Suicidio

Suicidio, tercera causa de muerte en adolescentes de 15 a 19 años en México

El suicidio no ocurre solo, sino acompañado de intentos anteriores de depresión, comorbilidad, abuso de drogas o alcohol, problemas familiares y presiones que en un momento les hace sentirse al límite y no poder manejar la situación, detalló José Benjamín Guerrero López.
jueves, 9 de septiembre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El suicidio en México es la tercera causa de muerte en adolescentes de 15 a 19 años y la quinta entre menores de 15 años, afirmó Martha Georgina Ochoa Madrigal, profesora de la Facultad de Medicina (FM) y jefa del Servicio de Psiquiatría del Centro Médico Nacional “20 de noviembre” del ISSSTE.

En una conferencia a distancia, titulada “Señales, conductas y emociones para la prevención del suicidio”, la experta precisó que el país tiene una tasa de 5.1 suicidios por cada 100 mil habitantes (8.5 para hombres y 2.0 para mujeres), y las cifras han crecido en forma alarmante en los últimos años.

Entre los factores de riesgo, Ochoa Madrigal mencionó la disfunción familiar; comunicación familiar fracturada y violencia intrafamiliar, física o sexual; abuso psicológico; acoso escolar; ausencia de un proyecto de vida; desesperanza; disminución del sentido de la vida; vacío existencial, y falta de una red de apoyo social.

Carolina Santillán Torres Torija, supervisora académica del programa “Crisis, emergencias y atención al suicidio”, de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala, planteó que como profesionales es útil acercarse a los adolescentes y jóvenes en contextos educativos, universitarios y de bachillerato, que es cuando existe más riesgo. 

Asimismo, recordó que la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) entrena a profesores, funcionarios y padres de familia para identificar señales tempranas.

El proyecto Guardianes, por ejemplo, ofrece conferencias que les proporcionan herramientas para entender cuáles son los trastornos mentales que están más relacionados. “El 80% de los casos tiene que ver con depresión, que se asocia con tristeza, falta de motivación, falta de energía y con perder el placer por cosas que les gustaban”, señaló Santillán.

Cuando la depresión es intensa, comienza a estar acompañada de sensación de sobrecarga, de no pertenencia y de desesperanza, “entonces los Guardianes son estas personas que aprenden a estar mucho más atentas a cuando un joven puede decir cosas como ‘preferiría ya no estar en este mundo’, ‘para qué nací’, ‘ojalá me durmiera y no despertara’, etcétera. Cualquier tipo de estas frases, o detectar actitudes como empezar a heredar sus cosas, despedirse de maneras pasivas, postear temas relacionados con la muerte en redes sociales, pueden ser el momento idóneo para detectar tempranamente estas señales”, abundó la especialista.

A su vez, Paulina Arenas Landgrave, profesora de la Facultad de Psicología, apuntó que es importante identificar en dónde se presenta el riesgo, y por ello la UNAM trabaja a partir de una filosofía que permite estructurar y homologar la atención de las personas que están en riesgo, desde la evaluación y el manejo colaborativo del peligro de suicidio.

Para ayudar a una persona con intenciones suicidas, abundó, es fundamental mantener la empatía y entender genuinamente las razones de la persona para considerar suicidarse, como son dolor, estrés, agitación, desesperanza y odio a sí mismo.

Como primeros auxilios psicológicos, Arenas recomendó preguntar efectivamente cómo se encuentra la persona y cómo se siente, escuchar con toda atención, mostrar interés sin dar opiniones y evitando juicios, sermones, regaños y críticas, así como buscar ayuda profesional inmediata.

En su oportunidad, José Benjamín Guerrero López, jefe del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina, destacó que la UNAM siempre se ha preocupado por la salud de los alumnos, razón por la cual han surgido servicios de atención en salud mental, sobre todo en escuelas y facultades donde se brinda la carrera de Psicología, pues las principales tasas de suicidio se dan en las edades en que los jóvenes cursan la preparatoria y la universidad, de los 15 a los 24 años de edad.

El suicidio no ocurre solo, sino acompañado de intentos anteriores de depresión, comorbilidad, abuso de drogas o alcohol, problemas familiares y presiones que en un momento les hace sentirse al límite y no poder manejar la situación, detalló.

Considerando que los jóvenes con tendencias suicidas tienen más riesgo de reprobación y deserción escolar, la UNAM ofrece atención especializada. Se puede consultar en el sitio: https://saludmental.unam.mx/

Comentarios