Los ministros de culto, discriminandos y considerados ciudadanos de tercera: Valdemar

sábado, 16 de junio de 2007
México, D F, 15 de junio (apro)- En el marco de la controversia que se desató con la despenalización del aborto, el vocero de la Arquidiócesis, Hugo Valdemar Romero Ascensión, compareció hoy en la sexta agencia del Ministerio Público, donde presentó por escrito su declaración preparatoria, en respuesta a la demanda penal en su contra por presunta discriminación El vocero del cardenal Norberto Rivera Carrera afirmó que, por el contrario, los ministros de culto son víctimas de la violación a sus derechos humanos y considerados "ciudadanos de tercera" Dijo: "Vine a cumplir mi deber ciudadano de dar respuesta a una demanda penal interpuesta en mi contra por un grupo feminista llamado Equidad de Género, Ciudadanía, Trabajo y Familia, A C" Valdemar indicó que, en la legislación del Distrito Federal, la discriminación se considera un delito y se penaliza Señaló que, por ello, se presentó ante el Ministerio Público junto con su abogado, Armando Martínez Gómez, presidente del Colegio de Abogados Católicos de México, para responder por escrito que no cometió ese delito ni mencionó en concreto a ese grupo como para que pueda sentirse aludido "Simplemente, usé la libertad de expresión que me concede la Constitución como ciudadano para dar opiniones en temas que le incumben a la vida pública del país", subrayó Ante la posibilidad de que se amplíen los derechos de los ministros de culto y homologar la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público con los acuerdos internacionales en materia de derechos humanos signados por México, el vocero de la Arquidiócesis sostuvo que la Iglesia católica no ha querido interponer una demanda ante comisiones internacionales de derechos humanos "Lo podríamos hacer y estamos seguros que la ganaríamos, porque no es posible que la Constitución establezca esta garantía para cualquier ciudadano y, por otro lado, reglamente las opiniones que puedan dar los ciudadanos que son ministros de culto", afirmó Dijo que en ello "hay una contradicción, una violación a nuestros derechos humanos por ser ministros de culto No es posible que nosotros seamos ciudadanos de tercera, en un Estado que tiene como objeto buscar la igualdad de todos"

Comentarios