No habrá marcha atrás en supervía poniente: Ebrard

miércoles, 7 de abril de 2010

MEXICO, DF, 7 de abril (apro).- Pese a las protestas vecinales por el arranque de la construcción de la Supervía Poniente, el jefe de gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, advirtió que no procederán los amparos contra las expropiaciones ya que, de no realizarse esas obras, “se va a colapsar todo el poniente de la ciudad”.
    “A mí no me pusieron para quedar bien, me pusieron en el gobierno para tomar decisiones y llevarlas a cabo para que nuestra ciudad salga adelante”, dijo Ebrard Casaubón al ser cuestionado por los bloqueos intermitentes en la avenida Luis Cabrera, organizados por colonos de la delegación Magdalena Contreras, en protesta porque en la víspera se anunció la expropiación de 126 predios para la realización de la Supervía Poniente.
    La vialidad, que será de peaje, tendrá un costo de 30 mil millones de pesos y fue asignada en forma directa a las empresas COPRI y OHL, que conforman Controladora Vía Rápida Poetas.
    COPRI es una empresa que durante la administración de Andrés Manuel López Obrador se vio beneficiada con terrenos en Santa Fe a cambio de construir la avenida de Los Poetas, además de que se le asignó la construcción del Eje 5 Poniente Alta Tensión y  la ampliación de la avenida Centenario.
    En tanto que la firma española OHL construye y opera en estos momentos el Viaducto Bicentenario, que corresponde al Segundo Piso del Periférico en Estado de México, una vía también de cobro.
    Entrevistado al término de la inauguración de la Feria de la Salud, el jefe de gobierno dijo que “siempre que hay un proceso de construcción en la ciudad, de lo que sea, va a haber diferentes tipos de protesta, nada más que con prudencia, con sensatez, así actuará el gobierno, pero yo tengo que ver por el interés general”.
    Ebrard  argumentó que es legal dejar en manos de la iniciativa privada la construcción de la Supervía Poniente  y que, en caso de que los afectados por las expropiaciones traten de inconformarse, “para vías de comunicación no procede el amparo, de acuerdo a las reformas que se han hecho en los últimos años”.
    El jefe de gobierno habló de las bondades del proyecto, no sólo para agilizar la salida de la ciudad hacia Cuernavaca, Querétaro y Toluca, sino por la consecuente inyección de recursos a las arcas capitalinas.
    “Si la (Supervía) la quisiéramos hacer con recursos públicos, pues tendríamos  que dejar de hacer el Metro o las líneas del Metrobús (…) Ahora, ¿cuáles son las ventajas que le veo adicionales? Que vamos a meter mucho dinero y posibilidades al transporte público. Por ejemplo, va a haber un servicio exprés que va a llevar a Santa Fe”, apuntó.
Según Ebrard, para evitar problemas con los ciudadanos podría haber optado por no licitar las obras, con los supuestos riesgos que ello conlleva.
“Si yo no hago esas obras –porque también podríamos decir ‘pues no hay que hacerlas, ¿para qué nos metemos en problemas?’--, si no hago esas obras, se va a colapsar todo el poniente de la ciudad. Estamos a dos milímetros de que eso ocurra”, dijo.
Durante el bloqueo, los vecinos afectados manifestaron su inconformidad ante las eventuales expropiaciones, y explicaron que este jueves fueron notificadas 51 familias para que desalojen sus casas.
Señalan que valuadores de la Consejería Jurídica se presentaron a los domicilios de los afectados, y que les informaron que las indemnizaciones sólo contemplan el costo de los terrenos, mas no las construcciones, lo que avivó la inconformidad.
A pesar de que públicamente el gobierno capitalino asegura que se afectarán 126 predios para la construcción de la Supervía Poniente, los vecinos dudan de que así sea, al considerar que en los tramos por los que pasará la vialidad es mayor a esa cifra.  
Los vecinos de la Malinche, Cerro del Judío y San Bernabé anunciaron la conformación de un movimiento social para defender sus propiedades y sus centros de reunión comunitarios.

Comentarios