Coronavirus

Exigen atender a comunidades de Oaxaca donde la ola de covid-19 "es extremadamente grave"

La Asamblea Oaxaqueña en Defensa de la Tierra y el Territorio exigió a los gobiernos federal y estatal brindar atención urgente a comunidades indígenas donde “la ola de covid-19 es extremadamente grave”.
martes, 31 de agosto de 2021

OAXACA, Oax. (apro).- La Asamblea Oaxaqueña en Defensa de la Tierra y el Territorio exigió a los gobiernos federal y estatal brindar atención urgente a comunidades indígenas donde “la ola de covid-19 es extremadamente grave”.

En esos lugares, subrayó, los hospitales están cerrados o no pueden operar por falta de insumos, en tanto que otros de plano han colapsado.

En una carta dirigida al presidente Andrés Manuel López Obrador y al gobernador Alejandro Murat Hinojosa, la Asamblea mencionó “la grave situación que priva en muchas comunidades indígenas de Oaxaca, afectadas de manera directa por la pandemia del coronavirus, situación que se agrava por los deficientes servicios de salud pública, los cuales no cuentan con personal médico, medicamentos, equipo e instalaciones adecuadas”.

En el Istmo de Tehuantepec, detalló, los hospitales de Juchitán, Tehuantepec, Matías Romero, Ixtepec y Salina Cruz están saturados, mientras que el hospital Insabi (Instituto de Salud para el Bienestar) de Juchitán permanece cerrado por falta de presupuesto.

De igual manera, destacó que en la región del Bajo Mixe la situación es extremadamente grave, pues a pesar de que se reportan cientos de contagiados por SARS-CoV-2 y en auge un brote de dengue, el hospital de María Lombardo de Caso se encuentra cerrado.

En el resto de la región mixe se reportan ya decenas de contagios, y el hospital básico comunitario de Tamazulapam del Espíritu Santo muestra graves carencias.

Autoridades comunitarias de Santiago Yaveo, San Mateo del Mar, Santa María Chimalapa, San Juan Guichicovi, San Francisco Yatee, Ñumi, Tezoatlán de Segura y Tequisistlán, han denunciado la falta de atención integral a la salud.

En la región de la costa aumentaron gravemente los contagios y fallecimientos, mientras que los hospitales de Río Grande, Puerto Escondido y Santos Reyes Nopala carecen de insumos, medicamentos y personal médico.

En la Sierra Sur, el hospital comunitario de San Jacinto Tlacotepec se encuentra cerrado por falta de personal, material y medicamentos.

En la región de Valles Centrales, el Hospital de Alta Especialidad de Oaxaca está al máximo de su capacidad, en tanto que en el Hospital de la Niñez Oaxaqueña y el hospital presidente Juárez del ISSSTE siguen sin equipo, personal médico y materiales, y la ocupación está a más del 80% de su capacidad.

En las demás regiones del estado, los nosocomios que están dando atención a contagiados por SARS-CoV-2 no cuentan con los insumos, medicamentos, equipos, material y personal médico para dar atención a la población en general. Ante esta situación se atienden con medicina tradicional que en ocasiones no es suficiente.

De acuerdo con la Asamblea, en esta tercera ola el número de contagios y fallecidos va en aumento de manera considerable en Oaxaca.

Y en la Sierra Norte no sólo han aumentado los contagios de coronavirus, también enfrenta la ausencia de atención a decenas de comunidades impactadas por las recientes tormentas, por lo que requieren de manera urgente de maquinaria para la rehabilitación de los caminos, láminas, cobertores, colchonetas y apoyos alimenticios.

“Otro tema que indigna es cómo el gobierno federal, a través de la Secretaría de Educación Pública (SEP), de manera unilateral decide el regreso a clases presenciales a partir del 30 de agosto, definición que no considera la situación real de los centros escolares que se encuentran en completo abandono por las autoridades educativas, carentes de una infraestructura adecuada, agua potable, electricidad y espacios adecuados para seguir los protocolos mínimos indispensables para el desarrollo de las actividades educativas, lo que representa un riesgo latente de contagios en la comunidad estudiantil”, lamentó la Asamblea.

Además, consideró que “no hay garantía de una vacunación universal, poniendo en riesgo la salud de los estudiantes de todos los niveles educativos.

Subrayó que “la grave crisis social y sanitaria que se vive en nuestro país y en Oaxaca ha afectado como siempre a los sectores más pobres, y la emergencia que vivimos requiere de medidas adecuadas y ágiles”.

En tal sentido, demandaron la creación y operación de brigadas médicas que atiendan a las comunidades donde hay focos de contagio de SARS-CoV-2 y brotes de dengue en el Bajo Mixe, y el equipamiento y dotación urgente de medicamentos, personal médico y materiales a todos los hospitales y centros de salud del estado.

También la reapertura del hospital Insabi de Juchitán y el Hospital SSO de María Lombardo de Caso, así como el fortalecimiento de los nosocomios de Matías Romero y Tamazulapam del Espíritu Santo, Mixe, además de la atención inmediata a la grave situación de la pandemia en la región Costa.

Exigió, asimismo, dotación de personal, medicina y equipo a los hospitales de Puerto Escondido, Huatulco, Pochutla y Río Grande, así como a los centros de salud de la región.

Igualmente, la apertura inmediata del hospital de San Jacinto Tlacotepec, Sierra Sur, con dotación de personal, equipo y medicamentos, y atención inmediata en las comunidades de la Sierra Norte afectadas por las lluvias.

Finalmente, exigió a los gobiernos federal y estatal garantizar las condiciones de seguridad sanitaria en todas las escuelas del estado. Y que se cuente con la infraestructura y servicios básicos (agua potable y energía eléctrica) para un posible regreso a clases presenciales, y se cree un fondo de emergencia para las familias afectadas por la pandemia.

Comentarios