Bodas gay van contra la naturaleza, asegura Samuel Ruiz

miércoles, 20 de enero de 2010

MÉXICO, D.F., 20 de enero (apro).- El obispo emérito Samuel Ruiz García se pronunció en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo.
En su opinión, ese tipo de uniones van contra la naturaleza "El señor Dios creó al hombre, y lo creó como hombre y mujer, no un solo género, sino ambos, de manera que hay una complementariedad. Es absurdo tratar de legalizar uniones del mismo género que van en contra de la naturaleza".
Entrevistado en el marco de la celebración del Congreso Teológico Pastoral en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, Ruiz García manifestó que su opinión “evidentemente va de acuerdo con la naturaleza humana”, y con ello se sumó al rechazo que el pasado domingo 10 manifestaron representantes de las Iglesias católica, evangélica y ortodoxa a las reformas aprobadas por la ALDF.
Ese día, el cardenal Norberto Rivera encabezó una misa, acompañado por el pastor Eduardo Rangel, responsable de la Comisión de Enlace con Iglesias Evangélicas, y por tres ministros  que acudieron en representación del padre Athenágoras, arzobispo de la Iglesia ortodoxa griega.
Al concluir la misa dominical, Hugo Valdemar, vocero de la Arquidiócesis, leyó desde el altar un comunicado en el que arremetió contra quienes –afirmó– quieren callar a la Iglesia, y dijo que continuarán en defensa de la familia.
"México es cristiano. México es un país que ama a la familia, es su célula fundamental y el centro de cohesión social. Es por ello que vemos con profunda preocupación cómo se ataca al matrimonio, cómo se burlan de los valores cristianos y de nuestras creencias más sagradas", destacó.
Y dijo más: "No podemos callar, pues podremos escapar de los tribunales de los enemigos de Cristo, pero no evadiremos el tribunal supremo de Dios (...) Nosotros, pastores del pueblo de Dios, tampoco podemos obedecer primero a los hombres y sus leyes antes que a Dios, pues es la ley suprema”.
Este jueves, durante la inauguración del Congreso Teológico Pastoral, con el que la diócesis le celebra a Samuel Ruiz sus 50 años de ordenación episcopal, el obispo Felipe Arizmendi Esquivel ofreció un homenaje a su predecesor "como un justo reconocimiento a los años en que desgastó su vida acompañando con todo su ser a nuestros pueblos indígenas y mestizos".
Asimismo, reconoció que la labor a favor de los más desprotegidos debe continuar, a pesar del actual entorno de globalización y los profundos cambios culturales.
"Nuestro caminar diocesano no debe desviarse de las opciones fundamentales que nos esforzamos por asumir, entre las cuales sobresale la opción preferencial por los pobres", añadió.

Comentarios