Exigen a Ebrard frenar la construcción de la Supervía Poniente

lunes, 15 de noviembre de 2010

MÉXICO, D.F., 15 de noviembre (apro).- Organizaciones no gubernamentales (ONG) exigieron al jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, renunciar a la construcción de la Supervía Poniente y demostrar de esa manera que es congruente con sus acciones y su discurso en defensa del medio ambiente.

La petición de las ONG se hizo a sólo unas horas de que Ebrard inaugure la Cumbre Climática Mundial de Alcaldes (Cclima), a la que se tiene previsto asistan alrededor de mil 300 representantes de todo el mundo para signar el Pacto de la Ciudad de México.

A través de ese pacto, los alcaldes deberán comprometerse a tomar medidas para la mitigación de gases de efecto invernadero, adaptarlas a los efectos del cambio climático y dar a conocer los mecanismos para acceder a los financiamientos internacionales que existen para tales fines.

En un comunicado, 11 organizaciones sociales reconocieron los avances del gobierno de Marcelo Ebrard para transformar a la capital en “una ciudad sustentable”, como es el caso –añadieron– del Plan Verde, la estrategia y el programa de acción climática, el Metrobús, el programa de bicicletas y el impulso a las azoteas verdes, además de la creación de la Comisión Interinstitucional de Cambio Climático.

Sin embargo expresaron su preocupación por otras decisiones, entre ellas la construcción de la Supervía Poniente y la continuación del segundo piso del Periférico. Esas obras, apuntaron, son “un claro retroceso”  en el combate al cambio climático del planeta.

De acuerdo con las ONG, esas construcciones incentivan el uso del automóvil, “cuestión que es a todas luces contraria a una visión de ciudad sustentable” y que contraviene los objetivos que el mismo Ebrard fijó en la el Plan Verde de la Ciudad de México y en el Programa de Acción Climática 2008-2012.

“Sorprendentemente, en sentido inverso a sus propios planes y programas, el gobierno capitalino insiste en construir más vialidades para los automóviles particulares, que son responsables de 48% de las toneladas de bióxido de carbono (CO2) que se emiten a la atmósfera en la Zona Metropolitana del Valle de México y constituyen una de las principales fuentes emisoras del Gases Efecto Invernadero (GEI), responsables de calentamiento global”, se lee en el documento.

Y para disminuir  los 7 millones de toneladas de CO2 a que se comprometió Ebrard en el Pacto de la Ciudad de México, según lo anunció la titular de la Secretaría de Medio Ambiente, Marta Delgado, las organizaciones sugieren construir diez líneas de Metrobús y 300 kilómetros de ciclovías.

Además, destacan la necesidad de que el gobierno capitalino presione a Petróleos Mexicanos (Pemex) para que cumpla con la norma oficial mexicana que obliga a la paraestatal, desde 2009, a distribuir diesel con bajo contenido de azufre.

Según las ONG, el gobierno capitalino no sólo tiene una oportunidad para dar a conocer sus avances en materia ambiental durante la Cclima, sino que también debe reconocer lo que le falta por hacer.

Y entre los retos que aún tiene el gobierno de Ebrard para ser el modelo de ciudad sustentable al que todos aspiramos”, añaden, está “la deficiente calidad del agua en varias delegaciones”, así como el incumplimiento de la Ley de Residuos Sólidos promulgada en 2004 y la ausencia de una política integral de manejo de residuos sólidos ante el inminente cierre del Bordo Poniente.

También la pérdida del suelo de conservación, reconocida por la secretaria de Medio Ambiente en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal; el derribo indiscriminado de miles de árboles y poda incorrecta de miles más; la pérdida creciente de barrancas por asentamientos irregulares, y el hundimiento de amplias zonas de la ciudad ante la ausencia de programas para la inyección de agua de lluvia al subsuelo.

 Entre otras organizaciones, el comunicado lo firman el Frente Amplio Opositor a la Supervía; Grupo de Estudios Ambientales (GEA); Organización de Litigio Estratégico en Derechos Humanos, Mujer y Medio Ambiente, así como los centros de derechos humanos Miguel Agustín  Pro Juárez (Centro Prodh) y Francisco de Vitoria (CDHFFV).