Formaliza Ebrard ante Segob queja contra Sandoval Íñiguez

lunes, 27 de septiembre de 2010

MEXICO, DF, 27 de septiembre (apro).- El Gobierno del Distrito Federal (GDF) formalizó una queja ante la Secretaría de Gobernación (Segob) contra el arzobispo de Guadalajara, Juan Sandoval Iñiguez, por presuntamente vulnerar el artículo 130 constitucional, que prohíbe a ministros de culto entrometerse en política.
    “Esperamos que se aplique lo que la norma establece, que es no permitir violaciones al 130 constitucional”, comentó el jefe de gobierno Marcelo Ebrard luego de que la consejera jurídica capitalina, Leticia Bonifaz Alfonso, interpusiera una queja en la Oficialía de Partes de la Segob.
    Ebrard advirtió que Sandoval debe ser sancionado por la Segob, ya que el prelado está “tratando, cada vez que puede, de violentar lo que la norma constitucional establece”.
    Luego de la presentación del Comité Coordinador para el Diagnóstico y Programa de Derechos Humanos de Coyoacán, Ebrard Casaubón confió en que después de la documentación entregada por el GDF “la Secretaría de Gobernación tome las medidas que debe tomar”.
    El de este lunes es el segundo proceso legal iniciado por el gobierno capitalino contra la jerarquía católica.
Hace un mes, el jefe de gobierno presentó una demanda civil contra Sandoval y el vocero de la Arquidiócesis de México, Hugo Valdemar; contra el primero por asegurar que Ebrard “maiceó” a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) luego de que éstos avalaran la adopción y bogas gay; y en el segundo caso, por anunciar que promovería el voto en contra del PRD entre la feligresía.
    Sobre el juicio por “daño moral”, del que el jefe de gobierno exige una disculpa pública, Ebrard dijo este lunes que el litigio “va en tiempo y forma” y que sólo le resta “confiar en la ley, que es nuestra defensa”.
    El origen de la nueva disputa con el purpurado son las declaraciones en las que éste se refirió como “leyes dictatoriales” a las reformas que permiten la suspensión del embarazo en las primeras 12 semanas y los matrimonios entre personas del mismo sexo.
    El Semanario Arquidiocesano de Guadalajara refrendó el domingo pasado que “estas leyes son dictatoriales, son contradictorias a la democracia, denigran la representatividad de los gobernantes y de los legisladores, quienes no tienen poder absoluto y no pueden legislar en contra de la voluntad el pueblo”.
    Al presentar la documentación, Bonifaz Alfonzo recordó que el artículo 130 constitucional establece que los ministros de culto no pueden ir en contra de las leyes e instituciones del país.
    La consejera jurídica capitalina explicó que para presentar la queja ante la Segob se cuidaron detalles como la presentación de la publicación avalada por un notario, de ahí que dijo confía en que la dependencia federal dé la razón al GDF y castigue al prelado infractor.
    “Aunque las sanciones pudieran parecer simples, como el hecho de una amonestación o el hecho de que haya una multa, nosotros lo que queremos es que se vea que en este país que todos los mexicanos estamos sometidos a reglas y los ministros de culto tienen como limitante las reglas del 130 (constitucional)”, señaló la consejera.
    Sin embargo, la queja ante la Segob generó reacciones en el clero.
El vocero de la Arquidiócesis de México, Hugo Valdemar,    respaldó los señalamientos de Sandoval con las siguientes palabras: “¿De qué forma se puede llamar a un gobierno que aprueba leyes utilizando su aplanadora legislativa sin escuchar a sus ciudadanos? ¿Cómo se le puede llamar a un gobierno que con tanto desdén hizo caso omiso a la opinión de los ciudadanos que en todas las encuestas manifestaron su rotundo rechazo a las adopciones de niños inocentes por parejas del mismo sexo?”
    Luego sostuvo que las reformas impulsadas por el gobierno capitalino y el PRD en la Asamblea Legislativa han incrementado “la discriminación y el odio a las personas homosexuales”.