Ricardo Monreal

Monreal advierte "una guerra temprana" por la sucesión adelantada

En un artículo titulado “Sucesión adelantada, guerra temprana”, difundido en su sitio personal en internet, el coordinador de Morena en el Senado señaló que este escenario de pugna interna pone en riesgo la Cuarta Transformación de persistir los “comportamientos facciosos y autodestructivos”.
lunes, 3 de enero de 2022

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Ricardo Monreal, advirtió que la precipitación en la carrera por la sucesión presidencial en 2024 ha provocado una disputa política inesperada al interior del gobierno, sus aliados y Monreal.

En un artículo titulado “Sucesión adelantada, guerra temprana”, difundido en su sitio personal en internet, el coordinador de Morena en el Senado señaló que este escenario de pugna interna pone en riesgo la Cuarta Transformación de persistir los “comportamientos facciosos y autodestructivos”.

“Cada día que pasa, la evidencia de los desencuentros internos, lejos de disminuir, aumenta, y pareciera que la historia está por repetirse. Por eso, en este punto de nuestra historia sería valioso e ilustrativo repasar acontecimientos del pasado que nos inviten a reflexionar con toda serenidad, para poder precisar o imaginar lo que puede suceder si en el movimiento persisten comportamientos facciosos y autodestructivos”, vaticinó.

De acuerdo con Monreal, la historia de las grandes revoluciones ilustra que estas colapsan cuando quienes las llevaron a cabo “fueron incapaces de sostener principios y renovar democráticamente las dirigencias de sus movimientos”.

El senador zacatecano, un crítico público del método de la encuesta para elegir al candidato o candidata presidencial de Morena para el 24, y uno de los que levantaron la mano como aspirante desde temprano, afirmó en su artículo que en dichas transformaciones la desatención de rencillas internas que pudieron dirimirse, terminaron por generar “confrontaciones insalvables y colapso institucional en el proyecto”.

Monreal acusó que, cruzado el umbral de los primeros tres años del gobierno, los desencuentros internos en lugar de disminuir aumentan, pese a que en este punto el objetivo principal de quienes participan en la autoproclamada Cuarta Transformación debería ser profundizar los cambios institucionales y la transición política, el cambio de régimen, así como conseguir que el sistema político-electoral sea neutral, honesto y en mejores condiciones que en 2018.

“Hasta nuestros días, es ilustrativo cómo al interior de todos los movimientos que intentaron cambiar el curso del país hubo figuras al frente de grupos que impidieron la consumación de la transición política”, afirmó.

Como ejemplos puso desde las guerras de Unificación chinas, el ascenso de César en Roma, la Francia posrevolucionaria con Maximilien Robespierre y la Rusia socialista.

También lo ocurrido en la conquista española cuando Hernán Cortés avanzó con un puñado de hombres en el territorio dominado por Moctezuma, “precisamente por la incapacidad del gobernante mexica para solucionar los conflictos internos existentes con otros grupos, como los tlaxcaltecas”.

Así como lo que sucedió en la Independencia: “Cuando el naciente México se fraccionó entre liberales y conservadores. También al perderse más de la mitad del territorio nacional, con la firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo en 1848, entonces, por falta de unidad, la mayoría aceptó este atraco al corazón de la patria".

"Lo mismo ocurrió en la guerra de Reforma, cuando las luchas intestinas consumieron al país, alejándolo de la reconciliación y abriendo la llave al innecesario derramamiento de sangre”, prosiguió.

“De igual forma se repitió en la Revolución mexicana. Luego de lograrse que Porfirio Díaz abandonara el país y que Francisco I. Madero ascendiera al poder, se generaron desencuentros entre constitucionalistas y zapatistas, que terminaron con una campaña militar encabezada por Pablo González, en la que Emiliano Zapata fue asesinado a traición por Jesús Guajardo, causando una fisura aún irreconciliable entre dos Méxicos: el que surgió desde el poder y el que se quedó esperando en el campo a ser escuchado y tenido en cuenta”, añadió.

Según el legislador, la historia no engaña y vuelve en sus formas más crueles y despiadadas, por lo que, citando al filósofo Karl Marx, dijo que “se repite, primero como una tragedia y después como una farsa”, y lamentó que en este caso se insista en el error a pesar de que se cuente con elementos para evitar un camino potencialmente destructivo.

Comentarios