Bloquean microbuseros Eje Central

martes, 13 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 13 de abril (apro).- Durante más de dos horas microbuseros de la organización RET-Ruta 1 bloquearon el Eje Central Lázaro Cárdenas, una de las arterias viales más transitadas del Distrito Federal, y ofrecieron servicio de transporte en el corredor “cero emisiones” paralelo al trolebús, para exigir el cumplimiento de acuerdos firmados con el gobierno capitalino desde julio del año pasado.

En respuesta, ningún funcionario del Gobierno del Distrito Federal se presentó a negociar; sin embargo, 200 granaderos fueron enviados a desalojar el bloqueo, en la esquina de Donceles y Lázaro Cárdenas, en las inmediaciones de Bellas Artes. El saldo: tres personas lesionadas y siete microbuses enviados al corralón.

Noé Rendón, dirigente de la agrupación, informó que decidieron regresar al Eje Central ante la falta de respuesta de la Secretaría de Transportes y Vialidad, que encabeza Armando Quintero, a los acuerdos firmados el 31 de julio de 2009, cuando aceptaron dejar la vialidad a cambio de la reubicación de 125 unidades en cinco derroteros del Sistema de Transporte Eléctrico (trolebuses).

El líder de la RET-Rua1, que agrupa a 331 concesionarios, se quejó de que luego de ocho meses de la firma de los acuerdos, el Gobierno del Distrito Federal se ha olvidado de crear un corredor vial en el Eje 1 Poniente y ampliar el servicio en Cuautepec, a la altura del Reclusorio Norte.

Alrededor de las 10:30 horas, los microbuses bloquearon el Eje Central a la altura de Bellas Artes; media hora más tarde, comenzaron sus recorridos –a tres pesos el pasaje-- por el mismo carril confinado a los trolebuses. Noé Rendón explicó que el bloqueo se realizó entre Tacaba y Donceles, porque ahí inicia la ruta que la Setrave les ofreció a los microbuseros de la Ruta 1, con destino final en Montevideo.

Sin embargo, se quejó de que sus acciones de protesta fueron reprimidas por granaderos de la Secretaría de Seguridad Pública del gobierno capitalino que la emprendieron a empujones, golpes, amenazas e insultos contra concesionarios y operadores de la mencionada organización.

Más tarde, en un comunicado, la agrupación se quejó que con la intervención policial el jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, validó “la estrategia de tortuguismo, engaños, simulación y demagogia que durante ocho meses ha desplegado el secretario de Transportes y Vialidad, Armando Quintero contra los integrantes de Ruta 1”.

Asimismo, advirtió que el Gobierno del Distrito Federal violó tres juicios de amparo (1814/2009, 798/2009 y 1629/2009) para su reubicación. Sentenció que para hacer valer dichos amparos acudirán a la Procuraduría General de la República y a la Fiscalía par la Atención de Delitos Cometidos por Servidores Públicos.

Por la mañana, los transportistas dieron una conferencia de prensa en la que anunciaron que prestarían el servicio de transporte en la esquina de Donceles y Eje Central, y que esperaban al Jefe del GDF, Marcelo Ebrard para negociar con él o con algún funcionario de la Setravi.

“Pero ni el funcionario ni ninguno de sus colaboradores se apersonaron en el lugar; a las 11:30 horas los transportistas comenzaron a ofrecer el servicio de pasajeros, a un costo de tres pesos por persona, el cual se había regularizado normalmente hacia las 12:15 horas. Entonces llegaron 200 granaderos”, denunció la organización a través de un comunicado de prensa.

De acuerdo con su versión, cinco grúas comenzaron a enganchar las unidades y consiguieron llevarse siete de éstas a diferentes corralones. Durante la refriega, los granaderos “dejaron lesionadas a las señoras Concepción Navarrete Solís y Beatriz Ramírez, así como a Martín Centeno Jaramillo, todos ellos dueños de unidades”.

Comentarios