Feminicidio

"En Oaxaca la pandemia feminicida va en aumento": artistas y activistas

En un video de 01:53 minutos y el hashtag  #JusticiaParaFanny y #NoFueSuicidioFueFeminicidio, hacen un llamado enérgico a la Fiscalía General del Estado Oaxaca y a la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca a actuar con diligencia para que no quede impune este caso.
jueves, 30 de septiembre de 2021

OAXACA, Oax. (apro).- “En Oaxaca la pandemia feminicida va en aumento”, concluyeron activistas, artistas y escritoras que exigen justicia para Fanny Guadalupe y protección para su familia que ha sido amenazada.

En un video de 01:53 minutos y el hashtag  #JusticiaParaFanny y #NoFueSuicidioFueFeminicidio, hacen un llamado enérgico a la Fiscalía General del Estado Oaxaca y a la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca a actuar con diligencia para que no quede impune este caso.

En el video, la saxofonista mixteca atacada con ácido, María Elena Ríos resaltó:

“Fanny Guadalupe es un nombre más que se integra a la conciencia social producto de la  brutal violencia hacia la mujer en el país, pero más allá de un nombre, representa a muchas vidas que sufren las consecuencias de su muerte”.

A su vez, la escritora Gabriela Jáuregui mencionó que “Fanny fue hallada muerta un mes después de haber denunciado amenazas y violencia por parte del agente municipal de San Juan Cotzocón, en Oaxaca. Su caso pone de manifiesto que las mujeres siguen sin ser libres”.

Mientras que el coordinador de Servicios del Pueblo Mixe, José Pablo Antonio, afirmó que “cuando pretenden concluir el caso de Fanny como un suicidio, existen elementos suficientes para que se pueda investigar como feminicidio y castigar a los responsables”.

En tanto la activista Vania Neliveth Ríos señaló que “después de darse a conocer el caso a nivel nacional, la familia, especialmente la tía de Fany de nombre Dora, ha sido amenazadas y por tanto nos preocupa su seguridad e integridad”.

Por su parte, el activista ayuujk, Joaquín Galván hizo “un llamado enérgico a la Fiscalía General del Estado Oaxaca, a la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, así como a sus titulares Arturo Peimbert Calvo y Bernardo Rodríguez a no reducir su participación a discursos y meros formalismos sino a tomar en serio la seguridad de la familia de Fanny, especialmente la de su tía, otorgándoles resguardo inmediato con personal de seguridad y confianza para garantizar así su acceso y búsqueda de justicia”.

Evitelia Pacheco, la activista ayuujk, reforzó al sostener que “en Oaxaca la pandemia feminicida va en aumento.  Desde la red mariposas de mujeres Mixes exigimos justicia para  Fanny Guadalupe asesinada en la comunidad El Porvenir Oaxaca, San Juan Cotzocón, Mixe”.

Y la lingüista y escritora Violeta Vásquez, se pronunció por llegar “hasta la verdad, hasta la justicia, no fue suicidio, fue feminicidio”.

Por su parte, la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca urgió atender de manera integral y aplicando protocolos con perspectiva de género e infancia y adolescencia, los casos de violencia contra mujeres adolescentes, en los que existan uniones tempranas que pueden, además, configurarse en delitos.

Y es que, el caso de Fanny L. N., puso en evidencia la necesidad de establecer intervenciones institucionales que permitan brindar una atención y protección integral a víctimas que enfrentan violencias múltiples, para garantizar el pleno desarrollo físico y mental de las mujeres.

El organismo autónomo detalló que la aplicación de enfoques de género, infancia y adolescencia, así como interculturales, permitirá atender las particularidades de los casos considerando los contextos específicos de las víctimas.

La Defensoría recordó que las instituciones de los tres niveles de gobierno tienen la obligación de priorizar y garantizar el interés superior de la niñez en hechos violentos en los que estén implicados niñas, niños y adolescentes, por lo que es perentorio aplicar las medidas necesarias para brindar protección eficaz y salvaguardar su integridad física, psicológica y psicosocial.

Así también, la Defensoría indicó que, pese a estar prohibidos los matrimonios civiles de menores de edad en Oaxaca, es una realidad la existencia de uniones tempranas entre una adolescente con un adulto, mismas que están consideradas por la Organización de las Naciones Unidas y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, como forzadas, debido a la inhabilidad de consentir por parte de las adolescentes, por lo que se configura como una forma más de violencia por razones de género y un delito en el caso de Oaxaca.

Estos actos deben ser considerados también como una violación a los derechos humanos de niñas, niños y adolescentes, pues afecta su calidad de vida, su desarrollo inclusivo, autónomo, así como su salud física, sexual y reproductiva.

Asimismo, la DDHPO sostuvo que en la mayoría de las ocasiones la unión temprana genera situaciones de violencia doméstica, física, psicológica, social y sexual, debido a los desequilibrios de poder derivados de las diferencias de edad que tienen con sus parejas.

La Defensoría insistió en la necesidad de cambiar patrones culturales y combatir estereotipos de género que normalizan estas prácticas, además que revictimizan y hacen corresponsable a las víctimas de las agresiones.

Respecto a la investigación que lleva a cabo la Defensoría sobre el caso de Fanny L.N., el organismo autónomo informó que, un equipo de la institución encabezado por la defensora Especializada en Equidad de Género y Atención a Mujeres Víctimas de Violencia, Itabico Cruz López, acudió a El Porvenir, San Juan Cotzocón.

En la localidad, el personal especializado sostuvo entrevistas con integrantes de la familia de la adolescente, quien falleció en circunstancias que tendrán que aclararse y que este organismo ha solicitado se investigue bajo el protocolo de feminicidio, además de que se garanticen medidas de protección a la familia.

Comentarios