Metro CDMX

A cuatro meses del colapso en L12, misa en la Basílica y más quejas contra Sheinbaum

Monseñor Diego Monroy aprovechó la liturgia para asegurar que se debe luchar “por un país donde de verdad la justicia brille, la paz se haga presente, la convivencia, la fraternidad, desde el corazón de Jesús y de la Madre, sean una realidad”.
viernes, 3 de septiembre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A cuatro meses del colapso de una trabe metálica del tramo elevado de la Línea 12 del Metro, familiares de las víctimas mortales y personas lesionadas acudieron a una misa oficiada por monseñor Diego Monroy Ponce en la Basílica de Guadalupe.

Las víctimas destacaron que aún no hay resultados de la investigación, además de que las autoridades, presuntamente, quieren “encubrir a las empresas”.

Para el 24 de septiembre, abogados del despacho Carbino Legal tienen una audiencia con un juez de control para que puedan tener acceso a las carpetas de investigación que la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) les ha negado.

Este viernes, poco antes de las 17 horas comenzaron a llegar a la Basílica las personas lesionadas y familiares de los fallecidos. Algunos iban en muletas o sillas de ruedas y con los retratos de sus seres queridos fallecidos. 

Ahí, escucharon la homilía del exrector del templo mariano más importante del mundo, quien los alentó: “Que sigan luchando porque pronto superen las cosas, que les sigan ayudando tantos hermanos nuestros que, desinteresadamente, están a su lado impulsándolos a que se haga justicia”.

El religioso enlistó los nombres de 21 de las 26 víctimas mortales para quienes pidió el eterno descanso; así como de más de 50 lesionados, para que su salud se fortalezca, luego del “triste y tremendo accidente del Metro Tláhuac (sic)”. Y agregó: “estamos aquí para recibir consuelo y un apapacho de la Virgen de Guadalupe”.

Incluso, pidió especialmente por los abogados Christopher Estupiñán y Antonio Medina, del despacho Carbino Legal, quienes organizaron la celebración religiosa y representan a uno de los dos grupos de víctimas y heridas de familiares fallecidos. 

Ellos, dijo, “están ayudándoles a salir adelante, a que no se sientan solos, están representándolos a todos ustedes para arreglar todos estos asuntos por los caminos de Dios, por los caminos de la justicia”.

Monseñor Diego Monroy aprovechó la liturgia para asegurar que se debe luchar “por un país donde de verdad la justicia brille, la paz se haga presente, la convivencia, la fraternidad, desde el corazón de Jesús y de la Madre, sean una realidad”.

Y pidió “orar por la nación, por un solo pueblo, donde de verdad se florezca el reino de paz, verdad, justicia y santidad”.

Misa en la Basílica. Foto: Benjamín Flores

Víctimas piden resultados de investigación

Al término de la misa, Bernarda Salgado, madre de Nancy -quien falleció- y de Tania Lezama, quien sufrió severas lesiones, destacó que, a cuatro meses las autoridades no han informado sobre los avances de la investigación de las causas de esta tragedia, aunque ella sugirió que se debió a “falta de mantenimiento y obras mal hechas, todo se juntó… Ahora quieren tapar eso, pero en realidad es la línea que estuvo mal desde el inicio”.

Acusó que las autoridades “están protegiendo a las empresas, a la jefa de gobierno le vale, al presidente le ha valido, desde un inicio no le tomó nada de importancia. Queremos que salga la verdad, que salga la evidencia”.

Víctimas de la L12. Foto: Benjamín Flores

Destacó que ni la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, ni la fiscal general, Ernestina Godoy, los han recibido y les pidió: “que nos ayuden, que la verdad salga a la luz, porque en realidad todo fue culpa de las empresas, no le dieron mantenimiento al Metro”.

Tania comentó que aún tiene secuelas de dolor por la fractura en pelvis, hemorragia interna y golpe en la cabeza que sufrió el 3 de mayo a las 10:22 pm . Últimamente, dijo, su madre ya no ha recibido ayuda del gobierno capitalino para comprar el medicamento -pastillas antocoagulantes- que necesita para su tratamiento. 

“Estoy triste porque ya no está mi hermana, pero le tengo que echar ganas por ella. Ella luego me regañaba, me decía que tenía que estudiar”. La joven de 15 años pidió que le otorguen una pensión de por vida, “porque, ¿qué tal si cuando sea más grande me dan dolores o cosas así?”.

Además, ya le fue retirada la ayuda psicológica. Tania es tajante: “Nunca me volveré a subir al Metro nunca en mi vida, ya no”.

Por su parte, el abogado Christopher Estupiñán, informó que el próximo 26 de septiembre a las 10 de la mañana tendrán una audiencia con un juez de control para explicarle que la FGJCDMX no les ha permitido el acceso a la carpeta de investigación como representantes legales de las víctimas, lo cual significa una violación a los derechos humanos de éstas.

De esa audiencia esperan que el juez le ordene al Ministerio Público que les deje ver los avances de la investigación y que los reconozca como coadyuvantes de 20 familias de fallecidos y lesionados, para que puedan observar y sugerir diligencias en la indagatoria.

El abogado dijo que esa negativa de la Fiscalía de Ernestina Godoy les ha significado retraso en la elaboración de las tres demandas que preparan: una administrativa por responsabilidad patrimonial contra el gobierno local; una penal contra quienes resulten responsables; y una civil contra las empresas constructoras. 

Más de

Comentarios