Iglesia católica refrenda descalificaciones contra homosexuales

martes, 19 de enero de 2010

MÉXICO, DF, 19 de enero (apro).- La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) volvió hoy a condenar los matrimonios entre homosexuales, a pesar del diálogo que, para limar asperezas, actualmente sostiene con el Partido de la Revolución Democrática (PRD), principal impulsor de la legalización de este tipo de enlaces.
    José Guadalupe Martín Rábago, arzobispo de León, reprobó estas uniones, al señalar que la homosexualidad es una desviación: “El ejercicio de la homosexualidad es una desviación, objetivamente hablando es una falta moral”.
    En conferencia de prensa, Martín Rábago aclaró que, no por esto, la Iglesia condena a los homosexuales:
    “La Iglesia no sataniza a los homosexuales, no hay una posición de satanización. Para decirlo de una manera usada en los medios de comunicación; no hay homofobia de parte nuestra”.
    Alberto Suárez Inda, arzobispo de Morelia y también presente en la conferencia de prensa, realizada en la sede del Episcopado, instó a los homosexuales a que dominen sus instintos:
    “Lo importante es que el hombre tenga capacidad de dominio sobre sus pasiones, sobre sus instintos, que sepa comportarse a la altura de lo que es; una persona que sabe valorar su propio cuerpo y entienda el verdadero sentido del amor”.      
    Por su parte, la coordinación de prensa del PRD en el Senado informó que líderes del partido se reunieron ayer lunes precisamente con Suárez Inda y otros obispos, a fin de hacer las paces con la Iglesia, luego del enfrentamiento y las mutuas descalificaciones que provocó la aprobación de las bodas gay en el Distrito Federal.
    Por parte del PRD, al encuentro acudieron Carlos Navarrete, coordinador en el Senado de los legisladores perredistas; Silvano Aureoles Conejo, el vicecoordinador; así como el diputado Guadalupe Acosta Naranjo.  
    Por el lado de la CEM, acudió su presidente, Carlos Aguiar Retes, así como los 22 miembros de su Consejo Permanente.  
    Dijo el senador Navarrete sobre el encuentro:
    “Hemos logrado un diálogo de confianza. Y con este encuentro estamos iniciando una nueva etapa de una relación institucional entre el PRD y la dirigencia de la Iglesia católica, que debe ser valorada adecuadamente por todos”.
    Y agregó que, en el futuro, cualquier diferencia será resuelta mediante “un diálogo directo, sin intermediarios, no mediático, sino en los espacios que juntos acordemos”.
    Quien se mostró renuente a dialogar con el PRD fue el cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de México, ya que –dijo-- “no es posible el intercambio de opiniones en un ambiente en el que no impera el respeto a la persona, a su dignidad, al derecho fundamental de la libre expresión, a sus valores y creencias religiosas”.
    Rivera Carrera puso dos condiciones para entablar un diálogo con el PRD: que este partido retire las demandas interpuestas contra él, y que el diputado local Víctor Hugo Romo ofrezca una disculpa pública por haber calumniado al ya fallecido cardenal Ernesto Corripio Ahumada, a quien acusó de haber procreado hijos.
    El día de hoy, la dirigencia del Episcopado, encabezada por Aguiar Retes, sostuvo también un encuentro con el presidente Felipe Calderón, en la residencia oficial de Los Pinos.
    Al salir de la reunión, Aguiar Retes aclaró que en ella no se trató el tema de las bodas gay:
    “Sólo le expresamos al señor presidente lo que, como Iglesia católica, estamos proponiendo para colaborar en la reconstrucción del tejido social”, dijo el presidente del Episcopado.
    Y adelantó que, el próximo 15 de febrero, la CEM dará a conocer un documento relativo a la inseguridad y a la violencia que vive el país.

Comentarios