Lavado de dinero

Cómo han lavado dinero cinco políticos mexicanos mediante la compra de inmuebles en EU, según el GFI

Un informe del Global Finance Integrity (GFI) con sede en Washington revela cómo Javier Duarte, Genaro García Luna, Tomás Yarrington, José Murat Casan y su hijo, Alejandro Murat, adquirieron bienes en Estados Unidos con recursos de dudosa procedencia.
viernes, 13 de agosto de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).-  Al sumergirse en el turbio mundo del lavado de dinero global, expertos del grupo Global Finance Integrity (GFI) con sede en Washington encontraron que México es uno de los tres primeros países en donde los políticos desvían recursos a través de la compra de bienes inmuebles, particularmente en Estados Unidos.

En una amplia investigación realizada detectaron que al menos cuatro exfuncionarios y funcionarios públicos adquirieron bienes en Estados Unidos con recursos de dudosa procedencia. De ellos, uno sigue activo en la política actualmente.

Según el informe “Acres de Lavado de Dinero: ¿Por qué las inmobiliarias estadunidenses son el suelo de la Cleptocracia? “, se trata de Javier Duarte, exgobernador de Veracruz; Genaro García Luna, secretario de Seguridad Pública en el gobierno de Felipe Calderón; José Murat Casan, exgobernador de Oaxaca; Tomás Yarrington, exgobernador de Tamaulipas, y Alejandro Murat Hinojosa, actual gobernador de Oaxaca.

Salvo este último, el resto se encuentra en prisión en México y Estados Unidos, acusados de diferentes delitos.

Todos ellos, dice el informe, transfirieron dinero a Estados Unidos para lavarlo a través de la compra de bienes raíces.

“En al menos cuatro casos, funcionarios mexicanos de alto rango acusados de corrupción y malversación de fondos e inexplicable riqueza, adquirieron bienes raíces por valor de millones de dólares en los Estados Unidos”, subraya.

De acuerdo con la investigación de GFI, Duarte de Ochoa compró 90 propiedades de México. Además, prosigue, adquirió propiedades en España y Estados Unidos de 2006 a 2014, periodo en el que, con ayuda de abogados y socios comerciales estableció una “compleja red de empresas fantasma en Texas, Delaware y Florida”

El “imperio” de Javier Duarte, dice, incluía edificios comerciales en Florida, se compró una mansión en Miami de 150.98 millones de pesos, todo en efectivo.

Asimismo, revela que alrededor de 30 casas de Miami se vendieron y compraron varias veces para ocultar el origen del dinero y la titularidad de la propiedad.

En relación con García Luna, actualmente preso en una cárcel e Nueva York por sus vínculos con el narcotráfico, el reporte menciona que compró un yate de lujo, así como una propiedad en Golden Beach, Florida, con valor de más de 65 millones de pesos.

También se hizo de negocio comercial en Aventura, Florida y varios condominios con valor de 99 millones de pesos.

Todas las propiedades, dice, fueron registradas a nombre de sus abogados, así como de socios comerciales.

El Informe de GFI refiere que José y Alejandro Murat poseen al menos seis propiedades en Estados Unidos, con valor de más de 119 millones de pesos. Los inmuebles se encuentran en las ciudades de Nueva York, Florida y Utah.

Según el reporte, la mecánica de los Murat consiste en ocultar las propiedades a través de empresas fantasma que fueron “registradas a nombre de amigos y familiares, incluido uno de sus hijos, quien era menor de edad al momento de la compra”.

De Tomás Yarrington, preso en una cárcel de Texas, el informe menciona que compró propiedades con dinero de sobornos recibidos del narcotráfico en Texas, Port Isobel y South Padre Island.

Además, destaca que, entre 1998 y 2012, el exmandatario tamaulipeco que recientemente se declaró culpable, usó compañías fantasma registradas a nombre de asociados para asegurar millones de dólares en préstamos para poder comprar propiedades y pagar el mantenimiento y reparación de estas.

Comentarios