Migración

Ebrard y Blinken conversan sobre coordinación del flujo migratorio

Los encargados de la política exterior de Estados Unidos y México se pusieron de acuerdo sobre la “necesidad de coordinar un esfuerzo regional para atemperar el flujo irregular migratorio”, lo cual forma parte de los objetivos de seguridad nacional de ambos países.
martes, 21 de septiembre de 2021

WASHINGTON (apro) – Los responsables de las relaciones exteriores de México y Estados Unidos, Marcelo Ebrard y Antony Blinken, respectivamente, conversaron telefónicamente sobre la coordinación sobre el manejo y coordinación del flujo irregular de migrantes.

“Estados Unidos y México comparten un objetivo común de promover una migración, segura, ordenada y humana y por ello (Ebrard y Blinken) hablaron sobre las formas de abordar los retos de la migración irregular”, informó Ned Price, vocero del Departamento de Estado.

El gobierno del presidente estadunidense Joe Biden, indicó por medio de un breve comunicado de prensa que la plática telefónica se llevó a cabo el lunes por la noche, con el objeto de revisar la coordinación entre los dos países respecto al flujo de migrantes centroamericanos.

Blinken, secretario de Estado en el gobierno de Biden y Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores en el del presidente Andrés Manuel López Obrador, se han mantenido en contacto constante para manejar la problemática de las caravanas de migrantes centroamericanos.

De la conversación también dio cuenta el canciller Marcelo Ebrard en su cuenta de Twitter. 

Al flujo de ciudadanos de Guatemala, Honduras y El Salvador que en su peregrinaje por México buscan llegar a Estados Unidos y solicitar asilo, ahora se suma el de los miles de haitianos a los que detiene el gobierno de Biden en su frontera sur y los deporta de manera expedita.

Para el caso de los centroamericanos, el gobierno de Biden también los deporta a su país de origen en coordinación con el gobierno mexicano, aunque a los que han logrado solicitar asilo en Estados Unidos se les relega a permanecer en México a esperar la resolución de sus casos.

“El secretario Blinken compartió (con Ebrard) su preocupación sobre los peligros de la migración irregular que pone a los individuos en gran riesgo que con regularidad requiere que los migrantes y sus familiares incurran en deudas irreparables”, agregó Price en el comunicado.

Los encargados de la política exterior de Estados Unidos y México se pusieron de acuerdo sobre la “necesidad de coordinar un esfuerzo regional para atemperar el flujo irregular migratorio”, lo cual forma parte de los objetivos de seguridad nacional de ambos países.

 

Comentarios