Se concretan las cinco primeras bodas gay en el DF

jueves, 11 de marzo de 2010

MEXICO, D.F., 11 de marzo (apro).- Las modificaciones al Código Civil del Distrito Federal que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo, se materializaron este jueves con la celebración de la primera boda colectiva. En el Antiguo Palacio del Ayuntamiento asistieron como testigos el jefe de gobierno capitalino, Marcelo Ebrard; la presidenta de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa, Alejandra Barrales, y el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Edgar Elías Azar.
    También en el estrado acompañaron a los contrayentes los diputados impulsores de las modificaciones legislativas que permiten la unión civil entre personas del mismo sexo: David Razú y Maricela Contreras, así como el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Luis González Plascencia.
    En la ceremonia, conducida por el juez y director del Registro Civil de esta ciudad, Hegel Cortés Miranda,  se consumaron  primero cuatro matrimonios, formados por Janice Alva  y Ema Villanueva; Daniel Ramos y Marco Antonio Villanueva; Jaime López y David González, y Judith Vázquez y Lol Kin Castañeda. Más tarde, la juez Sofía Pérez celebró la unión de Liliana Felipe y Jesusa Rodríguez, quienes llegaron al recinto una hora después de la cita.
    En un discurso pronunciado después de que los contrayentes firmaran sus  respectivas actas matrimoniales, Cortés afirmó que este acto constituye  “la evolución” de la institución del matrimonio y se deja atrás la concepción tradicional de familia y damos paso a que dos personas sin distingo de orientación sexual e identidad de género puedan casarse por el simple hecho de ser personas”.
    Tras reconocer que la celebración de la primera boda colectiva es el resultado de la “inagotable labor” de activistas por la igualdad y el respeto a los derechos humanos, Cortés Miranda aseguró que los matrimonios celebrados este jueves “tienen plena validez jurídica, legal y administrativa en todo el territorio nacional (…) bajo la misma protección jurídica del Estado que le otorga la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”.
    El juez central del Registro Civil destacó que, por ahora, sólo en el Distrito Federal se puedan llevar a cabo matrimonios entre personas del mismo sexo, producto de las modificaciones aprobadas en la ALDF, el 21 de diciembre de 2009, por 39 votos a favor, 20 en contra y cinco abstenciones.
    “Ustedes aquí se convierten hoy en las primeras parejas en contraer matrimonio como consecuencia de que en el Distrito Federal la capacidad legal para celebrar se expandió, como dijo el jefe de Gobierno, a los derechos civiles atendiendo a los valores de la tolerancia, el respeto y la igualdad”, dijo Cortés Miranda ante las primeras cuatro parejas que llegaron a  tiempo.
    Al término de la ceremonia, Ebrard felicitó a los nuevos matrimonios.
    Por su parte, la consejera jurídica, Leticia Bonifaz Alfonzo, informó que hasta este jueves se tenían registradas 42 parejas del mismo sexo que cumplieron los requisitos de residencia en la capital del país, para contraer matrimonio en los próximos días.
    Señaló que este domingo se celebrará una boda colectiva de 12 parejas en el Hemiciclo a Juárez y otra más, de la que no especificó el número de parejas, el próximo 21 de marzo.
     Bonifaz Alfonzo recordó que el derecho a contraer matrimonio entre homosexuales sólo pueden ejercerlo los habitantes de la Ciudad de México, y agregó que se han rechazado aproximadamente 40 solicitudes de personas de otras entidades federativas.
    La funcionaria dijo que, con el reconocimiento legal de los matrimonios entre personas del mismo sexo, el mayor avance que se da es “de carácter patrimonial”, además de que da a las parejas “estado civil, cosa que no genera la Sociedad de Convivencia (…); genera por supuesto todos los derechos del Código Civil, más toda la legislación complementaria, entre otras la de seguridad social”.
    Aclaró que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) no puede negar el servicio a parejas homosexuales, debido a que “la palabra que usa la ley es cónyuge, no dice hombre o mujer”.
    De negarse el servicio a matrimonios del mismo sexo, Bonifaz Alfonzo dijo que el gobierno capitalino cuenta con los instrumentos jurídicos y criterios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para interponer juicios de amparo.
    Ante la resolución de la SCJN de analizar a fondo la controversia constitucional presentada por la Procuraduría General de la República (PGR), la funcionaria apuntó que esa circunstancia es parte de un procedimiento que tendrá que concluir con la votación final de los magistrados.
    Confió en que sean avaladas las reformas, “por una simple razón de números: ellos (la PGR) necesitan ocho votos para echarla atrás, ocho de 11, y nosotros con cuatro tenemos para que a esto no se le de la vuelta”.
    En ese sentido, Lol Kin Castañeda, presidenta del Comité Orgullo México A.C., y una de las principales impulsoras de las reformas que permiten el matrimonio entre homosexuales, señaló que si la SCJN falla a favor de los derechos de los homosexuales, “va a servir para nutrir nuestra argumentación, va a solidificar nuestros logros por la  igualdad y reconocimiento, para avanzar en otros estados de la República. No podemos seguir esperando”.
    Dijo que la siguiente tarea que tiene su organización es incidir para que en otras entidades se realicen las reformas legislativas necesarias para que las parejas del mismo sexo puedan contraer matrimonio.
    Por lo pronto, dijo que se tienen contactos ya con agrupaciones en las ciudades de Oaxaca, Monterrey, Mexicali y Puebla, así como en los estados de Morelos. Tabasco, Veracruz, Tlaxcala y Querétaro. “El movimiento LGBT (lésbico, gay, bisexual y transexual) está más vivo que nunca”, apuntó.
    Por su parte, el presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, destacó que si bien la celebración de bodas entre personas del mismo sexo es un avance en el respeto a los derechos humanos, aún falta que el Estado cree las condiciones necesarias para evitar actos de discriminación.
    “Todavía quedan pendientes temas muy importantes en materia de cultura, de derechos humanos, de educación, que hay que darle a todas las personas para que sean tolerantes, para que acepten la diversidad. Ese es un pendiente que queda y todavía no podemos cantar victoria. Es un pendiente para la comisión, por supuesto, y para el gobierno de la ciudad”, dijo González Placencia.
    El ombudsman capitalino convocó a los presidentes de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y de las comisiones estatales para que “estén atentos para recibir quejas, por si fuera el caso, de alguna obstáculo para que los matrimonios del mismo sexo ejerzan sus derechos en algún estado o en la federación”.
    Sobre la posibilidad de que la SCJN revierta las reformas al Código Civil del DF, González Placencia afirmó que esa determinación no afectaría la condición civil de las uniones celebradas, “porque la ley no puede ser retroactiva”.

Comentarios