SSP-DF amenaza con correr a policías que no consignen delincuentes

miércoles, 27 de octubre de 2010

MÉXICO, D.F., 27 de octubre (apro).- El secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal, Manuel Mondragón y Kalb, amenazó hoy con despedir a los policías capitalinos que en los últimos 24 meses no han consignado a ningún delincuente.
    En entrevista, luego de la entrega de incentivos a policías eficientes, el funcionario advirtió que a partir de enero próximo iniciará el cese de los agentes improductivos. “Son un número significativo y ya estoy haciendo los análisis jurídicos para correrlos” o para consignarlos,  sentenció.
    Mondragón y Kalb reconoció que la productividad de la policía capitalina no es satisfactoria, sino que es inaceptable, ya que, en promedio, cada agente consigna a 1.5 delincuentes por año. Por ello, comprometió a los 72 jefes de sector trabajar para que se eleve dicha cifra.
    Para el titular de la SSP-DF, cada policía capitalino debe de consignar, por lo menos, a un delincuente cada mes; además de que ayudarán a disminuir significativamente el nivel delictivo en la capital del país.
    Antes, durante la ceremonia, Mondragón planteó tres lineamientos básicos para elevar el nivel de productividad en la SSP: eficiencia, actitud y honradez. Sobre éste último, destacó que la honestidad y probidad de la policía debe de estar “más allá de toda dura”.
    A su juicio, los salarios de los policías en el Distrito Federal “no están tan mal”, por lo que consideró inadmisible la excusa de las bajas percepciones. “Hay profesionistas titulados que desearían ganar lo que percibe un policía”, presumió.
    También consideró importante un cambio de actitud de la policía hacia los ciudadanos, con el fin de erradicar la percepción de que son un elemento de riesgo, más que de protección.
    Mondragón entregó estímulos económicos a 1,544 policías masculinos y a 260 femeninos, por un monto total de 6 millones 706 mil pesos.
    Al respecto, dijo que él preferiría entregar estímulos de eficiencia a todos los policías bajo su mando, en lugar de comprobar que un número significativo de policía “no ha consignado a ningún delincuente durante los dos últimos años”.