Vacuna contra COVID-19

Así fue el inicio de la vacunación de los treintañeros en la CDMX

Algunos manifestaron nerviosismo y, uno que otro, mareo y náuseas al ver las agujas. Otros iban emocionados, pero lamentaron que no les pusieron música para bailar.
martes, 6 de julio de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Este martes, al iniciar la vacunación a su grupo de edad, los “treintañeros” dijeron sentirse “más seguros” y afortunados porque, a diferencia de otros familiares mayores que enfermaron o murieron por covid-19, ellos la han “librado” y ya comenzaron a recibir su vacuna, conscientes de que no deben bajar la guardia.

Algunos manifestaron nerviosismo y, uno que otro, mareo y náuseas al ver las agujas. Otros iban emocionados, pero lamentaron que no les pusieron música para bailar. Así, miles acudieron desde antes de las ocho de la mañana a la Macro Unidad de Vacunación en el Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria de la UNAM, para recibir la primera dosis del biológico de AstraZeneca.

En esta sede del sur de la capital compartieron fila, célula de vacunación y zona de espera los jóvenes que nacieron en la década de los 90 y aquellos que nacieron en los años 70, quienes fueron por su segunda dosis, todos, residentes de la alcaldía Magdalena Contreras.

Como lo indicaron las autoridades, la mayoría de las personas llevaban sus registros impresos. Con ello, pasaban directo a hacer fila, recibir el biológico y, ya en el área de recuperación, les prestaban pequeñas tablas para recargarse y plumas para escribir ellos mismos el número de lote de la vacuna que les pusieron. Esos datos se los dictaban los organizadores o los copiaban de cartulinas pegadas en las paredes o colgadas en las lonas. 

Así comenzó la fase 19 del Programa Nacional de Vacunación en la CDMX, con un nuevo esquema de organización que incluyó el llevar impreso y prellenado el registro, para agilizar la aplicación del biológico a poco más de un millón 44 mil personas distribuidas de la siguiente forma: 

282 mil 649 adultos de 30 a 39 años de Cuajimalpa, Magdalena Contreras, Milpa Alta, Cuauhtémoc y Xochimilco en primera dosis; 419 mil 99 de 50 a 59 residentes de Gustavo A. Madero, Cuajimalpa, Milpa Alta, Magdalena Contreras e Iztapalapa con segunda dosis; y 342 mil 562 adultos de 40 a 49 años de Benito Juárez, Venustiano Carranza y Gustavo A. Madero, con primera dosis.

“Más seguros, más conscientes” 

Ninel Fuentes, de 36 años, terminó su proceso de vacunación contenta: “Me siento bastante bien, se me hizo todo muy bien, desde que llegas y te empiezan a atender, todo bastante rápido y bien organizado”, dijo en entrevista.

Recordó que sus tíos se contagiaron del virus, pero ella no. Pero alertó: “independientemente de sentir más confianza, creo que se tienen que seguir las medidas de todas maneras, llevarlas a cabo, aunque ya tengas la vacuna”.

Alejandro Ávila, de 33 años, acudió al estadio con sus lentes oscuros y su playera de los Pumas de la UNAM. “Me siento un poco más seguro, pero sé que no hay que bajar la guardia porque te puedes contagiar. Esperemos la segunda dosis dentro de poco”, comentó.

Aseguró que en todo el proceso de vacunación tardó alrededor de 40 minutos y no tuvo ninguna reacción al momento. En su rostro se veía la alegría, aunque por unos segundos desapareció al recordar: “sí, desgraciadamente hubo casos de Covid en mi familia, hubo también decesos. Pero bueno, al final del día lo importante es seguir las indicaciones y cuidarnos, porque cada quien responde por su persona”.

Yesenia Gómez, de 35, iba más a prisa, pero aseguró que se siente “más segura” con la vacuna después de los “muchos contagios” que ha visto de cerca, incluidos los de sus hermanos y sus papás. 

Luis Ángel Apanco, a punto de cumplir los 30 años, le dijo a sus jefes en la mañana: “me toca mi vacunación y me dijeron ‘sí, adelante, puedes salir’ y ahorita ya voy a retomar mis labores”. Se sentía “bien, todo tranquilo, relajado, con más defensas. Este es un avance en lo personal, ya que se debe cubrir a todos los demás”.

Eduardo López, de 36 años, salió satisfecho de la vacunación: “está excelente, el trato, todo está súper rápido, fluye rápido y la verdad es que ahorita no siento ningún síntoma”. Lo que sí, dijo, es que “ya tener la vacuna es algo que te causa seguridad y esperemos que todo esto pase lo más rápido posible, por el bien de todos”.

Nervios y sin música

Algunos de los “treintañeros” que acudieron al estado de CU iban con sus amigos, sus hermanos y alguno que otro con sus padres de 50 y más. Entre las filas y a la salida se escuchaban algunos comentarios como “¿por qué no nos pusieron música?” “Yo esperaba ver a Goyo (la mascota botarga de Los Pumas)!” y otros hasta querían bailar.

Unos más, salían con cara de alivio tras pasar el trauma de la aguja. Paúl Vázquez, médico de la célula vacunadora, comentó a Proceso que han detectado algunos casos de jóvenes que manifiestan nerviosismo y ansiedad al ver a las enfermeras con las agujas antes de vacunarlos.

Han sido pocos los casos, pero sí han brindado atención de quienes, tras ese momento se sienten mareados o con náuseas. “El miedo a las agujas les genera ansiedad y por eso tienen esos síntomas, pero es pasajero y ninguno ha requerido traslado al hospital”, explicó.

El doctor subrayó que es recomendable acudir a la inmunización sin haber ingerido alcohol o drogas al menos dos días antes; y, en caso de haberlo hecho, dejar pasar entre seis y ocho horas mínimo, antes de vacunarse.

La vacunación a estos sectores de la población de las alcaldías mencionadas, seguirá hasta el próximo sábado 10 de julio.

Comentarios