SRE

Enrique Márquez da su versión sobre el cese de Jorge F. Hernández y el nombramiento de Brenda Lozano

El historiador y poeta que renunció a su cargo en la SRE detalla que el hoy exagregado cultural participó en una reunión en la que se hicieron “bromas muy duras” contra la embajadora en España. Asimismo afirma que informó a Ebrard sobre el activismo de la autora de "Brujas"... pero no de los memes.
martes, 24 de agosto de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A seis días de su intempestiva renuncia a la Dirección Ejecutiva de Diplomacia Cultural de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y ya con la cabeza fría, Enrique Márquez decidió contar su verdad sobre lo ocurrido con la ruidosa destitución de Jorge F. Hernández de la agregaduría cultural de México en España, y del no menos polémico nombramiento de Brenda Lozano en su lugar.

En declaraciones a Carmen Aristegui en su noticiario matutino, el también historiador y poeta afirma que la verdadera razón del cese de Hernández no fue por un caso de censura por lo que escribió en un artículo en contra de Max Arriaga, como él mismo argumentó en un principio, sino por comentarios indebidos hacia la embajadora María Carmen Oñate Muñoz y el propio Marcelo Ebrard.

El mismo cuenta así el desafortunado episodio:

“Hay un agregado cultural que viene a la Ciudad de México, participa en una reunión privada que se vuelve pública, en esa comida se hacen bromas muy duras en contra de la jefa de Hernández, la embajadora, y por confesión directa de él conmigo me entero de una situación tan penosa, lo interpela y le reclama y a partir de ahí, estamos hablando del 29 de junio, hasta agosto, transcurren 33 días, la embajadora pide que inicie una investigación.

“Todo se complica, la situación se sale de control y empieza a salir una información que desde luego yo no quería poner a disposición del público… se vincula a la embajadora, al canciller, de una manera muy obscena, muy soez”.

Posteriormente, prosigue Márquez, hablé con Hernández y le dije que la situación había rebasado los límites y que debía renunciar. “El vinculó su salida con el artículo que escribió contra Max Arriaga, el director general de Materiales Educativos de la Secretaría de Educación Pública. A mí nunca me hizo sentir, saber o preguntar si era por el artículo, él sabe muy bien por qué se le pidió (su salida)”.

Todo fue un invento para ocultar el verdadero motivo de su despido: los insultos que profirió en una reunión contra la embajadora al llamarla “viuda borracha” e imitarla, entre otras cosas.

“Hablé con la embajadora para normar mi criterio antes de presentarme en la dirección general de personal… como coordinador de la diplomacia en México no estaba dispuesto a tolerar ese tipo de expresiones”, argumentó Márquez.

Además, reveló que recibió otras denuncias de maltratos y misoginias de un grupo de mujeres por parte de Jorge.

Incluso cuenta que el exagregado cultural “me confesó los hechos por lo menos una decena de veces, apelando a que lo protegiera”.

En la entrevista, Enrique Márquez reconoció que Jorge es muy conocido por su humor y su manera de departir en las reuniones sociales, así como por sus imitaciones. “Alguna vez escuchamos una imitación de Octavio Paz”.

“El testimonio principal directo de él es el que me nutrió de una interpretación, yo llamé a la embajadora nada más para confirmar si había ocurrido lo que me habían contado y me dijo que sí, sólo que ella no quería verse involucrada en el manejo de la situación”, explicó.

Márquez aseguró que “la cancillería le perdió confianza, que es la base de ese tipo de contratación”, “pensé que era insostenible la situación de Jorge”.

Pero él “prefirió inventar la historia de que era la censura que lo había despedido, cosa que está lejos de mi posición y la del canciller”.

Según Márquez, Hernández cambió seis veces la versión de lo ocurrido y aun así fue secundado por muchos seguidores. “Entonces, se generó una campaña de linchamiento hacia mi persona, yo no estaba en condiciones de rendir ninguna información (al seguir siendo funcionario) y porque se iba a desvirtuar cualquier cosa que yo dijera”, subrayó.

El caso Brenda Lozano

Luego, añadió, todo se complicó todavía más con el nombramiento de Brenda Lozano, como agregada cultura de México en España, que fue cuestionado por el propio presidente Andrés Manuel López Obrador en la conferencia de prensa mañanera de la semana pasada, donde sugirió que debía nombrarse a una poeta indígena en lugar de la autora de la novela “Brujas”.

“En el tema de Brenda Lozano es extraño que me hayan acusado de censor (de Hernández) y luego que proponga a alguien crítica de la 4T, como se dijo”, comentó.

Toda la obra y el activismo de Brenda, dijo, se lo hizo saber al canciller Ebrard, aunque sin mencionarle los memes sobre el presidente que la escritora subió a redes y que fue uno de los aspectos más cuestionados del nombramiento.

De acuerdo con el exfuncionario federal, la conjunción de ambos escándalos fue capitalizada por los opositores a Marcelo Ebrard que se encuentran dentro de Morena. No hay que perder de vista, acotó, que “aquí hay una sucesión presidencial de por medio, adelantada”.

“Quienes armaron una campaña de casi 400 mil bots, eso fue lo que estuvo detrás de Brenda y me parece que fueron destacados militantes de Morena”, dijo sin dar nombres.

“El tema de la sucesión siempre ha sido difícil, es traumático… si no se maneja bien, el país se divide”, advirtió.

A casi una semana de su salida de la Cancillería, el pasado 18 de agosto, Márquez enfatizó que su vida en el servicio público ha estado marcada por las “desgracias constantes”.

“Todo lo que ha ocurrido, lo que está ocurriendo, pasa por la política”, resumió.

Comentarios