tiene un acuerdo vigente para sesionar a distancia, derivado de la emergencia sanitaria que vive el país por la pandemia de covid-19 que atraviesa México y el mundo desde marzo del año pasado.

Además, los ministros de la Suprema Corte no pueden intervenir en un asunto que no se ha judicializado, es decir, que el gobernador Silvano Aureoles debería presentar primero una acusación formal ante la Fiscalía General de la República (FGR) para que dependiendo de las determinaciones que tome dicha dependencia, se pudiera dar intervención al Poder Judicial de la Federación mediante juicios de amparo y otros recursos legales.

El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, se presentó el pasado 29 de junio en Palacio Nacional para tratar de presentar sus pruebas de la intervención del crimen organizado en las elecciones de esa entidad, pero el presidente Andrés Manuel López Obrador tampoco lo recibió.

Comentarios