Desoye el GDF a vecinos de la Narvarte y reinicia obras del Metrobús

martes, 28 de diciembre de 2010

MÉXICO D.F., 28 de diciembre (apro).- El gobierno del Distrito Federal desestimó las protestas de los colonos de la Narvarte y reinició hoy las obras de construcción del paradero de la Línea 3 del Metrobus en la avenida Diagonal San Antonio, entre Anaxagoras Pitágoras.

“El gobierno maneja un doble discurso. Dice que quiere negociar, pero estamos rodeados de policías. Ha dicho que la obra va”, acusó  Rocío Lozano, una de las vecinas que se oponen a dicha obra.

La reactivación de las excavadoras fue el resultado de una jornada marcada por la tensión entre los manifestantes y los más de 400 granaderos enviados por el GDF, en un claro acto intimidatorio, se quejaron los vecinos.

 Además, la valla azul logró su objetivo y replegó a los manifestantes que se vieron obligados a desalojar la avenida ante el temor de un eventual desalojo violento.

La temperatura en la colonia Narvarte escaló las 10:40 de la mañana de este martes, cuando los granaderos se pusieron en posición de ataque y los operarios arrancaron los motores de la maquinaria pesada para continuar con las obras.

Minutos después, se presentó a la zona en conflicto Martín Juárez, director general de Concertación Política de la administración edilicia, en un intento por dialogar con los avecindados en ese barrio del rumbo sur de la ciudad. Pero esa tratativa no fructificó y el funcionario abandonó a la carrera la avenida.

“No hay orden de desalojar. Los policías están resguardando la zona de obras”, aseguró a Apro Abelardo Rodríguez, director de Concertación Política, quien asistió a ese breve encuentro.

A las 10:50 horas las excavadoras empezaron a funcionar, lo cual exacerbó el ánimo de quienes tomaron la calle.

Los vecinos corearon “no a la violencia”, “no se dejen provocar”, sin perder de vista a los granaderos.

La premura oficial por continuar las obras del paradero de la Línea 3, que correrá del Acueducto Tenayuca a la glorieta de Etiopía, tiene una explicación: van atrasados. Según el calendario de la obra, los trabajos debieron haber comenzado el pasado miércoles 8.

Sin embargo, la resistencia vecinal lo impidió… hasta ahora. El argumento de los vecinos tiene lógica: impactará drenaje, viviendas, suelo, imagen urbana y ambiente.

Los vecinos habían rechazado 11 medidas de mitigación propuestas por el GDF, entre las que están mayor iluminación, rehabilitación de banquetas y microcréditos para el comercio, mejoramiento de vivienda e incentivos fiscales.

 

Alta tensión

Ante la presión de los granaderos y de los operarios de las máquinas, los vecinos debatieron sobre el camino a seguir y optaron por liberar la avenida y resguardarse en la banqueta, para evitar una confrontación directa con los policías.

“No podemos tener un diálogo así. Ellos rompieron el diálogo. Nuestro movimiento no está muerto”, dijo a Apro Mireya Salas, unas de las dirigentes de los antagonistas.

Sin embargo, surgió un motivo de disputa entre las agrupaciones, encarnado en la forma de una carpa blanca, prestada por el diputado panista de la Asamblea Legislativa del DF, Federico Manzo.

Mientras un bando apostaba por levantarla como símbolo de la resistencia, otro pretendía mantenerla para que la policía la derribara y añadir sal a la herida de la intimidación.

En medio del estira y afloja se hizo presente Enrique Jiménez, asesor de Manzo, para reclamar la tienda. El GDF acusó al legislador local de incitar a la protesta. Jiménez Manzo negó estar involucrado en el movimiento.

Luego de que esta agencia reveló el pasado lunes 27 una minuta de trabajo de fecha 6 de diciembre que exhibe el acuerdo entre el delegado de Benito Juárez, el también panista Mario Palacios, y el GDF para construir el proyecto en Diagonal de San Antonio y Anaxágoras.

De haber un acuerdo “es totalmente censurable”, dijo Jiménez, acorralado por los vecinos por el abandono exhibido por Palacios y Manzo.

En esos momentos apareció una postal de folclor, cuando una vecina llegó con una imagen de San Judas Tadeo, el santo de las causas perdidas y cuyo día se celebra el día 28 de cada mes, lo cual molestó aún más a los manifestantes por introducir en el tema un asunto religioso.

Dos funcionarios de la Tercera Visitaduría de la Comisión de Derechos Humanos del DF (CDHDF) recabaron testimonios sobre la actuación policial.

Entre las quejas que levantaron, destacan las violaciones a los derechos a la información, libre tránsito y ambiente sano.

La CDHDF ha recibido al menos dos quejas, que formarán un solo expediente, derivadas del plan para la Línea 3 y que serán desahogadas después del 10 de enero, cuando las actividades retornen a la normalidad luego del descanso navideño. Además, ya tiene en su poder el legajo oficial del proyecto de la Línea 3.

Creyentes de que algunas veces se gana más con una derrota que con una victoria, los opositores no están dispuestos a cejar en su campaña.

“Vamos a seguir luchando, de otra manera. Esto no termina aquí”, destacó Salas.

Al final de la tarde, mientras se estrechaba el cerco policial, los manifestantes colgaron pancartas que dan cuenta de los sucesos de las últimas 48 horas, con lemas como “Violencia. La política del gobierno de la ciudad. ¿Quién gobernará en 2012?”, “Cero consulta, cero información, cero respuesta. ¿Y 2012? Tenemos memoria” y “El delegado apoyó la lucha en el otro lado por su casa contra el Metrobús. ¿Dónde está ahora?”.

De esa forma, la administración presidida por el perredista Marcelo Ebrard no ha logrado despojarse del traje de un gobierno que combate a los inconformes, como ha ocurrido previamente con la construcción de la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro y la Supervía Oriente, que conectará el área de Magdalena Contreras con Santa Fe.

Comentarios