Celac

Encontronazo por presencia de Maduro en cumbre de la Celac

En sus intervenciones durante la cumbre de la Celac, los presidentes de Paraguay y Uruguay lanzaron acusaciones al venezolano Nicolás Maduro, quien respondió con un reto a "debatir sobre democracia".
sábado, 18 de septiembre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).– La cumbre internacional convocada para avanzar en la construcción de una agenda latinoamericana y caribeña, topó con un primer escollo público, a consecuencia de la presencia del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Tocaba el turno de participación al presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez quien, de entrada, decidió aclarar posturas anteponiendo la caballerosidad para decir de frente lo que se piensa:

“Mi presencia en esta cumbre en ningún sentido ni circunstancia representa un reconocimiento al gobierno del señor Nicolás Maduro”.

Desde su sitial, el venezolano aludido reaccionó en un grito: “Ni el mío para el tuyo”.

El episodio se suscitó esta mañana durante la realización de la VI Reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), cuya presidencia pro témpore ostenta México.

Por su parte, el uruguayo Luis LaCalle consideró grave lo que ocurre en Venezuela, Nicaragua y Cuba, naciones en las que identificó falta de democracia, ausencia de separación de poderes y represión de opositores, en los siguientes términos:

“Cuando uno ve que en determinados países no hay una democracia plena, no se respeta la separación de poderes, cuando desde el poder se usa el aparato represor para acallar las protestas, cuando se encarcela opositores, cuando no se respetan los derechos humanos, nosotros debemos decir con preocupación que vemos gravemente lo que ocurre en Cuba, en Nicaragua y en Venezuela”, dijo.

Maduro respondió en su turno a sus homólogos advirtiéndoles: “Tenemos piedras qué tirar contra algunos de ustedes, sin embargo, esta reunión es para unir a la región”.

El venezolano expuso sus consideraciones sobre el “acoso” que viene denunciando desde hace años sobre países como Venezuela y Cuba, para luego retar a debatir sobre democracia a los líderes que lo cuestionaron.

“Ponga usted presidente LaCalle, presidente Benítez, presidente López Obrador, la fecha. Venezuela está lista para debatir sobre democracia”, dijo.

El reto de Maduro para discutir en público o privado sobre democracia, se extendió luego a un planteamiento internacionalista:

“No debemos ideologizar la política internacional, ni siquiera las reuniones. Debemos pasar la página del divisionismo que se insertó en Latinoamérica con el acoso a la revolución en Venezuela y Cuba”.

La propuesta del presidente López Obrador, expuesta en su discurso de apertura de trabajos, ha sido avanzar en la formalización de una comunidad de naciones similar a la que en Europa fue antecedente de la hoy conocida Unión Europea, y que se relaciona también con su posición de extinción de la Organización de Estados Americanos.

Comentarios